La patria como camposanto

0

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Alfredo Espinosa

Escribí en mi página de Facebook y en la estupenda de historia y gentes de Chihuahua, esta reflexión que nació después de ver esa extraordinaria reunión de las víctimas de la guerra contra el narco, con los candidatos a la presidencia de México:

Calderón dejó “la patria como un camposanto”. Las víctimas, con Sicilia, hablaron a los candidatos. Cada uno con el corazón desgarrado. Fue una lección estrujante.

No más sangre.

Y se desató una rica polémica. Las conversaciones en estos espacios suelen ser intensas, quizá porque son libres. Polémicas así le echamos de menos en otros medios de comunicación. Me parece importante publicarla en El Diario (con los respectivos permisos de sus autores).Jesús Antonio Clavé Con todo lo que admiro tu talento, simpatizo contigo y coincidimos en infinidad de temas, mi buen amigo, pero en ésta no estoy de acuerdo con el increíble Sicilia. ¿Por qué culpar sólo a Calderón de este mega problema? ¿Ese fue uno de los temas para debilitar al régimen supuestamente espurio que los rijosos de la extrema izquierda impusieron a fuerza de estar machacando? ¿Y Reyes Baeza, Patricio Martínez, Fernando Baeza, Barrio; Yarrington, los dos Duartes, Herrera, Godoy, Agúndez, Moreira, Villalnueva, Toledo Corro, Labastida, el mismo Peña Nieto, y casi todos los gobernadores y ex, y anteriores presidentes que permitieron que esto llegara a lo que hoy tenemos? Y no sólo eso, ¿y nosotros? Durante décadas hemos volteado la cara en lugar de enfrentar a los malos políticos sin hacer causa común contra la corrupción de gobierno; hemos consumido piratería, dado mordidas, participado con el problema de los autos chuecos y hemos participado en la corrupción. En el caso de la “guerra de Calderón” si los gobernadores en lugar de estar coludidos con el narco y participar en contra de las fuerzas de la nación, hubieran cerrado filas con el presidente, desde hace buen rato eso ya hubiera acabado y habría orden.

El camposanto Alfredo, es de todos, comienza con Calderón pero que definitivamente no es el único culpable, sigue con los gobernadores, legisladores y funcionarios y acaba con nosotros. Ni modo hay que asumir nuestras culpas y de allí rectificar y participar como lo haces tú en tu campo y yo en el mío junto con tantos otros que están en la línea del cambio para bien.

Silvia Olivares También difiero en eso de que fue Calderón….la seguridad inicia en nuestras casas…es la educación en las familias lo que falló.

Jesús Antonio Clavé ¡Absolutamente! Sostengo la tesis de que por años con nuestras pequeñas acciones (la mordida al tránsito, en la aduana, al juez, …) enseñamos a nuestros hijos a burlar la ley. Si se quiere de una manera -digamos- venial, pero burlar la ley al fin de cuentas

Víctor Orozco ¿Pero entonces los datos duros? Ésos que no dicen por ejemplo que: 1. Desde 2007 en adelante se multiplicaron por 10 o quince veces las muertes violentas y el resto de los delitos.

Jesús Antonio Clavé No entiendo la pregunta Víctor pero insisto: los muertos no son culpa única de lo que la izquierda rijosa y poco objetiva de este país le dio por llamar “la Guerra de Calderón” en todo el país hay cientos de muertos que ya se daban por la pugna entre bandas, quizá no tenían tanta difusión como ahora que es tema terriblemente cotidiano. Hay otros que son asunto meramente estatal, pasionales, por asaltos, entre borrachos y delincuentes comunes, los secuestradores, extorsionadores… y que se dan desde antes de Fernando Baeza y que al irse corrompiendo cada vez mas la justicia en Chihuahua (y de los demás estados) al grado de impunidad que hoy se vive particularmente en Chihuahua, son responsabilidad de los estados y no federales, pero que los gobernadores con tal de esconder su estulticia y falta de compromiso con la sociedad que les da de mamar se los achaca a la Federación.

Víctor Orozco ‎2. Que en la misma proporción ha crecido el número de policías, así como el personal de la PGR. 3. Que en Ciudad Juárez (tomado sólo como ejemplo de lo que ocurre en el resto del país) el apogeo de la violencia y de los delitos se produjo cuando más policías federales han estado en la ciudad. ¿En todo ello no tiene FCH ninguna responsabilidad? ¿No es él quien ejecutó (aunque no se si diseñó) toda esta estrategia?

