Nace Morena como partido político

0

El Movimiento Regeneración Nacional (Morena) será un partido político de hombres y mujeres excepcionales, donde no cabe el nepotismo, el amiguismo, ni el clientelismo, dijo Andrés Manuel López Obrador al encabezar el Congreso Constituyente como partido político en la Ciudad de México. El siguiente es discurso de AMLO.

Amigas, amigos:

Hoy es un día trascendente porque inauguramos una etapa más para lograr la transformación de México.

El distintivo de este Congreso será la decisión que se ha tomado de convertir a MORENA en partido político.

No puedo dejar de señalar que se trata de todo un desafío. Como sabemos, los partidos políticos no gozan de buena fama pública. Esto se debe a la campaña de desprestigio inducida por los que realmente mandan en el país, que se han venido lavando las manos, en los partidos, en los legisladores y en los políticos, echándoles la culpa de la crisis de México, cuando en realidad, son ellos los principales responsables de la tragedia nacional. Aunque también a esta maniobra y al descrédito de los partidos han contribuido los dirigentes sin principios e ideales, oportunistas y corruptos.

Por eso podría parecer una contradicción que con esta mala fama, en los congresos distritales de MORENA, la mayoría de los delegados haya votado a favor de que nos constituyamos como partido político. La única explicación que encuentro ante esta paradoja, es que muchos están pensando que MORENA, como partido, será diferente. De ahí que tengamos la enorme responsabilidad de cuidar a MORENA. De hacer el compromiso entre todas y todos para evitar incongruencias y desviaciones.

Debemos estar conscientes que estamos recomenzando, una nueva etapa, pero no solo como organización social y política, sino también en lo individual, en lo que atañe a nuestro comportamiento como ciudadanos, militantes y dirigentes. La buena marcha de MORENA dependerá en mucho de nosotros, de la actitud que asumamos en lo personal, de nuestro recto proceder.

Por eso, cada uno de nosotros, de  manera sincera, sin simulación, sin que nos entren las palabras por un oído y nos salgan por el otro, internalizando lo esencial, tenemos que hacer el compromiso de actuar con honestidad y hacer a un lado la hipocresía. No podemos postular en el discurso la justicia y la democracia, si no somos capaces de actuar en consecuencia.

MORENA debe seguir siendo un referente moral. Una organización de mujeres y hombres libres, dignos, movidos por propósitos más elevados que sus legítimos intereses personales o de grupo. Una organización que siempre tenga como objetivo superior, el interés general, el cambio del régimen autoritario y corrupto, y la instauración de una república más justa, más humana y más igualitaria.

Los militantes de MORENA debemos convertir en forma de vida el ideal de que se puede ser feliz, buscando la felicidad del prójimo; llevando a la práctica el principio de que venimos a este mundo a servir y no a que nos sirvan. Y que el poder solo tiene sentido y se convierte en virtud cuando se pone al servicio de los demás.

Por eso, nada de politiquería, impedir los vicios en MORENA. Cuidar, entre todos, que no haya individualismo, oportunismo, nepotismo, amiguismo, influyentismo, sectarismo, clientelismo, ninguna de esas lacras de la política.

En MORENA todos somos libres y tenemos derecho a participar en cargos de dirección y de responsabilidad pública, pero sin olvidar que aspiramos a ser auténticos representantes populares, servidores del pueblo, siervos de la nación, como decía Morelos.

Se podrá entonces preguntar ¿cuál es el atractivo de pertenecer a MORENA, si solo se pide rectitud y entrega, y no se tendrán beneficios materiales ni la parafernalia del poder? La respuesta es que se tendrá como recompensa el reconocimiento de nuestros semejantes y la dicha enorme que produce el estar bien con nosotros mismos, con nuestras conciencias por trabajar en pos de otros y por causas justas.

De ahí que nuestro propósito no debe ser el que MORENA sea un partido de multitudes, sino de hombres y de mujeres excepcionales. Ser militante de MORENA implica ser una persona consciente, con ideales y de buen corazón. Que además de ocuparse de sus asuntos, dedique tiempo a buscar el bienestar de los demás.

