Mamás de Ayotzinapa: “Queremos saber dónde están?

0

“Vemos que sí hay voluntad, pero no hay resultados y eso es lo que nos preocupa. ¿Cuánto tiempo más nos va llevar encontrarlos? ¿Cuánto tiempo más podemos nosotros soportar?”, cuestionan dos madres de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos hace siete años en Iguala.

Por Sugeyry Romina Gándara

Tixtla, Guerrero, 26 de septiembre (SinEmbargo).- Se cumplen siete años de búsqueda de los 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa. Dos mil 556 días en que las madres y los padres de los 43 caminan con el corazón roto, con la incansable exigencia de la presentación con vida y las mismas interrogantes: “¿Qué pasó con ellos? ¿Dónde están?”. No obstante, al paso de los años se añade otra duda y a la vez reclamo: “¿Hasta cuándo? ¿Cuánto tiempo más podremos soportar?”.

Hilda Legideño Vargas, madre de Jorge Antonio Tizapa Legideño, y Cristina Bautista Salvador, madre de Benjamín Ascencio Bautista, comparten en entrevista con SinEmbargo que estos siete años han significado un caminar “muy difícil”, no sólo para los padres y madres, sino para familias enteras que de igual forma sufren porque no hay respuestas sobre los normalistas desaparecidos, en tanto que el crimen sigue impune y los responsables siguen libres.

“Siete años que para nosotros han sido muy dolorosos. Llegar a este tiempo sin tener resultados. Son siete años que como madres tuvimos que salir a las calles porque nos arrebataron a nuestros hijos, que son lo más preciado que tenemos”, compartió Hilda.

“Llegar a siete años no es fácil: son siete años de caminar. Siete años de estar en las calles, de recorrer nuestro país y otros países. Queremos saber de nuestros hijos; dónde están”, agregó Cristina.

Esa misma pregunta persiste no sólo en los padres, familiares y amigos de los estudiantes, sino en las propias instalaciones de la Escuela Normal Rural  “Raúl Isidro Burgos”, en Ayotzinapa, que en sus ventanas y paredes mantiene vivas las cartulinas y hojas con la leyenda “¿Dónde están?”. Así, los muros de la escuela de donde partieron los normalistas ese septiembre de 2014, aún esperan también su regreso y desde ellos también se exige al Gobierno federal dar celeridad a las investigaciones.

“AMLO, apúrate con los 43”, se lee en uno de los murales de la Normal de Ayotzinapa. Para el Centro Prodh son dos los grandes pendientes en relación a este caso: esclarecer que pasó la noche de ese 26 de septiembre y la madrugada del día siguiente, y dar con el paradero de todos los estudiantes.

Cristina Bautista Salvador, madre de Benjamín Ascencio Bautista, e Hilda Legideño Vargas, madre de Jorge Antonio Tizapa Legideño. Foto: Crisanto Rodríguez, SinEmbargo

La organización civil, que ha brindado acompañamiento a los padres de los normalistas, advirtió que las autoridades deben priorizar la investigación sobre la desaparición, así como intensificar la búsqueda y determinar las responsabilidades penales de los “perpetradores”.

Por su parte, el pasado 3 de septiembre, el Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que la investigación se encontraba en “en el momento crucial para avanzar”, y afirmó que a la fecha existían buenos resultados.

“Son, yo diría, buenos los resultados (de las pesquisas). No puedo hablar más por el sigilo que requiere toda la investigación que está abierta, yo les diría que en el momento crucial para avanzar”, aseveró en su conferencia matutina desde Palacio Nacional.

El Subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, y el Fiscal de la Unidad Especial de Investigación y Litigación del Caso Ayotzinapa, Omar Gómez Trejo, encabezaron hace unos días una jornada de búsqueda en la Barranca de la Carnicería, ubicada a 800 metros del basurero municipal de Cocula, y en donde se han encontrado al menos 200 restos óseos, de los cuales, dos pertenecían a los estudiantes Jhosivani Guerrero y Christian Alfonso Rodríguez Telumbre.

En ese lugar, el Fiscal Omar Gómez detalló que una de las nuevas líneas de investigación es la quema controlada o “incineradoras”.

“Son distintas las fuentes las que nos llevaron a este paradero, personas que participaron en los hechos de la desaparición de los estudiantes, seguimos investigando lo lugares donde pudo haberse realizado una presunta quema en cuanto a fuego controlado”, dijo el funcionario ante medios de comunicación.

No obstante, el Fiscal destacó que, aunque una de las líneas es la quema controlada, aclaró que la mayoría de los restos que localizaron en el lugar no presentaban exposición a fuego, “sino lo que presentaban era atemperismo, es decir, que estuvieron expuestos a la intemperie”.

Detalló que la nueva línea de investigación —luego de encontrar un lugar diferente de lo que supuestamente se había encontrado en el basurero de Cocula y Río de San Juan— está sustentada por varios antecedentes y pruebas, es decir, testimoniales, documentos y peritajes, que han trabajado en estos dos años que llevan de reabrir el caso.

