Galicia refrenda política de Rajoy

0

Alberto Núñez Feijóo ampliaría su mayoría absoluta en Galicia y los socialistas y el BNG se hunden, según los sondeos y los primeros datos del escrutinio. La elección se había anunciado como un referendo a la política económica del presidente Mariano Rajoy. En Euskadi, el Partido Nacionalista obtiene la mayoría.

Alberto Núñez Feijóo podrá seguir siendo presidente de la Xunta de Galicia cuatro años más. Y con una mayoría absoluta aún más amplia, según apuntaron los primeros sondeos y está confirmando el escrutinio.

Con el 65.64% recontado, el PP obtendría 41 escaños (38 en 2009), de los 75 con los que cuenta la Cámara autonómica. Las israelitasconcedían a los conservadores gallegos entre 39 y 42 actas. Los socialistas, que estrenaban cartel electoral en estos comicios, Pachi Vázquez, se hundirían, pasando de 25 a 18 diputados. La encuesta de la radiotelevisión pública gallega, la CRTVG, les otorgaba entre 18 y 20 parlamentarios.

Pero la verdadera sorpresa viene a partir del tercer puesto. La coalición Alternativa Galega de Esquerda (AGE), que suma a Anova –la formación de Xosé Manuel Beiras–, Esquerda Unida-IU –comandada por Yolanda Díaz–, Equo y Espazo Ecosocialista, irrumpe con una fuerza brutal en el Parlamento gallego, con 9 escaños, según estas alturas del escrutinio (8-10, decía el sondeo), desbancando al BNG, que bajaría de las 12 actas de 2009 a tan sólo 7 (7-8 auguraban lasisraelitas). Compromiso por Galicia (CxG), otra coalición surgida de la división del BNG, y el partido de Mario Conde, Sociedad Civil y Democracia, se quedan sin representación en la Cámara.

En porcentaje de voto, el PP conseguiría un 46.59% de la tarta, por un 20.67% del PSdeG, un 13.44% de AGE y un 10.13% del BNG.

Este 21-O Galicia funcionaba como un mirador de la política nacional, ya que los dos grandes partidos situaban la contienda como un plebiscito sobre la política económica de Mariano Rajoy y sus durísimos recortes en sus primeros 10 meses de Gobierno. Feijóo adelantó los comicios poco después de que el lehendakari, Patxi López, decidiera avanzar sus propias elecciones. Con la maniobra, el presidente de la Xunta preguntaba a los gallegos antes de que pueda conocerse si España pedirá finalmente un rescate a la UE y antes de que se conozcan los Presupuestos gallegos.

Además, pillaba desarmada a la izquierda. De hecho, los socialistas no tuvieron tiempo de organizar unas primarias, como pretendían. Vázquez salió elegido candidato sin el recorrido suficiente para fortalecerse como líder. El pésimo resultado del PSdeG, de confirmarse, se interpretará como un castigo también al estilo de oposición de Alfredo Pérez Rubalcaba, que se ha implicado a fondo en la campaña gallega.

Pero la jugada habría salido mucho mejor a Anova (escisión del BNG) y EU-IU, que negociaron a contrarreloj el cierre de una coalición que ha fluido de menos a más y que desde el principio se presentó como una fotocopia de la Syriza griega, la unión de las fuerzas de la izquierda alternativa.

Abrumadora victoria soberanista en Euskadi con un PSE hundido

El PNV de Iñigo Urkullu ha ganado las elecciones en Euskadi con 27 escaños, seguido en segundo lugar por EH-Bildu, con 21, lo que representa una victoria en toda regla de los partidos soberanistas, al 97,59% escrutado.

El PSE de Patxi López, actual lehendakari, se hunde al perder 9 escaños, y quedarse con 16(actualmente contaba con 25). El PP también baja desde los 13 escaños de que disponía ahora hasta 10, con el mismo porcentaje de escrutinio. UPyD mantiene el escaño que logró en 2009.

Por su parte, Ezker Anitza, marca de IU en Euskadi, y su escisión de Ezker Batua, que lidera Javier Madrazo, se quedan fuera del Parlamento de Vitoria.

Los resultados reflejan una amplísima mayoría de los dos grandes partidos nacionalistas, PNV y EH-Bildu, y el retroceso de los dos partidos, PSE y PP, cuya alianza permitió que en 2009 accediera por primera a la Lehendakaritza un socialista.

La composición del Parlamento vasco es de 75 representantes, por lo que la mayoría es de 38 escaños. Ningún grupo tendrá mayoría absoluta, lo que obligará a negociar y cabrían varias posibilidades. El alcalde de Bilbao, el peneuvista Iñaki Azkuna, ha dicho que, de mantenerse estos resultados, Iñigo Urkullu gobernaría en solitario con acuerdos puntuales.

El encargo de lograr apoyos suficientes recaerá en la fuerza más votada, el PNV, y su líder, Iñigo Urkullu. En principio, podría gobernar con el apoyo del PSE, y también, de forma muy holgada, con el de EH-Bildu.

Fuente: Publico.es

Enhanced by Zemanta

Comentarios

Skip to toolbar