Entrevista a El Chapo fue en reserva ecológica de la Autónoma de Sinaloa

0

Después de estar en la Reserva, Ríodoce trató de entrevistar a Kate del Castillo. Se hizo una llamada a su casa en Los Ángeles. Una asistente respondió y pasó la llamada a la actriz. Se le aclaró quién le llamaba, de dónde y para qué. Cuando se le preguntó si había estado recientemente en Cosalá, estalló en cólera. No dio tiempo de preguntar si se había reunido con “El Chapo” Guzmán. Sólo dijo que estaba harta de que le inventaran cosas y que ella nunca había estado en Sinaloa. Luego colgó.

Por Ismael Bojórquez/ Ríodoce/SinEmbargo

Culiacán/Ciudad de México, 12 de enero (Ríodoce/SinEmbargo).– La reunión entre Joaquín Guzmán Loera, Kate del Castillo y Sean Penn se llevó a cabo en la reserva ecológica de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) ubicada en Cosalá.

Fue, como lo narra el actor estadunidense en su reportaje publicado en la revista Rolling Stone, el 2 de octubre pasado.

Este hecho fue detectado por el equipo de búsqueda del capo sinaloense, compuesto por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), la Marina y el Ejército, con el apoyo de asesores colombianos y de las agencias norteamericanas, lo cual dio origen a la cacería en ese municipio, cuyo seguimiento pasó por Durango y terminó con la recaptura de “El Chapo” en Los Mochis, el pasado viernes.

UNA VELADA EXTRAVAGANTE

Primero llegaron los cocineros. Dos hombres avituallados de enseres domésticos, mariscos y carne para asar.

Eran las doce del mediodía del 2 de octubre. Alguien había llamado para reservar dos cabañas, la “Urracas” y “Colibrí”. Tres mil pesos por noche. Las dos con las mejores vistas en el complejo turístico del Mineral de Nuestra Señora del Rosario, una reserva ecológica de 5 mil 500 hectáreas que cuenta con cabañas, un hotel, un museo, un observatorio y una tirolesa.

Estaría de visita, dijo el que contrató los servicios de la Reserva, a nombre de la actriz Kate del Castillo.

La Reserva pertenece a la UAS, desde 1992 y fue visitada por el Gobernador Mario López Valdez en noviembre de 2013 con el propósito de fortalecer “el patrimonio natural y turístico de Cosalá”.

Según una investigación realizada por Ríodoce dos semanas después del encuentro, todos llegaron a las tres de la tarde. Con los actores iba Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”.

Temporada baja, ni en el hotel de ocho habitaciones ni en las cabañas había más huéspedes. Sólo estaba el personal: tres o cuatro jardineros, un biólogo, dos afanadoras y dos o tres muchachos de la escuela de Biología de la UAS que ahí hacen sus prácticas profesionales.

El encargado de la Reserva y un vigilante que trabajan para una empresa privada de seguridad, les pidieron que abandonaran el lugar, lo cual es inusual.

Los visitantes llegaron en varias camionetas cuando todavía no caía el sol. Dos de ellas se adentraron hasta las cabañas y el resto se apostó afuera de la Reserva. Varios vehículos avanzaron por el camino que lleva a la Mina (dos kilómetros abajo) y dos o tres permanecieron afuera.

En el corazón de las tinieblas. Fotos: Google Maps

La reserva. En el corazón de las tinieblas. Fotos: Google Maps

Kate del Castillo, según la información recabada, se hospedó en la cabaña “Urracas”. “El Chapo” Guzmán en la “Colibrí”.

Los dos y sus “colaboradores” fueron guiados en un tour por la Reserva y se dijo que Guzmán Loera se quedó maravillado con una gran jaula instalada para la protección de guacamayas.

Después del recorrido comieron mariscos y carne asada, nadie del personal presente.

La estadía, discreta siempre, terminó a las dos de la mañana del sábado 3, cuando Kate pidió que le abrieran la puerta pues le había surgido un “problema personal” y tenía que retirarse.

“Luego volveremos”, habría dicho. “El Chapo” ya se había marchado.

Habilitadas con cinco recámaras cada una, cocina integral, comedor, sala y un baño, la cabaña que habitó Kate mostraba los restos de una tertulia tranquila. La otra cabaña lucía intacta. Sólo la recámara principal tenía las sábanas ligeramente movidas, como si alguien se hubiera recostado un rato para descansar.

Del grupo que llegó ese día solo quedaron los cocineros, quienes al día siguiente abandonaron el lugar después de desayunar.

Después de estar en la Reserva, Ríodoce trató de entrevistar a Kate del Castillo. Se hizo una llamada a su casa en Los Ángeles. Una asistente respondió y pasó la llamada a la actriz. Se le aclaró quién le llamaba, de dónde y para qué.

Cuando se le preguntó si había estado recientemente en Cosalá, estalló en cólera. No dio tiempo de preguntar si se había reunido con “El Chapo” Guzmán. Sólo dijo que estaba harta de que le inventaran cosas y que ella nunca había estado en Sinaloa. Luego colgó.