Ni por asomo debemos excluir de la responsabilidad a los gobernadores, pero es evidente que las decisiones políticas fundamentales, que el grueso de los recursos económicos y humanos los tiene el Gobierno federal, quien dispone también de la información completa. No, so pena de caer en el absurdo de que la sociedad tiene la culpa, como si los hombres y mujeres que nos dedicamos a trabajar, contáramos con todo el aparato polciaco, con las armas y con los instrumentos diversos del Estado, sólo en esta aberración podemos exculpar al actual presidente de la República de este baño de sangre y de esta ola de inseguridad pública que tiene encerrados en sus casas o presas del temor a millones de mexicanos y a otros en el extranjero o fuera de sus regiones. Comparto contigo la idea Alfredo.

Silvia Olivares Entonces…la delincuencia, las malas costumbres, la mala educación, el que los jóvenes digan palabrotas sin importar quien esté, el libertinaje de las y los muchachos…todo eso es culpa de Calderón? digo, porque si es así me voy y le pongo unas nalgadas inmediatamente!!! Y como al que tengo más cerca es al “gober” a él le doy de patadas!!! ahí nomás, así de pasadita jajajaja, no Víctor Orozco con todo respeto y sin afán de agredirlo no creo que todo sea culpa de la autoridad, es que hemos fallado como adultos al enseñarles valores a los jóvenes, porque en aras de la “tolerancia” hemos permitido muchas cosas que a nosotros jamás nos permitieron, porque ahora se ven como normales cosas que para nosotros eran aberrantes, por permitir una cultura deshumanizante, por aceptar una programación televisiva degradante, inmoral e idiotizante, por dar mordidas…

Jesús Antonio Clavé Sí, Calderón tiene cierta responsabilidad, junto con algunos de sus funcionarios eso es indiscutible. ¡Pero! no es el ÚNICO insisto y es muy peligroso lo que se hace de culpar al Gobierno federal de todos los males de este país porque ni se manejan solos ni están solos. Las ejecuciones entre el hampa que son los más crecieron por la misma guerra que se desató entre ellos por el control de la plaza, por el mismo control que se quiso imponer para no dejar a la sociedad en manos del mismo hampa y de los gobiernos coludidos, es de todos conocidos. También incide y en buena medida el control férreo de la frontera que los EU hace para detener el flujo de droga a su país. Así como también inciden la falta de valores morales y civiles, la carencia de un posible futuro promisorio entre ciertos sectores de la sociedad, la globalización económica, la desintegración familiar, la falta de trabajo….

Los gobiernos a mi ver tienen mucha más culpa pues son los primeros responsables de nuestra seguridad y de que la justicia exista. Pero en lugar de eso son los primeros en coludirse y venderse a los cárteles, lo hemos visto se sabe… si de algo se le puede culpar es de no haberle exigido a los gobernantes que cumplieran con su parte en poner orden en sus estados, en sus ciudades. Doble contra sencillo a que quien quede en la presidencia no podrá hacer menos so pena de que esto se ponga peor. El discurso de -voy a acabar con la violencia- es muy bonito pero demagogo y bobalicón. Esa es mi muy respetable opinión. Espero sinceramente que el próximo presidente me cierre la boca, pero lo dudo.

Silvia Olivares Ojalá Sr. Clavé, ojalá y nos cierren la boca, pienso en buena parte como usted.

Jesús Antonio Clavé te juro que con absoluta sinceridad: ojalá me cierren la boca. Yo por lo pronto NO estoy encerrado en mi casa, grito y exijo aunque reconozco que a veces se me pasa la mano y hasta a veces he errado. Propongo, participo, me muevo, hablo, opino… por mi no quedará. Hoy por hoy yo soy el número 134 con la esperanza de vivir mis siguientes cuarenta años en santa paz y en un mejor país.

Reidezel Mendoza Soriano Es más fácil echarle la culpa a una sola persona, que asumir nuestra responsabilidad….todos tenemos parte de culpa en lo que pasa en este país….

Víctor Orozco Pues esperemos, aunque también lo dudo. No, no todo es culpa de Calderón. Pero, él representa a la cabeza del estado mexicano. Y claro que no es de suma ignorancia o de mal fe atribuirle la principal de las responsabilidades. Lejos de ello, quienes se han preocupado por documentar los hechos, por acreditarlos con pruebas, provienen de instituciones internacionales, de espacios académicos, muy lejos de la ignorancia y la mayor parte sin compromisos políticos. Nada ganamos los mexicanos con rasgarnos las vestiduras y autoculparnos. Los gobiernos se mejoran sólo allí donde los ciudadanos son capaces de exigir cuentas y atribuir responsabilidades, al margen de las simpatías ideológicas. Son gobernadores, generales, mandos militares y de la policía, altos funcionarios federales, locales y municipales quienes se han coludido con la delincuencia o la han dejado pasar por omisión. Todos ellos tienen responsabilidades políticas, penales, administrativas, en diversos rangos y grados. El principal es Felipe Calderón Hinojosa.