“La Barranca de la Carnicería para nosotros representa una esperanza de seguir trabajando en la búsqueda de los estudiantes”, destacó Gómez Trejo.

Las familiares de los normalistas desaparecidos reconocen los avances y la voluntad que ha mostrado el actual Gobierno en la investigación del caso, sin embargo, para ellos la indagatoria aún avanza lento.

“Nosotros vemos que sí han investigado, han hecho diligencias y órdenes de aprehensión, que no se han concretado. A Tomás Zerón pues se giró orden de aprehensión, pero pues está en el extranjero. Vemos que sí hay voluntad, pero no hay resultados y eso es lo que nos preocupa.  ¿Cuánto tiempo más nos va llevar (encontrarlos)? ¿Cuánto tiempo más podemos nosotros soportar?, resaltó la señora Hilda Legideño.

Y añadió: “Lo que nosotros necesitamos es saber la verdad y que se haga justicia porque hasta el momento, las personas responsables de la desaparición de nuestros hijos siguen libres, gozando de impunidad y nosotros, las familias, estamos sufriendo en casa al no tener una respuesta sobre nuestros hijos”.

Las madres y padres de los 43 realizan las búsquedas con sus propios recursos; realizan diversas actividades para poder obtener los recursos a fin de continuar con la búsqueda. Foto: Crisanto Rodríguez, SinEmbargo

Cristina y Hilda recordaron y nuevamente reprocharon que en el Gobierno de Enrique Peña Nieto se encubrieron a las personas responsables y quisieron cerrar el caso con la mal llamada “Verdad Histórica”, ofendiendo así a las víctimas.

“Con Peña Nieto lo que hicieron fue querer cerrar el caso y como (los normalistas) son hijos de campesinos, se les hizo fácil querer engañarnos. Yo siento que se burló de nosotros como madres y padres y como pueblo de México diciendo esas mentiras”, señaló la señora Cristina Bautista.

Hilda por su parte insistió: “al haber un cambio de Gobierno nosotros nos imaginamos que iba a ser diferente, que habría resultados muy rápido por la voluntad que mostraba el Gobierno y por lo que nos decía, que iba a encontrar a nuestros jóvenes y que íbamos a saber la verdad, pero desafortunadamente a este paso que vamos es demasiado lento”.

Los compañeros de los normalistas también exigen el pronto esclarecimiento del caso. Foto: SinEmbargo

En cuanto a los recientes hallazgos en la Barranca de la Carnicería y la nueva línea de investigación, las madres detallaron que ellas van a aceptar los resultados siempre y cuando la información esté sustentada con evidencia científica.

“Para nosotras ha sido un martirio. Desde que iniciamos nos quisieron dar mentiras, pero ahora que con estas nuevas versiones que están saliendo pues para nosotros es un impacto muy fuerte. No quisiéramos que nuestros hijos estuvieran en esa situación, sin embargo, si no hay evidencia científica nosotros como padres y como madres no aceptamos”, señaló la madre de Jorge Antonio Tizapa.

Las mujeres también lamentaron la criminalización que han sufrido sus hijos por parte de algunos sectores de la sociedad. Cristina recordó que los jóvenes entraron a la Normal Rural porque querían superarse.

“Querían ser alguien en la vida. Su único delito es ser estudiantes de la Normal. […] Ellos tenían sueño de ser alguien en la vida. Tenían pocos meses en la Normal, muchos eran de nuevo ingreso. Pienso que todos los muchachos llegaron a esta Normal de Ayotzinapa por un sueño y nunca se imaginaron que iban a desaparecerlos”, dijo.

Las madres indicaron que, aunque transcurra el tiempo no descansarán hasta conocer la verdad, qué ocurrió con los normalistas y cuál es su paradero.

“Muchas veces hemos sentido que ya no podemos avanzar, pero el amor que les tenemos nos impulsa a continuar caminando, a pesar de todo lo que se diga de nosotros; a pesar de tanta mentira que nos han dicho. No sabemos cómo hemos podido llegar a este momento, pero yo creo que es el amor a nuestros hijos es el que nos impulsa a seguir adelante y vamos a continuar porque tenemos que encontrarlos, saber qué pasó y las personas responsables de la desaparición de nuestros hijos tienen que pagar lo que hicieron”, compartió la señora Hilda.

Mientras que Cristina Bautista finaliza: “Nunca nos imaginamos que íbamos a llegar es este tiempo[…] Muchos dicen que ya llevamos mucho tiempo, que nuestros hijos ya no viven, pero por el amor que le tenemos a cada uno de ellos nos mantenemos en pie, pero mientras Dios nos preste la vida vamos a seguir buscando, porque vivos se los llevaron, vivos los queremos de regreso”.

Fuente: SinEmbargo

 

 

 

Comments are closed.