Evo echa a España del manejo de luz

0

El presidente de Bolivia, Evo Morales, decretó este sábado la nacionalización de las empresas distribuidoras de electricidad de las ciudades de La Paz y Oruro, controladas por la compañía española Iberdrola. Antes, había sacado a corporativos españoles del manejo de hidrocarburos y el control del sistema de pensiones.

“Se dispone la nacionalización de la totalidad de las acciones que posee la Sociedad Iberbolivia de Inversiones Sociedad Anónima, en las empresas de electricidad de La Paz y de Luz y Fuerza de Oruro”, dijo Morales en un acto en el presidencial Palacio Quemado.

Iberdrola gerentaba las empresas distribuidoras de luz Electropaz en La Paz y Elfeo en Oruro.

“Nos vemos obligados a tomar esa medida para que las tarifas de servicio eléctrico sean equitativas en los departamentos de La Paz y Oruro y la calidad de servicio eléctrico sea uniforme en el área rural y urbana”, argumentó Morales.

El mandatario acotó que la medida “garantizará el derecho igualitario de los ciudadanos que viven en área rural, precautelando su economía con tarifas equitativas con un servicio de calidad uniforme”.

Morales, un indígena aymara de tendencia izquierdista, explicó que el servicio de luz era más caro para sectores rurales que urbanos, así como la cobertura.

El mandatario boliviano tomó la medida ocho meses después de expropiar la Transportadora de Electricidad (TDE), empresa en la que Red Eléctrica de España (REE) tenía casi 100 por ciento de las acciones.

También tomó en su gestión otras medidas contra intereses españoles.

En diciembre de 2010, el gobierno aprobó una nueva Ley de Pensiones, por el que crea la nueva Gestora de la Seguridad Social de Largo Plazo que remplaza a las administradoras de pensiones Previsión (del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria-BBVA de España) y Futuro (Grupo Zurich de Suiza).

Morales también nacionalizó en mayo de 2006 las reservas hidrocarburíferas de la petrolera Repsol, junto a otras empresas como la brasileña Petrobras, la argentina Panamerican, la francesa Total y la británica British Petroleum, a las que obligó a firmar nuevos contratos de servicios.

El mandatario también expropió empresas de telecomunicaciones, refinerías de gasolina y fundidoras de mineral.

Fuente: AFP

Enhanced by Zemanta

Comentarios

Skip to toolbar