Campañas negras, un peligro para México

0
  • ¿Es de interés público exhibir a una persona en su intimidad?
  • ¿Se repite el escenario de crispación del 2006 con riesgos mayores?
  • ¿Qué opinan Javier Solórzano y Denise Maerker del uso electoral que se está dando al testimonio del activista Agustín Humberto Estrada Negrete en contra de Enrique Peña Nieto y Eruviel Avila?

Por Regina Santiago Núñez, especial para OMCIM.

Hoy como ayer, mañana y siempre, es necesario que el país cuente con ciudadanos que busquen un México con paz y justicia. La paz no solamente es ausencia de guerra. La justicia no es la destrucción del otro. La impunidad alimenta rencores, pero la justicia no se logra con linchamientos físicos, morales o virtuales. Es preciso recordar que el discurso de odio y las campañas de ataques y propaganda negra, envenenan el ambiente y promueven la ingobernabilidad.  Esa fue la cruda lección del proceso electoral de 2006. Ese es el peligro inminente en la elección en 2012.

Denisse Dresser y el discurso de odio contra Elba Esther

Voy a hablar a título personal, porque conozco los riesgos de fijar un posición en temas altamente polémicos como los que trataré a continuación. Los fenómenos de linchamiento físico y de linchamiento moral siempre me han indignado. Me indignó el linchamiento en Tláhuac el 24 de noviembre de 2004  y me indignó el linchamiento moral de que fue objeto Denisse Dresser cuando en octubre de 2006, durante el bloqueo del Paseo de la Reforma algunos simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador le reclamaron su “traición a la causa” por cuestionar la estrategia de protesta postelectoral. En su momento escribí un texto en la revista Etcétera para protestar por el acoso de que fue objeto Dresser; pero también el 22 de febrero de 2012 escribí en contra el discurso de odio de la misma Dresser al expresar sus desacuerdos con Elba Esther Gordillo.

Recordar estos casos nos permite reflexionar sobre las paradojas del discurso de odio: quien fue víctima de ese tipo de violencia, como Dresser, posteriormente la repite y la justifica cuando se trata de utilizarla contra quienes considera los enemigos de su causa. El caso Dresser-Gordillo tuvo un epílogo interesante tras de que Leo Zuckermann y Javier Tello (conductores del programa donde Dresser manifestó las expresiones de odio contra Gordillo) se deslindaron de lo dicho por Dresser y ella misma finalmente reconoció el error.

Ofensiva contra aspirante a diputada panista

Pero el caso Dresser-Gordillo no ha sido la única manifestación del discurso de odio en este proceso electoral. Hay otros ejemplos en los que el periodismo militante se ha involucrado en campañas de linchamiento moral. Fue el caso  del portal SDP Noticias, uno de los medios que apoya la candidatura de Andrés Manuel López Obrador, que difundió un  texto basado en rumores y fotografías vinculadas con la vida íntima de una aspirante panista a una diputación.

El golpe iba dirigido contra un sector del PAN y contra un priísta, a quien se involucraba sentimentalmente con la política panista. Ese fue el primer caso especial de estudio que abordó el observatorio de medios OMCIM.  Fue una invitación a los medios partidistas, como SDP Noticias, así como a los portales SinEmbargoMX y Excélsior a reflexionar en torno de esta pregunta: ¿Es de interés público exhibir a una persona en su intimidad?

La pregunta es válida en otro caso detonado el jueves 26 de abril en otro portal de periodismo militante, Los Angeles Press, dirigido por Guadalupe Lizárraga. El sitio se presenta como un espacio de libertad en el que el lector podrá encontrar textos que no podría leer en su país. Sin embargo, conviene analizar  la tendencia del sitio.

Los Angeles Press: periodismo militante contra Calderón, Josefina y Peña Nieto.

Llama la atención un texto de Guadalupe Lizárraga publicado el 7 de febrero de 2012, que se titula: Los tweets de Calderón que incitan al odio. En él, la autora señala que el cinismo de los Twitts del Presidente “nos incita a odiarlo y a desearle que tenga la oportunidad de experimentar al menos un poco el dolor que han padecido las familias mexicanas por su mala gestión pública”… “y odiarlo es inevitable,”concluye Lizárraga.

Un comentario del 14 de abril de 2012 se dirige a atacar a Josefina Vázquez Mota. Se ilustra con una fotografía grotesca que titula “Josefina en campaña”.  El texto busca fortalecer el rumor de que “Vazquez Mota aceptó la candidatura para perder”.

El comentario de Lizárraga concluye: “Pensar en que ella pudiera llegar a la presidencia de México es imposible para cualquier mente sensata. Cada paso que da, parecería estar diseñado para tropezarse, para ceder ventaja a un candidato con más miedo que ella, pero con más cómplices en el poder: Enrique Peña Nieto”.

Valgan estas referencias para poner en contexto la entrevista publicada el jueves 26 de abril con Agustín Humberto Estrada Negrete, activista identificado con la lucha contra la homofobia, quien anteriormente había contado su historia a comunicadores como Javier Solórzano (12 de junio 2009) y Denisse Maerker (23 de octubre 2010). En ambos casos, su relato lo presentaba como víctima de una persecución homofóbica por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto. En mayo de 2011 Agustín Estrada reactivó sus denuncias con entrevistas en Telemundo y en el programa Redes al Aire. En este último Agustín Estrada contó su historia, pero principalmente aprovechó el espacio para solicitar apoyo del ombudsman gay argumentando la precaria situación económica por la que atravesaba, así como para que se resolviera su situación de asilo político.

