Libertad digital sufrió graves retrocesos en 5 años: Freedom House

0

En México, la libertad en el ciberespacio sufrió graves retrocesos en los últimos cinco años: mientras que actores políticos convirtieron las redes sociales en un escenario de amenazas y manipulación de la información, el gobierno federal utilizó herramientas digitales para espiar a periodistas y defensores de derechos humanos, deploró hoy la organización Freedom House.

En medio de la violencia impune contra la prensa y la libertad de expresión en general que impera en México, los asesinatos de dos periodistas quienes laboraban en medios digitales –Máximo Rodríguez Palacios y Cecilio Pineda Brito– en 2017, las repetidas amenazas de muerte contra otros informadores y los ataques cibernéticos contra portales noticiosos fomentaron la autocensura en línea, agregó la organización internacional.

En un informe sobre el estado de la libertad en internet en el mundo, Freedom House señaló que México forma parte de los países “parcialmente libres” en materia de internet y “no libres” en materia de libertad de prensa. Al igual que el resto del planeta, su calificación empeoró en los últimos siete años.

Como parte de sus “preocupaciones serias” en México, la organización mencionó el espionaje ilegal que el gobierno federal operó contra por lo menos 21 periodistas, defensores de derechos humanos y activistas a través del malware Pegasus, desarrollado por la empresa de origen israelí NSO Group.

A más de un año de las primeras revelaciones sobre el uso ilegal de Pegasus, la Procuraduría General de la República (PGR) –que operó el malware, junto con la Secretaría de Gobernación (Segob) y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena)– aún no da a conocer sus avances en la investigación.

“El gobierno mexicano utilizó la débil situación de la seguridad en el país como pretexto para incrementar de manera dramática la vigilancia”, señaló Freedom House, al subrayar que la reforma de las telecomunicaciones del 2014 autoriza a las fuerzas de seguridad –la policía, los militares o las agencias de inteligencia– a pedir a las empresas del ramo los datos de geolocalización de los usuarios.

Y no sólo eso: la organización también denunció los métodos de “cibermanipulación” de empleados en las redes sociales para deslegitimar protestas sociales o criminalizar movimientos. Además, subrayó que en varias ocasiones “funcionarios locales” fueron acusados de torcer los contenidos en línea “a su favor”.

“La cibermanipulación y las campañas de desinformación fueron fenómenos recurrentes desde el año 2012. Trolls atacaron a periodistas, activistas, defensores de derechos humanos, académicos o grupos críticos del gobierno, de partidos o de políticos”, aseveró la organización. También denunció el uso de bots para manipular los debates en redes sociales y difundir informaciones falsas.

Aunado a lo anterior, Freedom House observó que los medios reciben cada vez más solicitudes para retirar contenido de sus portales y este tema delicado se encuentra ahora en tribunales.

La organización recordó que en enero de 2015, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Datos Personales (INAI) atacó a Google ante la negativa del gigante estadunidense del internet a eliminar de su buscador un enlace hacia una nota de la revista Fortuna que señalaba el involucramiento del empresario Carlos Sánchez de la Peña en un caso de corrupción entre la empresa transportista Estrella Blanca y la fundación Vamos México, presidida por la exprimera dama, Martha Sahagún.

En agosto de 2016, el Séptimo Tribunal Colegiado de Circuito del Centro Auxiliar de la Primera Región concedió un amparo a la revista.

De acuerdo con el informe de la organización, aunque en México creció el acceso a internet a través de los móviles -debido a la disminución de los precios en el sector de las telecomunicaciones-, aún persisten estados marginados en esta materia como Chiapas y Oaxaca, donde apenas 20.6% y 13.3% de la población –respectivamente– tiene Internet en su casa.

México tiene la segunda comunidad de usuarios de redes sociales más importante en América Latina y los mexicanos utilizan estas plataformas como herramientas de información y de activismo social, consideró Freedom House: observó que en 2016 las consignas #NiUnaMenos o #Simematan se convirtieron en emblemas de la denuncia contra la violencia de género y los feminicidios.

Fuente: Apro

Comentarios

Skip to toolbar