La batalla por el agua en el Valle de Mexicali

0

En Baja California, un estado árido con hasta 50 grados de temperatura y largas temporadas de sequía, sus habitantes han enfrentado escasez de agua en las últimas seis décadas. Alimentados por el Acueducto Río Colorado-Tijuana, en la zona de la costa de Tijuana, Ensenada, Tecate y Plaza Rosarito se debe a la falta de lluvia y la sobrepoblación, y en el Valle de Mexicali, donde hay, es por el mal manejo de las autoridades gubernamentales y de la sociedad de usuarios rurales en el caso de los 27 módulos de riego para cosechas, han dicho investigadores locales y activistas afectados.

Por Dulce Olvera/ SinEmbargo

En esa entidad norteña viven 3 millones 499 mil personas. En Tijuana hay un millón 693 mil 494; en la capital Mexicali, un millón 14 mil 987; en Ensenada, el municipio más extenso del país, 569 mil 425; en Tecate, 110 mil 870; y en Playa Rosarito, 110 mil 698. El 65 por ciento de los mantos acuíferos están sobreexplotados y el Inegi prevé que para el 2030 serán el doble de población y se disparará el consumo humano y urbano seis veces más.

“El agua en Tijuana, que es un clima mediterráneo, es por tandeos ya; están sufriendo el cambio climático. Nada más pueden lavar ropa dos días a la semana de 1 a 5 de la mañana. En Ensenada también y solo tienen agua dos días de mala calidad. Tienen que dejar la cubeta debajo de la llave para que se llene por gotitas. En San Quintín, delegación de Ensenada, está más crítica la situación. En Tecate ya se empezó con los tandeos de agua cada ciertos días y horas. Es un serio problema en un estado declarado árido”, aseguró Rigoberto Campos del comité En Defensa del Agua.

“Es una triste y pobre calidad de vida. Si alguien no lavó en la madrugada cierto día de la semana ya se quedó con toda su ropa sucia. Los baños están resentidos y todas las tareas del hogar. Ya no se puede planear. Se le está dando prioridad al uso industrial en vez de al humano”, dijo.

El problema, recordó, data cuando en el Valle de Mexicali en 1955 se publicó en el Diario Oficial de la Federación un padrón congelado porque ya no alcanzaban los volúmenes de agua para más extensión de cultivos. El 30 de agosto de 1965 se publicó una veda rígida donde se prohibió toda nueva perforación de pozos y nuevas concesiones porque el acuífero del Valle de Mexicali estaba en peligro de ser sobreexplotado. Pero las medidas no se cumplieron. 50 años después, en abril de 2015, se volvió a publicar en el Diario Oficial sobre un acuífero sobreexplotado por una recarga negativa de 400 millones de metros cúbicos y hasta hoy no hay una medida de investigación.

Milton Castellanos, de Mexicali Consciente, afirmó que por el lado de la zona de la costa del Pacífico hay escasez. En la parte sur de Ensenada incluso es “crítica” en el consumo humano, y en Playa de Rosarito hay gente a la que ya no se le puede administrar el líquido. “Por una parte hay una crisis porque ha bajado el recurso de las fuentes porque no ha llovido, hay largas temporadas de sequía y los pozos se han abatido. También ha crecido mucho la población: en esa región tenemos el índice de crecimiento de población de los más grandes del país. Todos ellos demandan servicios públicos, principalmente el agua”, explicó.

Ambientalistas y ejidatarios de la región, de los colectivos como Mexicali Resiste, Baja California Resiste y el Comité en Defensa del Agua, han denunciado ante diversos foros nacionales e internaciones que la “construcción con licitaciones irregulares y Constellation Brands, empresa cervecera, en obra en esta ciudad, y que abastecerá al mercado estadounidense” traerá más escasez de agua en la región. Foto: Tercero Díaz, Cuartoscuro

El ingeniero del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y habitante de Baja California, Témoc Ávila Hernández, expuso que los del municipio Ensenada son los que no tienen agua. Sin embargo, afirmó, es porque no hay infraestructura para trasladarla del Acueducto Río Colorado-Tijuana. Por ello le ha propuesto al Presidente municipal Marco Antonio Novelo Osuna usar los 500 millones de pesos de recursos públicos que se usarían para el Acueducto de 47.5 kilómetros que la cervecera Constellation Brands emplearía antes de ser cancelada por un Tribunal Federal ante movilización ciudadana.

