¿Juárez debe pagar la deuda del DF?

0

Por José Pérez-Espino

Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard endeudaron al Distrito Federal por más de 40 mil millones de pesos de 1997 a la fecha. Ahora, los perredistas no quieren pagar y proponen que los pasivos los absorba el Gobierno Federal.

En otras palabras: que los contribuyentes de todo el país paguen las deudas del DF.

La deuda es aparte de la inversión directa del Gobierno Federal en la capital del país, como los 13 mil 700 millones de pesos que puso la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para la Línea 12 del Metro que tanto presume Ebrard en estos días.

Desde luego, la intención es un despropósito que exhibe la ligereza en el manejo de los recursos públicos y en la contratación de deuda pública por parte de la mayoría de los gobiernos estatales.

El senador perredista por Michoacán, Raúl Morón Orozco, fue el encargado de plantear el tema del Fobaproa perredista. Presentó una proposición con Punto de Acuerdo para exhortar al titular del Ejecutivo Federal “a instrumentar las medidas presupuestarias fiscales y financieras necesarias para que la federación subrogue la deuda pública financiera y no financiera de los Estados y Municipios registrada al año 2012”.

La propuesta, leída ante el pleno de la Cámara de Senadores el martes 18 de septiembre, se turnó a la Comisión de Hacienda y Crédito Público que, por cierto, no se ha instalado hasta la fecha.

El mismo día, pero en la Cámara de Diputados, el panista Guillermo Anaya Llamas presentó una iniciativa de reforma constitucional para incluir reglas para el endeudamiento responsable de las entidades federativas y de los municipios y evitar situaciones como la actual, que han derivado en crisis que ponen en riesgo a las próximas generaciones.

El caso del DF es emblemático porque ilustra el manejo irresponsable en la contratación de deuda pública sin que los medios del centro del país se ocupen de la gravedad del tema. A López Obrador y a Ebrard no les gusta rendir cuentas y tampoco que se les cuestione por el manejo del erario.

En 1997, cuando Cuauhtémoc Cárdenas asumió la jefatura de Gobierno, la deuda pública del DF era de11 mil 789 millones de pesos. Al terminar el periodo de tres años (Cárdenas pidió licencia y dejó en su lugar a Rosario Robles), la deuda creció a 28 mil 718 millones de pesos.

En los cinco años que estuvo al frente del Gobierno del DF, Andrés Manuel López Obrador aumentó la deuda a 41 mil 439 millones de pesos, de acuerdo con un informe del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados.

En conclusión, López Obrador aumentó la deuda pública del DF en 12 mil 721 millones de pesos.

Marcelo Ebrard ha seguido la ruta del endeudamiento del DF. En abril de 2012, en un informe que entregó a la Cámara de Senadores, el Gobierno del Distrito Federal dio a conocer que la deuda pública subió a 52 mil 258 millones de pesos.

En otras palabras, Ebrard aumentó en 10 mil 819 millones de pesos la deuda que heredó de López Obrador. Los datos son oficiales.

En Michoacán la historia es parecida. En 2002, Lázaro Cárdenas Battel heredó una deuda estatal (del priista Víctor Manuel Tinoco Rubí) de 152.8 millones de pesos.

Pero el tema de las deudas estatales no estuvo en la agenda pública ni de los medios en varios años, así es que la contratación de créditos pasó inadvertida.

Así, Cárdenas concluyó su gestión y entregó la gobernación de Michoacán al también perredista Leonel Godoy Rangel. En marzo de 2011, la deuda michoacana era de 13 mil 381 millones de pesos.

En suma, entre Cárdenas Battel y Leonel Godoy Rangel aumentaron la deuda estatal en 13 mil 228 millones de pesos.

Eso explica la propuesta del senador michoacano Raúl Morón Orozco. Los perredistas se endeudaron, dejaron una crisis en el manejo de las finanzas estatales y ahora quieren que todos los mexicanos paguen por ese manejo irresponsable del dinero público.

Así está fácil gobernar.

 

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Textos anteriores de José Pérez-Espino en Hilo Directo:

Una ley de simulación, no de protección a periodistas

Joel González y el valor de denunciar

Cambiando el estigma de Juárez

Diputados indolentes

– Más textos de José Pérez-Espino, clic aquí.

Comentarios

Skip to toolbar