Otra lectura del despertar mexicano

0

Un experimento realizado por científicos del Global Conciousness Projet, que aplica desde hace años un modelo para medir la manifestación de la conciencia colectiva en eventos globales, permitió demostrar que durante la elección presidencial del 1 de julio, se produjo una focalización positiva de lo que pudiéramos llamar la mente mexicana. La investigación, llevada a cabo a solicitud de la revista digital de información alternativa Pijamasurft, permite explorar una visión diferente de lo que está pasando en México, más allá del resultado electoral estricto. Quizás estamos en presencia de una suerte de toma de conciencia sobre la importancia de la información libre como prerrequisito para la toma de decisiones, tanto individuales como colectivas.

Presentamos aquí un breve repaso sobre esta original y novedosa información que sin duda abre paso a un abordaje más amplio pero más de fondo sobre las vicisitudes por las que atraviesa la nación mexicana y permitiría entender la movilización social que ahora se expresa por canales inéditos, como la expresión colectiva desde las redes sociales que hasta ahora se manifiesta en las calles y las plazas.

“El pasado 1 de julio se celebró la elección presidencial en México bajo condiciones de gran expectación. Creyendo observar una especie de capa psíquica intensamente pululando ante la incertidumbre de los resultados electorales y el deseo ferviente de cambiar el desigual orden establecido por el sistema dominante, sugerimos al Dr. Roger Nelson de la Universidad de Princeton, director del Global Consciousness Project, medir la jornada electoral y las horas subsecuentes para determinar la posible manifestación tangible de una “conciencia colectiva”.

“El Global Consciousness Project (GCP) es un esfuerzo que reúne a numerosos científicos, ingenieros, programadores y artistas con el fin de probar la hipótesis de que la conciencia global puede medirse y es capaz de hacerse tangible en el mundo material. Para determinar esto, el GCP, inspirado por el trabajo de Pierre Teilhard de Chardin y su idea de la noósfera, ha diseñado un elegante experimento en el que se  reúne información numérica generada por una serie de instrumentos, conocidos como EGGs (electrogaigramas), que han sido distribuidos por diferentes partes del mundo.

Estos instrumentos generan números aleatoriamente, de manera equivalente a tirar una moneda cada segundo y registrar todos los resultados. La tesis del GCP es que si durante eventos multitudinarios los números que generan los EGGs varían más allá de la mera probabilidad estadística, esto podría significar un efecto de concentración de la conciencia colectiva que afecta los resultados –un concepto similar al colapso de la función de onda provocado por la conciencia del observador.

“Los resultados de la medición del GCP en el caso de la elección mexicana, en un parámetro de 24 horas, muestran un efecto “altamente positivo” que “confirma la hipótesis”, según nos dijo el Dr. Roger Nelson. Esto es, que la conciencia colectiva se manifestó materialmente en el transcurso de este período afectando los resultados generados por los EGGs de tal manera que  la probabilidad de que fueran producidos por el azar es de menos de 1 en un millón. Esto implica que la focalización de las conciencias individuales, la suma de todos los pensamientos, se traduce en una fuerza que tiene un efecto sobre un instrumento material, transformando el patrón aleatorio de los generadores de números. Poéticamente creando una imagen coherente en la mente del planeta, leída en un “electrogaiagrama”.

“Este evento se suma a cientos de mediciones positivas anteriores –incluyendo la muerte de la Princesa Diana y los atentados del 11 de septiembre del 2001–, la suma de los cuales sugiere que la conciencia colectiva es capaz de reaccionar conjuntamente  para crear “un  pulso sostenido de orden en el flujo aleatorio de los números de nuestros instrumentos”, en palabras de Nelson. Eventos de gran escala que permiten compartir emociones y pensamientos afines han demostrado afectar reiteradamente los instrumentos del GCP, los cuales operan prácticamente como termómetros de un “calentamiento psíquico” que no es del todo entendido. “Lo que imaginamos juntos se manifestará de una forma sutil. Esto significa que tenemos una enorme, subexplotada (o al menos incontrolada) capacidad de cambiar el futuro”, afirma el director del Global Consciousness Project.

“Todo esto lo quisimos traer a colación de lo sucedido en México el pasado 1 de julio. Vimos en los días previos, y actualmente todavía, una manifestación elevada de conciencia civil, particularmente a través de las redes sociales y de movimientos de protesta como #YoSoy132. Misma que en algunos casos se sintió defraudada por lo sucedido en cuanto los resultados oficiales de la elección presidencial. Algunas personas tristemente declaraban que el movimiento no había servido de nada ya que no había impedido el regreso del PRI al poder y la imposición de un candidato por parte de una televisora, cuya programación es difícil de argumentar que no va en detrimento de esta conciencia colectiva. Acaso a manera de inspiración –no de consolación– y de continuación de un esfuerzo vital, evocamos este experimento que muestra literalmente que la conciencia es capaz de cambiar la realidad de las cosas… una concentración focalizada en unas horas puede afectar la materia.

“De algún modo la gran moraleja, que incluso cobija a aquellos detractores que postulan los procesos electorales como una magna simulación (y si, cada vez se asemejan más a shows mediáticos que a desfiles cívicos), es que más allá de las particularidades del proceso, quizá empezando por los propios resultados, lo cierto es que este tipo de dinámicas que atraen o unifican la atención colectiva, generan resonancias palpables, medibles, y por lo tanto consecuentes –lo cual nos remite al fenómeno de las neuronas espejo. En síntesis, más allá de ideologías, preferencias, o de la dirección hacia donde se canalizaron las frecuencias emocionales que depositamos en la reciente jornada electoral, concretamente los mexicanos generaron un pulso que, de manejarse en forma consciente, podría detonar un radical rediseño del escenario en su país”.

He aquí el reporte completo de Pijamasuft, que contiene una explicación técnica de la gráfica:

http://pijamasurf.com/2012/07/el-global-consciousness-project-detecta-activacion-de-la-conciencia-colectiva-durante-la-eleccion-mexicana/

He aquí la liga al sitio de Global Consciousness Project

http://teilhard.global-mind.org/index.html

 

Comentarios

Skip to toolbar