Condenan a prelado por proteger curas pederastas

0

En lo que ha sido la primera sentencia de este tipo en Estados Unidos contra la Iglesia Católica, una Corte de Filadelfia ha declarado culpable a monseñor William Lynn por encubrir los abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes de su arquidiócesis.

William Lynn, de 61 años, ha sido el primer jerarca eclesiástico juzgado en el país por encubrimiento, al permitir que los sacerdotes James Brennan y Edward Avery siguiesen ejerciendo pese a las acusaciones vertidas contra ellos por abusos sexuales.

Monseñor Lynn era el encargado de nombrar a sacerdotes en escuelas e iglesias en la región de Filadelfia, enfrentaba acusaciones por no haber mantenido a los curas denunciados lejos de menores. El jurado halló a Lynn culpable de dañar el bienestar de un niño, pero en cambio lo absolvió de dos cargos por conspiración y un tercero por dañar el bienestar de otro niño.

Los clérigos Brennan y Avery se encuentran actualmente cumpliendo condena por abusos a menores en las parroquias en las que trabajaban en Filadelfia durante la década de 1990.

Lynn se enfrenta a una condena de entre tres y siete años por encubrimiento, ya que antes fue absuelto de las acusaciones de haber abusado también él de menores. Los fiscales aseguraron durante el juicio que Lynn, como secretario del cardenal Anthony Bevilacqua, no tomó las medidas necesarias para suspender a los curas pedófilos y que mostró más preocupación por proteger a la Iglesia que a los niños.

Cerca de una veintena de testigos describieron durante el juicio, de 11 semanas de duración y en el que se examinaron archivos secretos de la archidiócesis, cómo varios sacerdotes habían acosado y abusado de ellos. De acuerdo a la sentencia, Lynn dejó de investigar algunas de las acusaciones y, en algunos casos, sugirió que los abusadores podrían haber sido seducidos por los demandantes.

Es la primera ocasión en que la justicia de la Unión Americana falla contra jerarcas de la Iglesia Católica por ocultar información, ya que las sentencias previas por pedofilia se habían restringido a los autores de los abusos.

– Con información de El Nuevo Herald y El Mundo

Comentarios

Skip to toolbar