Ávila documentó, basado en datos de la Comisión Estatal del Agua, que la oferta total de agua que hay en la zona costa es de 217.84 millones de metros cúbicos anuales (181.9 millones de metros cúbicos del Acueducto Río Colorado y 35.88 millones de pozos), menos el consumo de 160.5 millones cúbicos anuales en todas las ciudades, resulta que la oferta excedente es de 57.3 millones de metros cúbicos de agua anual.

“No necesitamos más volúmenes de agua en la zona costa”, afirmó el investigador. “Esa agua probablemente ya se está mandando a Estados Unidos”, agregó, “específicamente a San Diego”.

El Gobierno del estado, encabezado por el panista Francisco Vega de la Madrid, firmó un contrato con la empresa española Consolidated Water, que tiene su sede en Islas Caimán, y NSC Agua para una planta desalinizadora en Playa de Rosarito por la que pagarán 83 mil millones de pesos durante 37 años. El documento dice que durante la apertura de la segunda fase se le entregará agua dulce a la ciudad de San Diego.

“La planta de Rosarito no se justifica porque todavía traemos agua disponible para los próximos 12 años”, expuso.

La capacidad de la desalinizadora de Playa de Rosarito es de 2.2 metros cúbicos por segundo durante la primera fase y otros 2.2 metros cúbicos por segundo de agua en la segunda fase, un total de 4.4 metros cúbicos por segundo. Esa agua, comparó Ávila Hernández, es toda la que se requiere en la ciudad de Tijuana y Rosarito.

Sin embargo, también existe la versión de que será planta desaladora (quitar alas de ave o salmón), según una declaración del Secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano del estado, Manuel Guevara, quien ya renunció.

De ser así, “el agua que entregarán, por ser una desaladora y no desalinizadora, la darán salada. El contrato ya firmado dice que tiene que ser comprada esa agua por la Comisión Estatal de Servicios Públicos (CESP) de Tijuana. Seguiremos bombeando agua del Río Colorado hacia la planta del Florido y de ahí seguramente le vamos a entregar el agua dulce al municipio de San Diego y Tijuana se va a quedar con el agua saladita a un costo además altísimo”, aseguró el ingeniero Témoc Ávila.

La CESP de Tijuana está pagando el metro cúbico de agua a 28 centavos, pero cuando ya deba comprarla a la desalinizadora o desaladora de Playa Rosarito será a 12 pesos con 92 centavos cuando estén las dos fases, un incremento de tarifa para el pueblo de Tijuana de 4 mil 600 por ciento más cara, añadió.

EL DESORDEN EN MEXICALI

En el Valle de Mexicali no se tiene problema de escasez, sino “mala” administración del agua y “desorden” pese a contar con una cuota tanto del Río Colorado como del subsuelo que hay en una cuenca hidrológica muy grande, aseguró Milton Castellanos, de Mexicali Consciente.

“El gobierno desde sus diferentes instancias (Comisión Estatal del Agua, Comisión Internacional de Límites y Aguas, y la Comisión Estatal de Servicios Públicos) tiene responsabilidad en este mal manejo y derroche. Cometen mucho desorden y derroche. Se calcula que más de medio millón 500 mil metros cúbicos se tiran al mar”, aseguró el Doctor Milton.

Pero la responsabilidad también es de los más de 14 mil usuarios rurales con derecho a administrar los 27 módulos de riego, cuyo desorden ha provocado pérdidas de cosechas.

Modesto Ortega, ex director de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali, y quien fue despedido de su cargo durante el gobierno de Francisco Vega de la Madrid por oponerse a la construcción de un acueducto para la cervecera Constellation Brands, dijo a la agencia Cuartoscuro que el crecimiento poblacional e industrial desmedido en Tijuana ha provocado que algunos módulos de riego vendan ilegalmente una mayor cantidad de agua que la establecida al municipio. Esta venta ilegal de agua ha dejado sin agua a muchos ejidatarios causándoles pérdidas año con año en sus ganancias.