Un seguimiento de la información se hizo en el Instituto de Inmigración para verificar si había registro alguno de su ingreso a México.

Al funcionario entrevistado en la Ciudad de México y que pidió reservas con su identidad, le llamó la atención cuando se le mencionó el nombre de Kate. “Ah, no es la primera vez que nos piden ese dato…”

-¿Quién se lo pidió antes?

-La Comisión Nacional de Seguridad.

-¿Puede checarnos la fecha?

El funcionario revisa sus archivos:

-Fue la primera semana de octubre.

De acuerdo al entrevistado, el último ingreso registrado de Kate del Castillo en Aduanas, es de julio de 2015.

-¿Pudo haber ingresado sin que haya quedado registro?

-Tenemos 305 millones de cruces de frontera al año que no quedan registrados en ninguna parte.

El relato que Sean Penn hace previo a la entrevista que publica en Rolling Stone coincide plenamente con la descripción que puede hacerse de las cabañas que existen en la Reserva: la explanada donde se llevó a cabo la comida, a cielo abierto, los pasillos oscuros entre una cabaña y otra, el ruido de las motosierras, que en el complejo es incesante y hasta las paredes blancas (todas blancas, de todas las cabañas), una de las cuales sirvió de trasfondo en la fotografías que “El Chapo” y el actor se tomaron como testimonio del encuentro.

Lo que cuenta el actor y lo que Ríodoce encontró en sus pesquisas difiere en los tiempos, con diferencia de tres o cuatro horas. Nadie reconoció al actor y tampoco ninguna de las fuentes mencionó la presencia de los hermanos Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar en la reunión.

El viaje que Penn narra después de salir de las cabañas en medio de un aguacero, fue a Guadalajara, pues ocho horas es el tiempo que se haría a buen paso partiendo de Cosalá.

El 3 de octubre por la noche, Kate del Castillo publicó una fotografía donde aparece con Penn en el marco de una presentación privada de su tequila “Honor”.

La PGR declaró al portal de noticias Animal Político que ese evento fue la “fachada” que utilizaron los actores para reunirse con el Chapo.

Al conocerse el encuentro entre los actores y el capo, la titular de la PGR, Arely Gómez, dijo a Joaquín López Dóriga, a través de su noticiero en Radio Fórmula, que ya tenían conocimiento de ese encuentro:

“Nosotros estábamos siguiendo al abogado, y este nos lleva al encuentro de estas personas. En esos momentos no se hace el operativo porque no había las condiciones para hacerlo”.

Tres días después del encuentro estalló la persecución en los altos de Durango.

RECTOR NIEGA REUNIÓN EN LA UAS

El rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Juan Eulogio Guerra Liera, rechazó que en la Reserva Ecológica de Cosalá se llevará la reunión que relató Sean Penn. Foto: Especial

El rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Juan Eulogio Guerra Liera, rechazó que en la Reserva Ecológica de Cosalá se llevará la reunión que relató Sean Penn. Foto: Especial

El rector de la UAS, Juan Eulogio Guerra Liera, rechazó que en la Reserva Ecológica de Cosalá, y que pertenece a esa institución, se realizara la reunión.

“Se parte de un supuesto y de algo muy subjetivo, donde al final (del reportaje) se infiere que es en la Reserva de Cosalá, cosa que no es cierta. La Reserva se compone de más de 5 mil kilómetros, y la Universidad tiene más de mil 500 en estos momentos administrando directamente”, argumentó.

Se trata, señaló, de información subjetiva, pues Sean Penn describe en la publicación el sitio al que fue llevado, y no se puede asegurar que se trate del territorio de la UAS.

“Parece ser en una entrevista que da este actor Norteamericano, de un entorno donde él fue llevado. No puede inferirse que fue en la Universidad. Me gustaría que si hay pruebas, van a tener que presentar ante las instancias, si es así que como parte de una investigación lo requieran”.

Guerra Liera señaló incluso, que en julio de 2015 el territorio era vigilado por La Marina.

“En el 2015 esperábamos un ingreso de más o menos 2 millones y medio de pesos ahí en la Reserva, porque la institución busca allegarse de recursos, pero desde junio o julio se instaló la Marina, ésto ahuyentó a los turistas y solamente se cerró en un millón 300 mil pesos”, comentó.

“Con esto quiero decir que fueron vigiladas, imagino que por la misma investigación que se realizaba, y que realmente hubiera sido muy difícil. Dos personajes que en diferentes ámbitos han sido conocidos, que aparezcan sin que de los viera”.

No existe, agregó, ningún indicio en el reportaje de que la reunión se celebrara en territorio Uaseño.

“En el caso de la UAS garantizamos, en este hecho, que no ha sido así. En lo que es los linderos de la Reserva, no fue así”.

“Nos preocupa que se pueda insinuar que en la Universidad se dieron cita ese tipo de gentes y nos ocupa aclarar y ponernos a disposición de las instancias que están al llevando esas investigaciones para aclarar que no es así. La UAS se dedica a otra cosa, no a estar en ese tipo de situaciones”, dijo.

Fuente: Ríodoce/ SinEmbargo

Comments are closed.