Alfredo Espinosa Según entiendo hay varias posiciones en esta discusión: La primera es que la responsabilidad de lo que sucede con este país, es de todos: autoridades y sociedad y no sólo del Ejecutivo federal. No creo que haya duda de este acierto; sin embargo creo que no puede ser de la misma dimensión la responsabilidad de los ciudadanos, a la del Ejecutivo que sin planearlo nos lanzó a una guerra que, según mi opinión, debió comenzar con desmantelar la trama financiera del narco poniéndole más inteligencia que balas.

Desde hace mucho la política está secuestrada por los partidos políticos que funcionan como hampones. Yo, como muchos ciudadanos comunes, me ha preguntado cómo hacer para cambiar esta situación, y por supuesto que cada quien debe poner su grano de arena en casa, con nuestros hijos, en la escuela, en nuestros trabajos, pero -y ahora deseo referirme a la segunda posición- alguna falla a ese nivel es mínima en relación a una falla en las decisiones de los altos funcionarios. Aunque algunos de nosotros cumplamos – o intentemos hacerlo- a nivel doméstico no nos salvamos de las condiciones sociales que se generan por actuaciones de los gobiernos, principalmente federales y estatales. Esas condiciones sociales intervienen desfavorablemente en nuestras vidas. Y en el deterioro de la vida social, claro que son responsables los políticos que responden no a necesidades o aspiraciones ciudadanas, sino obedecen a una trama financiera que los beneficia económica e ideológicamente. Calderón es presidente que actúa y piensa de acuerdo a un guión escrito con la mano derecha que concibe la supremacía de unos cuantos y la desgracia de las mayorías; en eso también coincide con el PRI. Existe en ello una perversión y una psicología del desalmado

Jesús Antonio Clavé Absolutamente! y sí, una buena parte nos corresponde al educar alumnos, hijos, empleados subalternos… y comprometernos con lo que nos toca.

Alfredo Espinosa Creo que nuestra responsabilidad, es hacer lo que nos corresponda a nivel doméstico, pero también intentar desactivar esas fuerzas políticas que se nos han subido a los hombros y han impedido que México sea un país menos inequitativo y que juntos logremos reparar el tejido social que para los políticos es solo una frase en sus discursos.

Olga Alicia Aragón Castillo Recordé a los viejos regímenes priistas, sobre todo al sexenio de LEA, cuando se acuñó aquella frase de “la corrupción somos todos”, y entonces resultaba tan culpable el ciudadano que pagaba una “mordida” al agente de tránsito para evitar una infracción, como los corruptísimos empresarios que hicieron negocios a la sombra del poder aprovechado tráfico de influencias e información privilegiada, así como los políticos no menos corruptos que se robaron millonadas.

Ahora resulta que nosotros somos los culpables de los asesinatos, secuestros y desapariciones forzadas que han sufrido muchos de nuestros seres queridos, de nuestros amigos y compañeros caídos en esta sexenio que aún está bajo sospecha porque habiendo declarado la guerra frontal al narcotráfico, con el sangriento saldo aún inconcluso de más de 60 mil muertes, le es imposible explicar porqué no ha disminuido en un gramo el tráfico de drogas ni han perdido un centavo las ganancias estratosféricas de este ilícito negocio; porqué en este sexenio en que el “valiente” Calderón le declaró la guerra al crimen organizado, el cártel del Chapo Guzmán, el capo que se le “escapó” de la cárcel hace doce años a Vicente Fox, se convirtió en el sexenio del calderonato en uno de los hombres más ricos y poderosos del planeta, a grado tal que forma parte de la lista de magnates publicada cada año por la revista Forbes.

Reidezel Mendoza Soriano Definitivamente mucho han tenido que ver los medios de comunicación, electrónicos e impresos, en la descomposición social que padecemos, sin duda. No hay respeto por la vida y la dignidad humana.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

ALFREDO ESPINOSA
Narrador, poeta y ensayista.
Su más reciente novela es:
Territorios impunes (UACJ, 2011)

Comentarios:
aespinosadr@hotmail.com
www.alfredoespinosa.com.mx

Comentarios

Skip to toolbar