La nueva crisis de los niños que llegan solos por la frontera

0

Un año después del dramático arribo a EE. UU. de niños solos por la frontera de México, la cifra de menores que llegan a territorio estadounidense ha disminuido, pero la crisis no ha terminado, simplemente el drama ha cambiado.

La nueva realidad se vive en las cortes de inmigración, repletas de niños solos que no tienen abogados que los representen ni jueces que escuchen sus casos. Miles de menores, que carecen de representación legal, están enfrentando la deportación, de acuerdo con una investigación del periódico New York Times.

“La situación en el pasado verano estuvo caracterizada por un sistema de inmigración que demostró no funcionar y que se dirigía al camino incorrecto. La actual crisis no es de inmigración, es de refugiados”, dijo Wendy Young, presidenta de Kids in Need of Defense, un grupo nacional que aboga por los derechos de los inmigrantes.

De acuerdo con la Patrulla Fronteriza, alrededor de 84 mil niños fueron detenidos en la frontera sur durante el año fiscal de 2014 y los primeros meses del 2015.

De los 79,088 casos de niños solos que a los que se les había iniciado el proceso de evaluación migratoria por las autoridades estadounidenses, 15,207 ya tienen orden de deportación, informó el Migration Policy Institute, un grupo de investigación no partidista con sede en Washington D.C.

Al abogado Wilfredo Allen –quien lleva años trabajando litigios de inmigrantes centroamericanos y de menores que llegan a Estados Unidos sin sus padres– este nuevo panorama no le sorprende.

“La culpa es que EE. UU. no entiende lo que está pasando en América Central. ¿Por qué están escapando de Honduras y El Salvador? ¿Por qué el número de jóvenes asesinados en esos países? No se van los hijos de las élites, son los de gente pobre. Ir al colegio es una guerra, porque a una niña la pueden violar, a otros los asaltan y matan por nada, si los delincuentes saben que tus padres viven en Estados Unidos, aunque sus padres limpien pisos en Estados Unidos, ya eres un foco para la delincuencia”, dijo Allen a HuffPost Voces.

“Muchos de estos niños asumo que no podrán regresar, o tal vez a la mayoría no los regresarán. Si tú eres menor de 18 años, y te encuentras que fuiste abandonado y demuestras que estás abandonado, entras en las vías de la adopción y en un posible camino a la residencia”, precisó el abogado.

A solo un pequeño porcentaje de niños se les ha otorgado asilo político. Una gran mayoría está esperando un “perdón” para evitar la deportación al aplicar por unestatus especial de protección juvenil, según las autoridades federales.

El asunto migratorio y el arribo de inmigrantes indocumentados a través de las zonas fronterizas es un tema de debate y conflicto entre los precandidatos republicanos y demócratas con vistas a las elecciones presidenciales de 2016.

En una visita a la frontera con México, el aspirante a la candidatura republicana, Jeb Bush, criticó principalmente el plan de inmigración de su contrincante Donald Trump, del que afirmó no es realista y sí muy costoso.

El exgobernador de Florida dijo a la prensa que Trump debería leer su libro “Immigration Wars” (Guerras de Inmigración) si quiere aprender cómo enfrentar la inmigración ilegal.

Trump ha propuesto la construcción de una valla fronteriza enorme, la expulsión de las 11 millones de personas que se calcula viven sin permiso en Estados Unidos y que después se permita el regreso de los inmigrantes “buenos” y “con talento”.

Ese plan “no tiene sustento en la realidad” y sería muy costoso, declaró Bush, quien afirmó que es necesaria una “estrategia mucho mejor que construir una cerca” para enfrentar la complejidad del inoperante sistema de inmigración de Estados Unidos. Trump criticó así la declaración previa de Bush de que las personas vienen a Estados Unidos por amor a sus familias y el deseo de darles una vida mejor”. “Yo estuve en la frontera”, afirmó Trump. “Es una cosa hostil, difícil”.

El verano pasado, el presidente Barack Obama declaró que en la frontera México – EE. UU. se vivía una crisis por el arribo de niños solos. Los centros de detención de Texas no daban abasto con la llegada de los menores, por lo que el Departamento Federal de Seguridad Nacional tuvo que abrir refugios de emergencia.

Fuente: Huffington Post

Comentarios

Skip to toolbar