Elecciones 2012 y confianza en tiempos de guerra

0

Prácticamente nos encontramos  ante un nuevo proceso electoral  federal, es decir el próximo julio del 2012, elegiremos presidente de la República, renovaremos la Cámara de Senadores y Diputados.  A este escenario electoral nacional y por supuesto local, habrá que agregar las condiciones de lucha contra el crimen organizado y un sinnúmero de casos de corrupción al interior del árbitro electoral  es decir el IFE.

 

Si bien los aspectos relativos a la corrupción, desafortunadamente no son nuevos, para el caso del Instituto Federal Electoral sí, es decir no se había presentado un caso de semejante magnitud,  anomalías por casi 350 millones de pesos en arrendamientos y adquisición de inmuebles. Por otro lado hay que agregar la pérdida de confianza  en cuanto a su independencia del gobierno, luego de las dudas suscitadas con el manejo de la anterior elección federal del 2006, llegando a caer al 56 en septiembre de aquel, de acuerdo a una encuesta nacional elaborada por la empresa Parametría.  Sin embargo actualmente y de acuerdo a la misma empresa el IFE tiene una confianza que ronda el 63%, es decir 6 de cada 10 mexicanas confían en la neutralidad del órgano encargado de administrar las elecciones federales del país.

 

Es importante señalar que de acuerdo a Consulta Mitofsky,  las cuatro instituciones que tienen una alta confianza son la iglesia, las universidades, el ejército y los medios de comunicación, en un rango del 7.7, 7.7, 7.6 y 7.5 de calificación respectivamente; mientras que las instituciones con confianza media se hayan el IFE,  al Suprema Corte de Justicia de la Nación, los empresarios, el presidente y los bancos, el rango es entre 6.9 y 6.7 de calificación; finalmente las instituciones con baja confianza, en un rango entre el 6 y 5.7 de calificación de la confianza se encuentran los senadores, los sindicatos, la policía, los diputados y como ya es costumbre los  partidos políticos al final de la lista.

Estos datos no son sorprendentes en sí mismo, lo que llama la atención es que al efectuar una comparación entre las calificaciones emitidas en enero del 2010 y enero del 2011, ninguna de ellas ha crecido, por el contrario 10 de las 14 instituciones bajan su calificación de confianza. Este muy probablemente debido a las condiciones de violencia e inseguridad que padecemos los mexicanos.

 

Y es que ante los magros resultados en cuanto a la reducción de la corrupción, de la impunidad y de los diversos delitos, la ciudadanía aumenta su rechazo a todo o casi todo lo que huela a política; una reacción legítima pero que no comparto.

 

Considero que es en estas condiciones que los ciudadanos debemos aferrarnos más a nuestros ideales democráticos,  es cuando más debemos exigir, es cuando más debemos  participar, es cuando más debemos rescatar nuestros valores, principalmente “el valor de elegir”  en palabras de Savater; la libertad que se ha ganado en luchas históricas, precisamente con el compromiso y responsabilidad de muchos humanos; es en  los tiempos oscuros que se requiere de hombres y mujeres dispuestos a enarbolar la luz, aunque sea una pequeña vela,  que nos ofrece  nuestros derechos y obligaciones;  las grandes naciones y las grandes transformaciones se construyen con acciones responsables, de las mayorías  y no con la apatía en sus diversas variaciones.

 

Las elecciones del 2012 se antojan  una oportunidad de reorientar el rumbo, con los partidos políticos que tenemos, pero con una  gran variación: la presencia y  el ejercicio cívico del conjunto de mexicanos; las instituciones que nos rigen son legitimadas por nuestra acción o no-acción,  entonces en esa medida son un reflejo de nosotros. ¿Contamos con la voluntad de transformar o carecemos de ella y preferimos más de lo mismo?

 Quiere saber más… lea:

http://72.52.156.225/Estudio.aspx?Estudio=confianza-instituciones

http://www.parametria.com.mx/Mobile/DetalleEstudio.php?i=4032

http://www.jornada.unam.mx/2006/11/11/index.php?section=politica&article=010n1pol

Savater, Fernando (2003). El valor de elegir. Ariel. Barcelona

Comentarios

Skip to toolbar