Los módulos de riego son administrados por los usuarios particulares rurales, pero “tienen un desorden, hay abusos y corrupción”, dijo en entrevista Milton Castellanos, de Mexicali Consciente. “No hay un sistema confiable de medición de lo que se extrae, salvo en los pozos que pasa por bombas. Todos tienen derecho a regar determinado número de hectáreas, pero algunos riegan por inundación, sistemas de asperción y otros por goteo. Nunca se sabe exactamente cuánta agua utilizan, se mide por observación. Unos se sirven con la cuchara grande”.

Sobre ello, el ingeniero Témoc Ávila Hernández dijo que el Secretario de Desarrollo Agropecuario estatal, Manuel Valladolid, dijo que hay agricultores que tenían un permiso de riego para 20 hectáreas de trigo, pero estaban sembrando casi mil hectáreas de alfalfa.

“En Mexicali tenemos 34 mil 958 hectáreas que se siembran de alfalfa. Si esas se sembraran con trigo, tendría que usar 409 millones de metros cúbicos de agua anual, pero al hacerlo con alfalfa se gastan 600 millones de metros cúbicos anuales de agua. Traemos un excedente sin autorización de 252 millones de metros cúbicos de agua anual y ahí alguien está dejando de recibir agua. Ahorita traemos 27 mil hectáreas que no se están sembrando en el Valle de Mexicali por falta de agua”, afirmó.

Para Milton Castellanos, de Mexicali Consciente, el problema es de programación o “abusos” en la disposición de agua. “Hay periodos en que se superponen unas con otras. No se ha terminado de levantar la cosecha de invierno para empezar a regar las siembras que se levantan en verano. En esas temporadas se tiene que ser muy cuidadoso para administrar y suministrar el agua. Echas a perder a alguien que quiera sembrar o alguien que quiere dar el último riego”.

AGUA PARA LA CERVECERA

Ante el desabasto de agua en la zona costera, organizaciones civiles como Mexicali Resiste o Baja California Resiste se han manifestado y en la ruta jurídica interpusieron una demanda contra el cambio del uso de suelo y cambio de construcción en el Tribunal de Justicia Amnistrativa. También cuentan con un amparo en el juzgado sexto del distrito de Meixcalo contra las tres fuentes de agua que busca la cervecera Constellation Brands (pozos profundos y agua del Río Colorado para uso agrícola).

“[La respuesta del Gobierno estatal] ha sido nula, por el contrario llegó el Gobierno federal muy amenazante por parte de ña Secretaría de Gobernación [respecto a]que tenían que apoyar toda inversión extranjera independientemente de si tuvieran permisos o no. Estamos en una lucha frontal contra los tres órdenes de Gobierno”, afirmó el activista Rigoberto Campos.

“[El Gobernador] ‘Kiko’ Vega anda en actos de corrupción: autorizó el acueducto para conectarse de Villa Hermosa-Choropos sin los permisos. Fue cuando lo bloqueamos y nos fuimos al amparo y cancelaron los contratos. La cervecera [Constellatiom] empezó a construir sin la manifestación de impacto ambiental. Se vio beneficiado en la venta de terrenos y otorgamiento de licencias”, dijo.

El 16 de enero pasado, policías municipales, estatales y ministeriales se enfrentaron con manifestantes de Mexicali, luego de que trabajadores de la planta Constellation Brands intentaran comenzar trabajos en la construcción de un ducto de agua a la planta cervecera y fueran impedidos por los opositores. El saldo fue de cinco personas detenidas y múltiples lesionados por golpes de piedras. Foto: Víctor Medina, Cuartoscuro

Respecto a los efectos al ecosistema, en enero de 2017 interpusieron una demanda en la Comisión Estatal de Derechos Humanos que se turnó a la Nacional fundada en que el derecho a un medio ambiente sano y equilibrado. “El abatimiento del acuífero con esa batería de 40 pozos que pretende perforar la Constellation nos dañaba a nosotros para llevar una vida digna en el Valle de Mexicali y en el estado”, acusó Campos.

“En Mexicali no hay aún escasez, pero la Constellation va empezar a reflejarse en la baja presión en las colonias y muy posiblemente al siguiente año de operación de la cervecera vamos a entrar en tandeo también. El agua que había de reserva para la ciudad se la está llevando Constellation Brands”, agregó el activista.