Por razones políticas pero, fundamentalmente, por la mística que debe prevalecer en MORENA, un militante debe ser, al mismo tiempo, un educador, un activista, un defensor del pueblo, un organizador y convertirse, en lo cotidiano, en un medio de comunicación.

Un buen militante de MORENA, también, debe entender que el trabajo es el fundamento para avanzar y triunfar.

Entender que ser político no es sinónimo de holgazán, fantoche o exhibicionista, sino de buen ciudadano, ocupado en trabajar con entrega y humildad en la gran obra de transformación que necesita el país.

Por eso he dicho que en MORENA no hay, en sentido estricto, cargos, sino encargos. Y por eso, el día de mañana, en el Consejo Nacional, se definirá el Plan de Acción a detalle, que nos pondrá a trabajar a todas y todos.

Adelanto que al terminar nuestro Congreso, debemos ocuparnos de integrar los comités municipales y seccionales de MORENA. Así como, de formar comités con mexicanos en el extranjero. Deberemos iniciar una campaña de afiliación al nuevo partido; volver a publicar y distribuir, casa por casa, nuestro periódico Regeneración; poner a funcionar la escuela de educación política, sobre todo, para la formación de jóvenes; llevar a la práctica la campaña nacional de concientización, ética, cívica y política; realizar la tarea de informar sobre los avances de nuestra organización y difundir las posturas de MORENA sobre asuntos de interés público; definir una estrategia de captación de recursos económicos para el sostenimiento de MORENA; prepararnos para la celebración de las asambleas que exige la ley para el otorgamiento del registro a MORENA como partido político; evaluar, periódicamente, el cumplimiento de metas y estar pendientes en todo momento de la defensa del pueblo y de la nación, en particular, proteger a quienes son víctimas de injusticias, de violación de derechos humanos; así como participar al llamado para evitar que aumenten los impuestos y se entregue el petróleo a particulares, nacionales y extranjeros.

Amigas y amigos, delegados efectivos a este Congreso Nacional:

El día de hoy vamos a analizar y aprobar los documentos básicos de MORENA: la declaración de principios, el programa y los estatutos. También, se va a elegir a los Consejeros Nacionales de MORENA, quienes a su vez, el día de mañana, elegirán, al Comité Ejecutivo Nacional y a la Comisión de Honestidad y Justicia. Sobre esto último, tenemos que reafirmar nuestra vocación democrática, no existe línea a favor de nadie, actuemos en completa libertad. Cada uno debe hacer valer su derecho a elegir. Que ninguno acepte ser súbdito, incondicional o achichincle de nadie.

No somos ciudadanos imaginarios, poseemos criterio propio. Los 2 mil 500 delegados tienen derecho a votar y a ser votados. Hagámoslo en conciencia y elijamos a los mejores.

Agradezco la presencia de invitados especiales a este Congreso, a los presidentes de los partidos, a dirigentes sindicales, líderes sociales, a embajadores, artistas, intelectuales, migrantes y residentes en países extranjeros.

Amigas y amigos:

Confieso que estoy optimista y tengo poderosas razones para ello. Millones de mexicanos nos apoyan y ven en MORENA la esperanza ante la decadencia. Nuestros adversarios no tienen la razón ni cuentan con el respaldo de la gente. Por eso el poder que detentan es efímero, transitorio. Los patrocinadores de Peña Nieto compraron la Presidencia, pero está demostrado que muchos ni se dejan manipular ni venden su voluntad y estoy absolutamente seguro que cada vez habrá más gente libre y consciente.

El nuevo fraude electoral no impedirá que triunfe la causa de la justicia, de la honestidad y del amor.

¡Que viva MORENA!

¡Viva México!

¡Viva México!

¡Viva México!

Deportivo Plan Sexenal, 19 de noviembre de 2012

Fuente: lopezobrador.org.mx

Comentarios

Skip to toolbar