En ninguna de estas entrevistas, Estrada mencionó que hubiera tenido una relación cercana o íntima con Enrique Peña Nieto. Esa revelación se la hizo a Guadalupe Lizárraga en la entrevista publicada el 26 de abril, en el contexto de la campaña electoral. El pie de foto señala: Agustín Humberto Estrada, víctima del PRI y de Peña. Guadalupe Lizárraga arranca la nota diciendo:

“Agustín Humberto Estrada Negrete sostiene que durante siete años fue amante de Enrique Peña Nieto”. Acto seguido reitera  los  señalamientos de que ha sido víctima de una persecución por parte de Peña Nieto. La segunda parte es un texto escrito en primera persona, por Estrada Negrete, en el que describe con lujo de detalles la supuesta relación  íntima con Peña Nieto e involucra también al actual gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila.

Lizárraga recibe apoyo de algunos simpatizantes de AMLO y de Sola

El jueves 26 de abril, Guadalupe Lizárraga se encargó de promover el texto en Twitter. Lo retomó una cuenta sin fotografía, que se identifica como @ggm29 y a la que identifican sus twitts en favor de López Obrador y en contra de los otros candidatos. La cuenta tiene 176 twits, está siguiendo a 9 cuentas y tiene 4 seguidores.

La cuenta @ggm29 invitaba a  Felipe Calderón, Carmen Aristegui, Brozo, la revista Proceso y Gerardo Fernández Noroña a leer la nota. Sólo el diputado del PT, Gerardo Fernández Noroña reprodujo la recomendación de lectura del reportaje, aunque comentó que no podía confirmar la veracidad de lo que señalaba el entrevistado.

Posteriormente algunos activistas y simpatizantes de AMLO recomendaron la lectura del texto. También lo hizo la cuenta @JanHerzog que ha sido denunciada por el diputado del PT Mario di Constanzo como cuenta afín a Antonio Sola, el experto en propaganda negra y que fue uno de los responsables de la campaña de ataques contra López Obrador.

¿El manejo de Guadalupe Lizárraga promueve la homofobia?

Resulta interesante que  Víctor Hernández, uno de los creadores originales del Sendero del Peje y actual promotor de la candidatura de AMLO desde su sitio El Blog de la Izquierda, haya retomado la entrevista publicada por Los Angeles Press, pero con una visión crítica.

El análisis de Hernández marca un contraste entre lo que fue el testimonio original recogido por Denisse Maerker hace más de un año y lo que publicó Los Angeles Press en este contexto electoral.

Víctor Hernández reflexiona sobre el efecto que tuvo incluir el relato de la supuesta relación homosexual en el testimonio recién publicado. Critica la manera en que el relato original quedó supeditado a un uso electoral.

Dice Hernández: “La mayoría de los comentarios que vi al respecto caían en dos categorías: Los que decían que había que difundir a todo lo que da la nota de la relación homosexual de Peña Nieto —que porque eso sería su derrota electoral— y los que dudaron de la veracidad del texto de Estrada porque, dijeron, era sospechoso que hasta ahora estuvieran añadiendo lo de la relación homosexual siendo que no lo dijo hace meses.

Hernández critica a quienes consideran que revelar una supuesta relación homosexual de Peña podría tener beneficios electorales y subraya que la forma en que está planteada la discusión opaca las cuestiones de fondo. Además, advierte Hernández, “caer en la dinámica de descalificar a alguien por una presunta orientación sexual equivale a incurrir en homofobia”.

Un señalamiento similar hace Alberto Buitre, Premio Nacional de Periodismo contra la Discriminación. Aunque en términos generales respalda lo publicación de Los Angeles Press, Buitre señala que el narrar los detalles de la presunta relación del profesor con el candidato debería de ser “lo menos importante, pues ello sólo abunda al morbo y no al fondo del conflicto”.

Ante la distinción que ha hecho Víctor Hernández entre lo que fue el manejo de Denise Maerker al testimonio de Agustín Estrada y lo que hicieron Guadalupe Lizárraga y otros activistas valdría la pena preguntarle a Denise Maerker si está de acuerdo con el rumbo que han tomado los acontecimientos. ¿Imaginó que en a contienda electoral Agustín Estrada publicaría un texto como el que ahora se difunde?

México vive una emergencia nacional por los niveles de violencia que afectan su convivencia social. El observatorio de medios OMCIM ha promovido la iniciativa de diversos académicos que han impulsado el proyecto México con Paz. Esta iniciativa tiene el objetivo de promover un cambio de mentalidad que implique reconocer la necesidad de que todos los ciudadanos, incluyendo a todos los candidatos a un cargo de elección popular, dejemos de concentrar nuestros esfuerzos en pensar si debe o no continuar la guerra y pongamos el foco de nuestros esfuerzos en pensar cómo construir la paz.  Invitamos a nuestros lectores a reflexionar.

(Este texto, como todos los del blog OMCIM, puede ser reproducido por cualquier medio, citando la fuente original).

Las campañas negras son un peligro para México

 

Comentarios

Skip to toolbar