El ingeniero Témoc Ávila Hernández documentó que la empresa Constellation Brand, que usará 7 millones de metros cúbicos anuales de agua, es la primera de todo un parque industrial y comercial que se está construyendo en Mexicali llamado Gateway. Traerán empresas del ramo de alimentos y bebidas que consumirán 20 millones de metros cúbicos en total. La operación se prevé que arrancque en 2019. El negocio es de 5.7 billones de dólares y producirán 15.3 millones de latas diarias de cerveza de 355 mililitros.

“En la documentación que el Gobernador Francisco Vega mandó al Congreso del estado en 2016 se especifica que exigen al gobierno estatal que les garantice 20 millones de metros cúbicos de agua anual. El agua que se iba a entregar eran 36.5 millones considerando los 16.5 millones del acueducto cancelado”, dijo.

A cambio del agua, al año cuesta 56.51 millones de dólares, pero la empresa quería pagar 14.9 millones de dólares una sola vez para comprar los derechos del distrito de riego de los módulos, expuso Ávila. agregó que “también hay algo turbio” en un descuento a todo el parque industrial. Debería de pagar 91 millones de pesos mensuales de agua, pero el gobierno del estado sacó un decreto el 23 de junio del 2017 donde dice que les descontará de 54 pesos con 85 centavos el metro cúbico a 19 pesos 55 centavos, por lo que pagará 32 millones de pesos y se ahorrará 58 millones de pesos cada mes y 600 millones de pesos anuales, un 60 por ciento de los ingresos totales de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali, dimensionó el investigador del IPN.

Milton Castellanos, de Mexicali Consiente, explicó que hay un debate. “Hay quienes desde la investigación científica y la docencia sostienen que puede haber una y más Constellation Brands porque no hay peligro. Sin embargo, hay una movilización social cuya bandera de lucha es que la cervecera se va a acabar el agua de Mexicali, lo cual no puede sostenerse razonablemente. Tenemos disponibilidad del Río Colorado por mil 830 millones de metros cúbicos y además más de 700 millones de metros cúbicos que tenemos del subsuelo, es decir, una disponibilidad de 2 mil 500 millones de metros cúbicos y Constellation (más el parque industrial) podría utilizar 20 millones de metros cúbicos; esa es la proporción”, dijo basado en sus datos.

El Lago de los Patos, en la mesa arenosa de Mexicali, que recibía cientos de aves migrantes de Canadá, se ha secado provocando cambios en los ecosistemas. El sector agricultor de BC se opone a la construcción de la planta cervecera Constellation Brands en la zona, ya que la transnacional consumiría unos 20 millones cúbicos de agua al año –el doble que en Ensenada, municipio que consume 9 millones anuales–. Agricultores aseguran que les quitará el agua de sus cosechas para fabricar cerveza para EU. Foto: Tercero Díaz, Cuartoscuro

Rigoberto Campos, activista del comité en Defensa del Agua, contó que en el Valle de Mexicali se podían sembrar más de 300 mil hectáreas y ahorita solo 176 mil hectáreas.

“Cada año batallamos con completar los riegos y los cultivos. Tenemos problemas para el último y quinto riego del trigo, para el penúltimo y último riego del algodón y en el siguiente mes tendremos problemas de agua cuando se empalma los cultivos de alfalfa, algodón y trigo. El año pasado se desecharon 3 mil hectáreas de alfalfa porque no hubo el tiempo: se esperaron hasta 50 días para el agua a 50 grados que teníamos de calo. Tenemos escasez de agua para poder terminar bien los cultivos y se refleja en malos rendimientos. Los costos de operación ya son poco recuperables”, determinó.

“Estamos motivado todas nuestras demandas de que no puede hacerse el cambio del uso agrícola del agua para el industrial porque la ley es muy clara: primero tiene que satisfacer el humano, el agrícola y luego ya el industrial. El de la cervecera incluso no va a transformar materia prima con el agua, sino que al importar la malta solo van a maquilar y revolver agua. Llamamos a los módulos de riego a que primero tienen que satisfacer la superficie cultivable y luego ver otro uso”

“Estamos en sequía extrema. En Mexicali nunca nos llueve en el año. Tenemos una precipitación máxima de 50 centímetros al año. La recarga de los acuíferos es con el agua de los mismos cultivos que regresa en un 65 por ciento. No hay infraestructura para recargar los acuíferos ni sanear la sobrexplotación. Inegi nos dice que para el 2030 vamos a ser el doble de población y se dispara el consumo humano y urbano seis veces más”.

Fuente: SinEmbargo

Comentarios