Emergen más mentiras de García Luna

0

Noé Hernández Robles y siete personas más fueron detenidos el 16 de julio de 2009 por su presunta responsabilidad en el plagio y homicidio del menor Fernando Martí, cuyo cadáver apareció en la cajuela de un auto en Villa Olímpica, al sur del Distrito Federal, en agosto del año anterior. Los agentes, subordinados a Genaro García Luna,  se apresuraron a implicar a Noé y a relacionarlo con la banda de los Petriciolet, a la que atribuyeron el secuestro.

Por Anabel Hernández/ Proceso

resentado como principal testigo de cargo en el caso, Noé expuso ante el Ministerio Público (MP) y ante el juzgado que lleva la causa penal, que los cargos que se le imputan son falsos.

Bajo amenazas y presiones psicológicas, dice, fue obligado a hablar en cuatro ocasiones con Alejandro Martí, padre de Fernando, para que repitiera que fue él quien mató al menor y no los presuntos autores que señalaba la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF). Martí siempre estuvo acompañado por Isabel Miranda de Wallace, quien era ajena al caso.

Todo fue un montaje, sostiene Noé.

Ese 4 de agosto, días después de la conferencia de prensa en la cual la Policía Federal (PF) lo declaró culpable confeso, el detenido compareció ante el MP, según la copia obtenida por Proceso:

…me empiezan a decir que voy a declararme confeso y asesino de Fernando Martí, diciéndoles que yo no iba a decir eso; por qué iba a decir algo que yo no había hecho. Ya no diciendo nada más me desnudan, me ponen en posición de patito con las manos hacia atrás y me dan una patada en los güevos y me doblo y caigo hacia un lado, agarrándome de las greñas y de los brazos volviéndome a poner en posición de patito, pero ya no puedo mantenerme así…

En los oficios intercambiados entre el juez que lleva la causa penal y la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) –hoy SEIDO– obtenidos por este semanario, las declaraciones en las cuales Noé se retractó y denunció la tortura a que fue sometido no se incluyeron en el expediente entregado al Juzgado Decimocuarto de Distrito de Procesos Penales Federales en el Distrito Federal hasta el 10 de marzo de 2011.

Proceso presenta por primera vez las declaraciones de Noé a partir de los documentos obtenidos.

La versión de Noé, quien aún no ha recibido condena por su presunta participación en el homicidio de Fernando Martí, no sólo reabre el caso sino expone una vez más los montajes orquestados desde la AFI y la PF durante los años del gobierno de Felipe Calderón.

El caso Martí

El 1 de agosto de 2008 fue localizado el cadáver de Fernando Martí, de 14 años, quien había sido secuestrado 53 días antes en un retén policiaco junto con su chofer y un escolta cuando iba a su escuela.

Durante varios días el padre del joven –el empresario Alejandro Martí, socio de una cadena de tiendas deportivas y de gimnasios–, negoció con los plagiarios y pagó el millonario rescate. Fue inútil, nunca volvió a ver con vida a su hijo.

A principios de septiembre de ese año, el entonces titular de la PGJDF, Miguel Ángel Mancera,  responsabilizó a Sergio Ortiz Juárez, El Apá, un expolicía de la Dirección de Investigaciones para la Prevención de la Delincuencia, y a la comandante de la PF Lorena González Hernández, La Lore –cercana a Facundo Rosas Rosas y Cárdenas Palomino, colaboradores de García Luna– de haber participado en el retén policiaco en el que fue secuestrado el menor.

Ese mismo mes la PGJDF detuvo a La Lore. Rosas y García Luna afirmaron que ella no pertenecía a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal. No obstante, la procuraduría exhibió documentos oficiales según los cuales la detenida había sido subdirectora de la Dirección de Secuestros y Robos de esa secretaría. Asimismo el escolta de Fernando Martí, Cristian Salmones, la reconoció como una de las presuntas autoras del plagio, afirmación que aún sostiene.

De acuerdo con los expedientes obtenidos por Proceso,El Apá y La Loreestaban implicados en por lo menos otros ocho secuestros violentos registrados a partir de 2003. Según la Dirección de Investigación, encabezada en esa época por Cárdenas Palomino, la AFI era la responsable de indagar dichos secuestros. Lorena trabajaba ahí, a las órdenes de Cárdenas Palomino.

Pese a ello nunca aprendieron al Apá, ni despidieron ni encarcelaron a La Lore. Alejandro Martí tuvo acceso a toda esa información. Su molestia fue creciendo.

Según la información recabada por la reportera, Lorena comenzó a presionar a sus jefes para que la ayudaran a salir del problema; de lo contrario, les dijo, comenzaría a hablar.

El 17 de julio de 2009 Cárdenas Palomino, coordinador de Inteligencia para la Prevención del Delito de la PF, organizó una conferencia de prensa para anunciar la captura de dos supuestos integrantes de la banda de los Petriciolet, a quienes responsabilizó del secuestro y homicidio de Fernando Martí y Antonio Equihua: Noé Alejandro Soto o Noé Robles Hernández, de 31 años, y José Antonio Montiel Cardoso, de 34, a quienes, dijo, la SSP perseguía desde 2005 por su participación en 14 secuestros y ocho homicidios.

Ambos, dijo, fueron detenidos ese día en una casa de seguridad en Xochimilco. En ese operativo los agentes liberaron a dos víctimas. Según el jefe policiaco, en ese lugar estuvieron presuntamente secuestrados Martí y Equihua.

Para echar por tierra la investigación de la PGJDF, Cárdenas Palomino exhibió un video con la declaración de Robles Hernández en la que confesó su participación en el secuestro de Martí y de haber sido incluso quien lo mató. Con esa “prueba” intentó deslindar a La Lore y al Apá.

“Esas personas –dijo– no tuvieron nada que ver en ese secuestro”.

Después de la presentación del material, Cárdenas Palomino insistió en que niEl Apá ni La Lore estaban implicado con la banda de los Petriciolet: “…de acuerdo a las declaraciones que nosotros tenemos, no está vinculado él, hasta este momento, con las 14 averiguaciones previas que nosotros tenemos”.

Y sobre La Lore, aseguró: “Según las declaraciones que nos hace el detenido es que Lorena no es la mujer que participa en el retén (donde fue plagiado Fernando Martí), porque la mujer que él refiere es una mujer güera”.

No obstante, cuatro años después del secuestro y homicidio de Fernando Martí los testimonios de Noé echan por tierra la versión de Cárdenas Palomino.

(Fragmento del reportaje principal que se publica en Proceso 1890, ya en circulación)

Enhanced by Zemanta

Comentarios

Skip to toolbar