Gatopardismo en el gabinete de EPN, acusan PAN, Morena y PRD

0

Líderes de los partidos de la Revolución Democrática (PRD), Acción Nacional (PAN), y del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), criticaron los cambios hechos por el Presidente Enrique Peña Nieto a su Gabinete, pues sostuvieron que sólo se trató de un reacomodo político.

Carlos Navarrete Ruiz, dirigente nacional del PRD, dijo que los cambios hechos por el Presidente Enrique Peña a su Gabinete “son simple apariencia”.

A través de su cuenta de Twitter sostuvo que “pareciera que [Peña Nieto] juega con piezas de un ajedrez moviéndolas de un lugar a otro”.

“Es claro que los resultados del Gobierno Federal no son positivos, México requiere cambios de fondo que se reflejen en mejoras para el país”, sostuvo.

Mientras que el PRD, en un comunicado, aseguró los pasados resultados electorales y la presión social obligaron al titular del Ejecutivo a llevar a cabo los relevos en el Gabinete.

Sostuvo que no son los que se necesitan para dar solución a los problemas por los que atraviesa el país, pues tan sólo se trata  de un reacomodo “que no muestra la existencia de un proyecto distinto al que visiblemente está fracasando, por lo que ni siquiera alcanza el nivel de un relanzamiento de su Gobierno”.

Por el contrario, se trata  de un reacomodo del gabinete presidencial que no muestra la existencia de un proyecto distinto al que visiblemente está fracasando, por lo que ni siquiera alcanza el nivel de un relanzamiento de su Gobierno.

No obstante. Para el CEN del PRD no se trata de aquellos que necesita el país para dar solución a los problemas económicos, sociales y de seguridad por los que atraviesa. Por el contrario, se trata  de un reacomodo del gabinete presidencial que no muestra la existencia de un proyecto distinto al que visiblemente está fracasando, por lo que ni siquiera alcanza el nivel de un relanzamiento de su Gobierno.

Por su parte, el Vicepresidente de la mesa directiva del Senado, consideró que los cambios hechos por Peña Nieto responden a motivos políticos y electorales y no por la eficiencia del Gobierno. Criticó que es inexplicable el cambio de José Antonio Meade, pues sostuvo que el funcionario hacía un “buen papel” en el Secretaría de Relaciones Exteriores.

Además celebró la salida de Rosario Robles de la Sedesol, sin embargo lamentó que fuera movida a la Sedatu.

Por su parte, Andrés Manuel López Obrador, líder de Morena, indicó que ni siquiera se puede hablar de “gatopardismo” ante los cambios, porque sólo se saldrán del Gabinete el Secretario de Educación, Emilio Chuayffet, por motivos de salud, “y dos o tres secretarios segundones”.

De gira por el estado de Oaxaca, el ex candidato Presidencial subrayó que se quedaron en sus puestos el Secretario de Gobernación (Segob), Miguel Ángel Osorio, “y los demás miembros del gabinete de seguridad, quienes son responsables de la fuga de ‘El Chapo’”.

Dijo también, que en el Gabinete se quedan el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, “el estratega del fracaso económico, y el intocable Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes, zar de los contratos”.

En tanto, el presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya Cortés, afirmó que esa fuerza política exigirá resultados a los recién nombrados funcionarios por Peña Nieto.

Sin embargo, confió que además de los cambios en el Gabinete Presidencial haya un ejercicio serio de autocrítica, al ser entrevistado en el marco de la Reunión Permanente de la fracción del PAN en el Senado.

Para el Senador panista, Fernando Herrera Ávila, los cambios en el Gabinete “son incoherentes ante los graves problemas que enfrenta el país en materia económica, de inseguridad, combate a la corrupción y transparencia”.

“Es un simple reacomodo político que responde más a lealtades y no a capacidades y experiencia en las áreas encomendadas”, declaró el coordinador de los senadores del PAN.

Para Herrera, el Presidente “se quedó corto” y tal parece que no le preocupa lo que sucede en el país.

Calificó de incomprensibles los ajustes porque se dan al inicio de la segunda mitad de una Administración que enfrenta nuevos y acuciantes retos, en un contexto totalmente diferente de aquel con el que se inició.

El Gabinete necesita, afirmó, “una sacudida más fuerte frente a un entorno en que la economía no crece, los índices de inseguridad son preocupantes y la corrupción avanza sin control”.

“Además, observamos síntomas alarmantes con un dólar al alza, con reservas en dólares del Banco de México que cada día disminuyen, con índices de pobreza que van en aumento y un ingreso de las familias con tendencia a la baja”, expuso.

Ante esta situación, “el Presidente Peña Nieto simplemente aplicó la filosofía del gatopardismo (cambiar algo para que las cosas sigan igual), cuando debió evaluar con seriedad la eficiencia de su gabinete en todos los ámbitos”.

Fuente: Sin Embargo

Comentarios

Skip to toolbar