PAN: A 73 años, poco que festejar

0

El Partido Acción Nacional (PAN) llega al 73 aniversario de su fundación, este 15 de septiembre, en la peor crisis electoral de su historia: con el repudio de los mexicanos luego de 12 años de gobierno y la entrega del poder al Partido Revolucionario Institucional (PRI), contra el que nació. Así como en septiembre del 2000, en su 61 aniversario, organizó una fastuosa celebración por el triunfo de Vicente Fox, con la asistencia de toda la jerarquía, ahora la conmemoración del partido de la derecha será discreta y sombría no sólo por el desastre de caer del primer al tercer lugar, sino por su desdibujamiento y corrupción.

Hace una semana, la Presidencia de la República había advertido al PAN la ausencia, en la conmemoración, de Felipe Calderón, identificado por muchos militantes como “traidor” por no haber apoyado la campaña presidencial de Josefina Vázquez Mota, quien dijo este jueves que no asistirá debido a que se encuentra convaleciente de una cirugía ocular. “Es tiempo de construir con y para los ciudadanos, con democracia y amor por México. Orgullosa de ser panista”, dijo Vázque Mota en su cuenta de Twitter.

Anoche, durante una entrega de reconocimientos por larga militancia, el ex dirigente nacional del partido, Luis H. Alvarez hizo un emotivo llamado a la militancia a acabar con la lucha fratricida que enfrenta le institución, mientras que el líder del CEN, Gustavo Madero, sostuvo que la derrota electoral no ha menguado la lucha del partido.

A su vez, e\l ex candidato presidencial Diego Fernández de Cevallos pidió al PAN que asuma y corrija sus errores con seriedad y honestidad. Y demandó revisar con honradez y objetividad las situaciones internas que llevaron al partido a los resultados de la última elección. Consideró que el PAN “está golpeado” por esos resultados, pero insistió que es necesario reconocer errores y rectificar para ser una opción válida para millones de mexicanos.

Y es que el desplome del PAN en dos sexenios ha sido catastrófico, sólo en términos cuantitativos, con una caída sostenida: Perdió más de 3 millones de votos, porque Fox obtuvo 15 millones 989 mil, por 15 millones de Calderón y 12 millones 786 mil de Vázquez Mota.

En términos porcentuales, la caída del PAN fue drástica, de 18 puntos: Fox obtuvo 43%, Calderón 35% y Vázquez Mota 25%.

Con respecto a los diputados ocurrió algo análogo: En el 2000, el PAN ganó el mayor número de diputados de mayoría, 141, y sumados a los plurinominales alcanzó 207, mientras que en 2006 ganó 137 de mayoría y acumuló 206 con los plurinominales. Este año, sólo triunfó en 52 distritos y en total tiene 114.

El número de senadores del PAN también observó un desplome: En 2000 conquistó 46, en 2006 fueron 52 y este año retrocedió a 39.

El PAN ganó diputados de mayoría sólo en 17 estados, mientras que para senador de mayoría triunfó únicamente en ocho.

En sólo cuatro estados Vázquez Mota se impuso al priista Peña Nieto y a Andrés Manuel López Obrador, candidato de la izquierda: Tamaulipas, Nuevo León, Guanajuato y Veracruz.

Y en sólo cinco entidades logró más de 35% de los votos: Yucatán, Coahuila, Tamaulipas, Nuevo León y Guanajuato.

Tabasco, Guerrero, Chiapas, Distrito Federal, Hidalgo, Nayarit, Oaxaca, Estado de México, Morelos, Zacatecas y Tlaxcala fueron los estados en los que la candidata presidencial obtuvo la menor votación del país.

En el Estado de México, del que fue gobernador Enrique Peña Nieto, es donde Vázquez Mota pierde por una diferencia aplastante, un millón 700 mil votos, mientras que ella gana en un solo estado, Tamaulipas, con un porcentaje mayor: 7.39%, equivalente a poco más de 100 mil votos.

En la elección del 1 de julio, el PAN perdió la gubernatura de Jalisco, que gobernaba desde 1995, y Morelos, desde el 2000, que se sumaron a las que ha perdido en los 12 años como gobierno: Nuevo León, Querétaro, Yucatán, San Luis Potosí, Aguascalientes y Tlaxcala.

En sentido estricto, el PAN sólo tendrá las gubernaturas de Baja California, la primera que conquistó –y que el próximo año será disputada con los peores augurios–, Baja California Sur, Guanajuato y Sonora, porque las de Sinaloa, Puebla y Oaxaca las conquistó en alianza con la izquierda.

Así, cuantitativamente, el desplome del PAN es contundente, pero lo es más aún el cualitativo. Tan es así que todos los panistas, incluido Calderón, asumen que se debe reestructurar o refundar, porque de otro modo su futuro es funesto.

Por eso, el sábado 15, en cuya noche se conmemora el Grito de Independencia, en la sede nacional del PAN no habrá razón para la fiesta.

Fuente: Proceso y SinEmbargo.mx

Enhanced by Zemanta

Comentarios

Skip to toolbar