Ciudades: víctimas y victimarias

0

Alemania está a la vanguardia de la investigación sobre el clima urbano. Las universidades investigan de diversas maneras: por un lado, trabajan con una base de datos, y por otra, estudian su efecto sobre seres humanos, según Deutsche Welle.

Islas que se hunden, glaciares que se derriten, regiones costeras que se inundan o suelos que se secan son la evidencia de que el cambio climático ha llegado a los países emergentes y en vías de desarrollo.

Sin embargo, rara vez asociamos a las ciudades de los países desarrollados con el cambio climático. Y cuando lo hacemos, es partiendo de la premisa de que son las causantes del calentamiento global. Las ciudades consumen dos tercios de la energía en el mundo; son responsables del 60 por ciento del consumo de agua y del 70 por ciento de la emisión de gases que causan el efecto invernadero.

Sin embargo, los habitantes de las ciudades se ven también severamente afectados por el calentamiento global. “Las ciudades densamente urbanizadas se calientan muy rápido, ya que producen un calor residual proveniente de las viviendas y las plantas industriales que, a su vez, se suma al calor solar. Esto produce en el ser humano gran estrés por el calor. Muchas personas duermen mal si la temperatura alcanza más de 20 grados por la noche” sostiene Heike Schlünzen, catedrática del Instituto de Meteorología delKlimaCampus en Hamburgo.

Hamburgo: todo un laboratorio

Heike Schlünzen y su equipo han hecho de la ciudad de Hamburgo un centro de investigación climática. Han colocado estaciones de medición en diferentes partes de la ciudad que monitorean la temperatura del aire, registran permanentemente la humedad, las precipitaciones, el viento y el contenido de agua del suelo, así como su temperatura. Las estaciones, colocadas en diversos puntos de la ciudad, transmiten estos datos climáticos periódicamentea una base de datos central delKlimaCampus. El objetivo es determinar cómo el nivel de las aguas subterráneas y las características del suelo afectan la evaporación del agua, el enfriamiento y el clima urbano local en general. Los modelos resultantes son lo suficientemente precisos como para comprobar el efecto de los edificios, los parques e incluso grupos de árboles en el clima urbano.

Con estos resultados, los científicos esperan poder contrarrestar el sobrecalentamiento nocturno a causa del cambio climático. Por ejemplo, el gobierno municipal de Hamburgo tenía intención de realizar construcciones por encima del lago Alster, pero los científicos se opusieron. Dijeron que la construcción de una gran superficie de cemento obstruiría la evaporación del agua. En consecuencia, no se produciría enfriamiento y la zona se calentaría. Esto convenció a las autoridades de la ciudad para descartar los planes.

Los datos obtenidos de las estaciones de medición son complementados por las simulaciones de los túneles aerodinámicos de capa límite más grandes de Europa. Son túneles que simulan corrientes de vientos de entre 100 y 200 metros de altura. Según Bernd Leitl, jefe del proyecto, esta es la altura máxima que el ser humano utiliza como espacio para vivir. Varios modelos en miniatura realizan simulaciones en las ciudades de Hamburgo y Chicago que demuestran, por ejemplo, cómo el viento urbano también transporta aire contaminado.

En realidad, los edificios altos son buenos para la ventilación de una ciudad, ya que canalizan el viento. Sin embargo, si no están bien posicionados causan vientos descendientes que, al mezclarse con el aire, ocasionan bajadas de temperatura. Una posición inadecuada de los edificios da lugar a ráfagas violentas de aire, creando una sensación muy desagradable al caminar por la calle. Por lo tanto, en el caso ideal, los científicos pueden hacen pruebas de preliminares en los túneles de viento para determinar cómo un rascacielos nuevo afectará a las corrientes de aire.

En general, estas investigaciones se realizan pensando en el bienestar de las generaciones futuras. “Nosotros proporcionamos datos y cifras para presentar a los políticos, y asesorarlos sobre cómo se deben diseñar las ciudades para que sigan siendo habitables en el futuro”, afirma Heike Schlünzen. Las medidas correctivas que no se apliquen hoy pueden tener consecuencias muy costosas en el futuro. Incluso a nivel privado: puede que las viviendas deban ser derribadas por impedir un buen clima urbano.

En el túnel de viento se puede simular el clima de muchas ciudades. Por ejemplo, se puede estudiar la distribución de gases de escape o la aparición de violentas ráfagas de viento junto a los edificios. Se puede observar en pequeña escala cómo nuevas construcciones afectarían el clima de una ciudad.

Cambio de perspectiva

Para el meteorólogo Andreas Matzarakis, del Instituto de Ciencias Forestales y Ambientales de la Universidad de Friburgo, conocer los valores de medición y las bases estadísticas de la ciudad de Hamburgo no es suficiente. Lo importante es determinar cómo el clima afecta al ser humano. La meteorología médica es la rama que se encarga de estudiar estos efectos.

Andreas Matzarakis sostiene “en lugar de concentrarnos únicamente en la recolección de datos, debemos considerar al ser humano como un sistema que está en constante intercambio con su entorno. La temperatura y la humedad son difíciles de modificar, y afectan mucho menos al bienestar y la calidad de vida de una persona de lo que se cree” añadió. Pero una brisa fresca en el rostro de una persona o la sombra de un árbol sí influyen en la calidad de vida, sostiene Matzarakis.

En Friburgo, una de las ciudades más cálidas de Alemania, los expertos asesoraron al equipo en el rediseño de un lugar donde antes se encontraba una antigua sinagoga rodeada de césped y de árboles. Inicialmente, el nuevo diseño planteaba colocar terrazas de piedra en vez del césped. Andreas Matzarakis y su equipo advirtieron de que las terrazas se calentarían demasiado, porque la piedra conserva el calor, y esto resultaría insoportable para las personas.

Investigar a nivel local y actuar a nivel global

Independientemente de que el enfoque de la investigación del clima sean los datos o el efecto del mismo en el ser humano, lo importante es que la información confluya y se comparta, sostiene Lydia Dümenil Gates, coordinadora de un proyecto piloto para la creación de redes de instituciones de investigación sobre el clima urbano. A pesar de que existen esfuerzos como el del “Joint Programming Initiative” – JPI (“Iniciativa de Programación Conjunta“),una plataforma que apunta a concentrar la información climática de toda Europa, todavía no se puede hablar de un intercambio de experiencias y soluciones para las ciudades en el marco del cambio climático. Las universidades no incentivan la cooperación, ni los políticos se preocupan por fomentarla. Sin la cooperación y el apoyo mutuo, los desafíos para frenar el cambio climático tanto en las zonas rurales de los países de economías emergentes como en las megaciudades todavía se encuentran en un futuro muy lejano, concluye.

Muchos habitantes de Hamburgo tienen una estación de medición como esta en sus jardines.

Autora: Wiebke Feuersenger / CS

Fuente: Deutsche Welle

Comentarios

Skip to toolbar