Él creó a Smiley, el primer emoticón

0

Hace unos 30 años, cuando tan solo unos pocos tenían Internet en todo el mundo, al profesor universitario estadounidense Scott E. Fahlman le gustaba enviar una broma o un comentario sarcástico por e-mail. El problema es que a menudo no le entendían. Junto con sus colegas, buscó una solución y entonces inventó el “smiley” :-), con el que ahora casi vive en la red.

El archivo original de aquel invento prueba lo tiene guardado el profesor de ahora 64 años, que enseña inteligencia artificial en la universidad Carnegie Mellon de Pittsburgh. En entrevista con DPA reconoce que él mismo ya usa muy poco el “smiley”, según la agencia DPA que difundió una entrevista con Fahlman. ¿Cuál fue el contexto de la creación del “smiley”?

Fue en 1982 y entonces en Estados Unidos había un Internet muy primitivo, que conectaba varias universidades y centros de investigación. Los científicos podíamos comunicarnos y debatir entre nosotros. Pero cuando en alguna ocasión alguien hacía una broma o un comentario sarcástico, a menudo se le entendía mal o incluso se producía una fuerte discusión. Por ello decidimos buscar un símbolo para indicar que se trataba de una broma. Un colega propuso la estrellita, pero eso no es de ninguna manera un signo cómico. Un día me vino a la mente la combinación 🙂 y la compartí por mail con un colega. Duró diez minutos y pensé que divertiría a mis colegas, pero nada más”.

Después, cuenta, a sus colegas les encantó el “smiley” e inventaron más símbolos como un smiley con gafas. Pero luego Internet comenzó a expandirse más y más y el “smiley” con él. “Entretanto, a mí incluso se me ha distinguido como el inventor y cuando la gente escucha mi nombre a menudo me pide un autógrafo. Es realmente curioso ser famoso por eso. Preferiría serlo por mi investigación pero también resulta divertido”.

Muchos programas cambian directamente la combinación de signos en un rostro amarillo sonriente ¿Qué opina usted de ello?
Nada. Me parece feo y además acaba con el desafío de inventar los propios “smileys”.

Muchas personas utilizan muchos “smileys”. ¿Qué le parece?
De ese modo muchas personas solo demuestran que son nuevos en el tema. Exageran y utilizan demasiados. Esperemos que eso no ocurra en la firma de un acuerdo internacional o algo así. A mí me parece por principios que es mejor no abusar de los “smileys”, tal vez uno o dos por mail. Perode mí se espera al menos uno, de lo contrario la gente queda decepcionada.

Comentarios

Skip to toolbar