Pablo Escobar: imbatible líder mediático

0

La figura del capo colombiano Pablo Escobar revive con fuerza. A casi 20 años de su muerte la imagen del narcotraficante se cotiza al alza. La puesta en venta de un álbum y su posterior prohibición se suma a los altísimos niveles de audiencia de una telenovela sobre su vida.

Por Luis Fernanda López / Radio Nederland

Dos décadas después de haber sido abatido en su escondite de su natal Medellín por fuerzas élite colombianas, Escobar sigue siendo, como en sus mejores momentos, una máquina de hacer dinero. Una popular serie televisiva, un coleccionable con estampitas del mundo del capo y las ofertas de tours sobre su vida de varias agencias de viajes nacionales y extranjeras, han hecho revivivir un muy rentable mito.

Según el Profesor Universitario y analista de medios Omar Rincón, este Rey Midas mediático continúa alimentando las ganancias de muchos dentro y fuera de Colombia:“Lo que la telenovela ha hecho es revivir el mito y con ello, la gente se dio cuenta de que Escobar produce plata. Es tan narco que convierte en oro todo lo que toca”.

El caramelo de lo prohibido 
Al éxito de la telenovela se suma ahora la polémica sobre la puesta en circulación en los barrios periféricos de Medellín de un álbum de cromos sobre la vida de Escobar. El coleccionable publicado por una editorial pirata recrea los edificios, coches lujosos y personajes del mundo del capo y quien aún es recordado por muchos con admiración y agradecimiento en estas comunas de la ciudad. Las autoridades decidieron prohibir su venta y ordenaron a la policía local perseguir su distribución por considerarlo una apología al delito y un mal ejemplo. Omar Rincón pone en duda la efectividad de la medida y cree que por el contrario, el país debería tratar de entender por qué Pablo Escobar es para mucha gente, más popular y más respetable que los mismos políticos colombianos.

Los Tours Pablo Escobar

Pablo Escobar no solo despierta interés y esa especie de morbo por el mal entre los colombianos. Desde hace algún tiempo, varias agencias de viaje ofrecen tours por los diferentes lugares de la vida del capo. Por una cifra que oscila entre los 100 y los 200 dólares, turistas extranjeros pueden visitar el suburbio en donde creció Escobar a las afueras de Medellín o el exclusivo edificio Mónaco en donde sus eternos rivales, los capos del cartel de Cali, hicieron explotar una bomba con el fin de acabar con su vida y la de su familia. Entran a la humilde vivienda en la que las fuerzas especiales de Colombia acabaron con su vida e incluso una de las agencias ofrece la posibilidad de ser recibido en su casa, por el hermano del narcotraficante, Roberto Escobar para escuchar de primera mano, dice el anuncio “sus fascinantes historias sobre el cartel de Medellín“ e incluso, tomarse fotos con él. Y como colofón del recorrido, no puede faltar la visita a la tumba del capo a las afueras de Medellín.

Nicolás Solórzano es fundador de Paisa Road, la primera empresa que puso en el mercado hace 5 años, este tipo de productos turísticos. Solórzano defiende la intención cultural e informativa que busca su empresa con estos tours:“Nosotros no hacemos ni alabanzas, ni apologias, lo que hacemos es contarle y aclararle a la gente lo que realmente sucedió en la ciudad”.

Villano convertido en héroe 
Ante esta nueva avalancha de productos made in Escobar surge la pregunta de por qué ahora revive de esta manera la figura del capo?. El analista en medios Omar Rincón considera que más que un resurgimiento estamos ante una aceptación: “es un aceptar que es uno de nuestros heroes nacionales y que hace parte de nuestra historia. Así como Alemania tuvo a Hitler, a nosotros nos tocó a Pablo Escobar como la figura emblemática”.

Detrás del éxito comercial de una imagen explotada hasta el cansancio por los medios de comunicación, están las razones sociales y culturales que han hecho que para muchos el villano se convierta en héroe. El capo representa para amplios sectores marginados, apunta Rincón, un ejemplo de humildad, esfuerzo y espiritu de superación.

Y mientras las autoridades intentan evitar que las estampitas del mafioso lleguen a las manos de los niños y jóvenes de los barrios populares de Medellín, millones de colombianos continúan pegados a la pantalla de la televisión para ver con derroche de recursos técnicos, la dramatización del mito llamado Pablo Escobar.

Fuente: Radio Nederland

 

Comentarios

Skip to toolbar