Encienden alarmas las deudas de Chihuahua y Quintana Roo

0

Actualmente, el Distrito Federal es la entidad con la deuda más alta con 67 mil 591 millones de pesos. Le siguen Nuevo León, Chihuahua, Veracruz  y el Estado de México. Sin embargo, Chihuahua llama la atención por la manera en la que repuntó y porque el porcentaje de deuda respecto a su PIB es el más alto. En esta última medición, le siguen Quintana Roo, Coahuila, Chiapas y Nayarit.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó que la deuda del sector público de México llegará a 51.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) al final de año, aunque reconoció que aún es sostenible en el mediano plazo.

En un reporte especial sobre la economía mexicana explicó que en los años recientes la deuda pública ha ido en aumento y que el mayor riesgo se encuentra en el porcentaje de acreedores no residentes, que poseen cerca del 52 por ciento del total de los pasivos.

De acuerdo con su más reciente informe sobre la situación económica, las finanzas públicas y la deuda pública, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dio a conocer que al cierre del tercer trimestre de 2015, el saldo de la deuda del Gobierno federal se ubicó en 5 billones 993 mil 145 millones de pesos, que como porcentaje del PIB representó el 33.2 por ciento.

En ese contexto, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) ascendió a 8 billones 301 mil 911 millones de pesos, equivalentes al 46 por ciento del PIB.

El costo financiero de la deuda pública aumentará su presupuesto en 7.6 por ciento real en 2016, respecto a 2015, con un monto aprobado de 357 mil 362 millones de pesos, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos del próximo año.

En tanto, las participaciones a entidades federativas y municipios tienen un presupuesto de 678 mil 747 millones de pesos asignados el año entrante, equivalente a un crecimiento real de 8.45 por ciento, de acuerdo con cálculos del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Fausto Hernández Trillo, profesor investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), adelantó que el siguiente año probablemente habrá un ligero incremento de la deuda pública; sin embargo reconoció que “es mucho menor al monto que se había contratado en años anteriores”.

Uno de los factores que perjudican a la economía mexicana es la deuda de los estados, que en los últimos años también ha crecido desproporcionalmente en algunas localidades, debido –a decir de especialistas– a la falta de transparencia y rendición de cuentas.

Actualmente, el Distrito Federal es la entidad con la deuda más alta, según el saldo histórico de obligaciones financieras de entidades federativas, municipios y sus organismos, con 67 mil 591 millones de pesos. Le siguen Nuevo León (63 mil 028 millones), Chihuahua (41 mil 309 millones), Veracruz (41 mil 286 millones) y el Estado de México, con 38 mil 688 millones de pesos.

Pero el caso de Chihuahua llama la atención por la manera en la creció su deuda y porque el porcentaje de deuda respecto su PIB es el más alto en el país. De acuerdo con la SHCP, sólo en la administración actual creció 77.4 por ciento.

ESTADOS MÁS ENDEUDADOS

PROMO

De acuerdo con la organización México ¿Cómo Vamos?, la entidad gobernada por César Duarte Jáquez ocupa el primer lugar en relación de la deuda con su PIB, detrás están Quintana Roo, Coahuila, Chiapas y Nayarit, al cierre del segundo trimestre de 2015.

El economista del CIDE opinó que Chihuahua repite como el estado con mayor deuda porque “efectivamente tiene una mala gestión y una pésima rendición de cuentas, aunque prácticamente esto es en todos los estados”.

Hernández Trillo aseguró que este país está hecho prácticamente para que los estados gasten sin ninguna transparencia, sin ninguna contraprestación. No quiere cobrar impuestos desde 1995, incluso se les ha dado atribuciones de poner impuestos sobre ventas a las gasolinas y no lo quisieron tomar. Eso tiene costo político, quiere cobrar mejor a la federación, es mejor estirarle la mano”.

De acuerdo con un reportaje de SinEmbargo, el 4 de octubre de 2010, Duarte Jáquez recibió la entidad con una deuda de 12 mil 547 millones de pesos, para 2011 había crecido a 17 mil 316.6 millones, para el año siguiente cerró en 23 mil 284 millones de pesos, en 2013 dio el salto a 41 mil 768.2 millones de pesos, nivel en el que se mantiene hasta el primer trimestre de 2015, con 41 mil 926 millones de pesos, de acuerdo con las cifras de la misma SHCP.

El 5 de septiembre de 2013, año en el que se disparó la deuda, el Congreso del estado aprobó el proyecto del Gobernador para reestructurar el pasivo, que contemplaba adquirir un préstamo a 30 años por 25 mil millones de pesos para pagar y quedar con una sola deuda, además de la colocación en el mercado bursátil de certificados por hasta 5 mil millones de pesos.

Según el dictamen que se votó en el pleno, César Duarte proponía mecanismos “innovadores” para el financiamiento de la deuda como la colocación de certificados bursátiles y la creación de fideicomisos.

En julio pasado, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) hizo algunas recomendaciones para el manejo de la deuda en la que pide que se implemente correctamente la legislación secundaria en materia de disciplina financiera, que se establezcan mecanismos que limiten el endeudamiento y que garanticen que la deuda pública sea utilizada como instrumento de financiamiento de inversión productiva.

Aconsejó que las entidades federativas hagan públicos los registros de deuda previstos en la legislación vigente, considerando la totalidad de su deuda y sus condiciones de contratación y que los estados y municipios terminen de armonizar la totalidad de sus sistemas contables, de acuerdo a la Ley General de Contabilidad Gubernamental.

Además que los gobiernos subnacionales implementen una política fiscal prudente, buscando reducir su dependencia hacia los recursos federales e incrementando su capacidad recaudatoria.

Fuente: SinEmbargo

Comments are closed.