Los alemanes están locos por los libros

0

Son el regalo preferido de los alemanes en Navidad. Compran en promedio diez al año. Este año, como promedio, los alemanes se gastaron 41 euros en libros para colocar a los pies del árbol navideño, dos euros más que el año anterior. En total: 1,140 millones de euros en ventas.

Esta Navidad –como ya es costumbre– hasta el 44 por ciento de los alemanes pretendía obsequiar literatura a sus seres queridos, calculó recientemente la Sociedad de Investigación del Consumo (GfK, por sus siglas en alemán). Es un siete por ciento más que en 2011.

Tras la fiesta, se impone la pregunta: ¿dónde guardar los nuevos libros? El estante se desborda con otros ejemplares: cada alemán mayor de 10 años de edad compra como promedio 10,7 libros al año, reporta la GfK. Los más vendidos son, sobre todo, los libros de ficción, infantiles y juveniles, literatura de viaje y didáctica, así como de divulgación científica. Y ello incluye a los formatos de audiolibros y libros electrónicos.

Alemania representa, tras Estados Unidos, el segundo mayor mercado para la literatura en el mundo. Aquí, como en la mayor parte del globo, son también los lectores de mayores ingresos los que más libros compran. Tener los libreros desbordados es, así visto, un problema derivado de la situación de bienestar económico. Para resolverlo, los alemanes cuentan con algunas viejas y nuevas soluciones.

La decisión fundamental es, por supuesto, si uno realmente necesita conservar todo ese material. Si así es, habrá que adquirir más estantes y buscarles sitio en casa. Diseñadores extranjeros y del patio idean para ello soluciones inteligentes, que aprovechen el espacio al máximo: una butaca-librero, por ejemplo, o un librero integrado entre las huellas de la escalera. El británico Alex Johnson recoge muchas de estas originales ideas en su reciente título: “Librero” (aparecido como “Bookshelf”, en inglés, o como “Bücher-Möbel”, en alemán).

Bibliotecas públicas

Quien, por el contrario, quiera parar la avalancha de libros, puede empezar renunciando a comprar nuevos ejemplares y dándose un salto a la biblioteca. Esa costumbre, ampliamente practicada durante la vida escolar y estudiantil, empieza a olvidarse cuando mejoran los ingresos.

En Alemania, las bibliotecas públicas son generalmente administradas por las ciudades y comunas, así como, en algunos casos, por iglesias u otras organizaciones de la sociedad civil. Cualquiera puede tomar libros en préstamo de estas usualmente bien surtidas y actualizadas colecciones, la mayor parte de las veces con un costo mínimo. Así se ahorra dinero y espacio. Eso sí, hay que devolver los libros, algo difícil para muchos amantes de la literatura. La mayoría quiere conservar los textos como recuerdo, para mostrarlos, para documentar su formación académica o –con un guiño a Flaubert– para el recuento de su “educación sentimental”.

Como sea, cuando el espacio falta, hay que decidir: ¿regalamos o vendemos nuestros viejos tesoros? A la mano están los anticuarios o los mercadillos de segunda mano. En Alemania, sin embargo, es difícil deshacerse de los libros por esta vía: si uno logra “salir de ellos”, apenas obtendrá dinero a cambio.

Internet y donaciones

Para la venta de libros de segunda mano, los alemanes usan también la Internet. Además del gigante Amazon, la plataforma de la alemana booklooker.de se ha erigido en mercadillo virtual, donde cualquiera puede colocar sus libros a la venta. Desde 2006, también la empresa berlinesa momox GmbH adquiere libros y otros medios ofrecidos por vendedores privados en línea. La firma publica una lista de precios a la que deberán acogerse quienes le ofrecen sus libros, revendidos luego en la propia web.

A quien no le apetezca la reventa, le queda la opción de donar sus libros a organizaciones de ayuda, que a su vez los donan o venden a bajos precios a los necesitados. Otra costumbre visible en Alemania es la de juntar los libros en una caja y ponerlos ante la puerta de la casa con un carte en el que se lee: “para llevar”. Con este principio funcionan también numerosos estantes abiertos, esparcidos por diversas ciudades alemanas desde la década de 1990. Cualquiera puede toparse con ellos en parques y plazas, a veces en cafés. Y cualquiera puede poner allí un libro o llevárselo, sin costo alguno.

Ediciones digitales

La solución radical para ganar espacio ha sido para muchos la adquisición de un lector digital. En él se puede guardar toda una biblioteca digital. A la idea se resisten todavía muchos amantes de la literatura. No son pocos quienes prefieren combinar la opción impresa y digital.

Como sea, la venta de libros electrónicos apenas representa hasta ahora el uno por ciento del total de ventas de las librerías en Alemania. Pero eso puede cambiar. En Estados Unidos esa cifra se eleva ya al 15 por ciento. En Alemania, además, según la GfK, los juguetes y la ropa fueron, después de los libros, los siguientes regalos de Navidad preferidos por los consumidores. Y para estos regalos también se necesita espacio.

Autor: Klaudia Prevezanos / RML
Editor: Diego Zúñiga

Fuente: Deutsche Welle

Enhanced by Zemanta

Comentarios

Skip to toolbar