La UIF investiga a cuatro senadores del círculo íntimo de Calderón

0

Los ex senadores del Partido Acción Nacional (PAN) Ernesto Cordero, Roberto Gil Zuarth, Javier Lozano y Jorge Luis Lavalle son investigados por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) por presuntos delitos de corrupción relacionados con la operación de empresas fantasma, reporta el diario Milenio.

El círculo íntimo del expresidente Felipe Calderón Hinojosa está siendo investigado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) por presuntos delitos de corrupción, informó el diario Milenio.

Dado que sus transacciones bancarias no concuerdan con sus ingresos, además de que sus formas de vida resultan “inexplicables”, los exsenadores del PAN, Ernesto Cordero, Jorge Luis Lavalle, Javier Lozano y Roberto Gil Zuarth (todos muy cercanos a Calderón Hinojosa) están en la mira de la dependencia federal.

De acuerdo con la reportera de Milenio, Jannet López Ponce, la UIF detectó “movimientos irregulares” en las cuentas bancarias de los cuatro miembros llamados en su momento “senadores rebeldes”, aunque aclaró que no necesariamente están relacionadas con el caso Odebrecht, pese a que al menos Ernesto Cordero y José Luis Lavalle fueron señalados por Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, de recibir fuertes sobornos para aprobar la Reforma Energética de Enrique Peña Nieto.

Uno de los detalles que llamó la atención de la UIF fue que existe una supuesta asesoría por más 370 millones de pesos, lo cual también es “inexplicable”, dijeron las fuentes a dicho medio de comunicación.

Aunque las indagatorias de la UIF en el caso de los “senadores rebeldes” apenas comenzaron, entre los hallazgos más relevantes detectados en el sistema financiero se encuentra el caso de Roberto Gil Zuarth, de quien se emitió una alerta por haber realizado movimientos por más de 31 millones de pesos en un solo día; la fecha se reservó como parte del proceso. Lo anterior, a decir de la Unidad, “resulta inexplicable” pues no tiene ningún ingreso que supere esta cantidad o que acredite dichos movimientos, cita Milenio.
En el caso de Javier Lozano, los ingresos fiscales que reporta son sus ganancias como senador y asesor. La alerta para la UIF se centra en la asesoría que brinda a una empresa que, de acuerdo al sistema financiero, tiene movimientos irregulares por más de 370 millones de pesos y que también resultan inexplicables.
Actualmente Ernesto Cordero asesora a los gobernadores de Querétaro, Jalisco, Aguascalientes, Guanajuato y San Luis Potosí en el esfuerzo que impulsó la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) para incrementar la competitividad y el crecimiento de esa región. Su sueldo saldría de aportaciones equitativas de todos los estados, explicó en ese momento el gobernador queretano Francisco Domínguez y quien también aparece en la lista de presuntos beneficiarios con los sobornos del gobierno priista.

Además, según Milenio, la Unidad de Inteligencia Financiera ya comenzó a investigar a Rafael Caraveo, exsecretario técnico del Senado de la República y a Guillermo Gutiérrez Badillo, exsecretario privado del Gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez, quienes hace unos días fueron exhibidos en un video en el que aparecen recibiendo fuertes cantidades de dinero.

En ese sentido, ayer se dio a conocer que el exgobernador de Baja California, Ernesto Ruffo Appel, quien como Senador de la República votó en contra de la Reforma Energética (2013) por la forma como se acordó, vio desde su escaño cómo un grupo liderado por el panista Roberto Gil Zuarth, cercano al expresidente Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), pactó con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) a través del Senador Emilio Gamboa Patrón para impulsar esta reforma desde la Cámara Alta. Lo que hizo que la UIF agregara a Gil Romero a sus investigaciones.

Estos nombres se suman a al menos otros seis allegados al expresidente Calderón que también se encuentran bajo la lupa por parte de las autoridades hacendarias, entre ellos, el Secretario de Seguridad en el sexenio calderonista, Genaro García Luna.

Consultados por Milenio, tanto Gil como Lozano negaron cualquier irregularidad. “Están corrompiendo el debido proceso y esto genera responsabilidades administrativas y penales, los ciudadanos en un estado de leyes tenemos el derecho a que nuestra información no esté ventilándose en los medios de comunicación, todo lo que quieran en procedimientos jurídicos pero no la información para alimentar espectáculos mediáticos”, dijo Gil.
Por su parte, Lozano dejó en claro: “no veo qué puedan encontrarme” e insistió en que está dispuesto a entregar la información que se le solicite. “Yo estoy tranquilo y actos de corrupción en mi vida, me han buscado por debajo de las piedras durante años porque soy muy bravo”.

SALIERON LOS NOMBRES

La UIF comenzó a investigar a los expanistas debido a que el pasado 24 de julio, Emilio Lozoya Austin declarara ante autoridades federales que dio 52 millones 380 mil pesos en sobornos a legisladores del Partido Acción Nacional (PAN), para que aprobaran las reformas impulsadas por el acuerdo político Pacto por México.

De acuerdo con información de Abel Barajas y Claudia Guerrero para el diario Reforma, fue el entonces Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, líder de la estrategia junto con el expresidente Enrique Peña Nieto, quien le pidió a Lozoya enviar 6.8 millones de pesos a Ricardo Anaya Cortés.

De acuerdo con otras filtraciones, muchos de los panistas sobornados eran cercados a Felipe Calderón Hinojosa. El expresidente tuvo un fuerte control de Acción Nacional hasta que dejó el mandato, de tan manera que logró colocar familiares y amigos en listas plurinominales en la renovación de los cuerpos legislativos. Pero los sobornos habrían sido en horizontal y sin distingos. Anaya, quien no era cercano a Calderón, se desempeñó como presidente de la Cámara de Diputados de 2013 a marzo de 2014, lapso en el que se llevó a cabo la discusión de la Reforma Energética. En mayo de 2014 asumió el cargo de secretario general del PAN.

Entre el 11 diciembre de 2013 y el 21 de abril de 2014, Lozoya envió más de 52 millones de pesos a los legisladores del PAN. Entre los nombres de los señalados destacan los exsenadores Ernesto Javier Cordero Arroyo y Salvador Vega Casillas. También fueron mencionados los actuales gobernadores de Querétaro y Tamaulipas, Francisco Domínguez Servién y Francisco García Cabeza de Vaca, respectivamente.

Otros de los destinatarios nombrados por Lozoya fueron Jorge Luis Lavalle Maury, expresidente de la Comisión de Administración del Senado, y Rafael Jesús Caraveo Opengo, exsecretario técnico de la misma, quien además estuvo implicado en la recepción del dinero.

Fuente: SinEmbargo

Comments are closed.