Cataluña en camino a la independencia

0

El Parlamento catalán ha debatido este miércoles tres resoluciones sobre el derecho a decidir de las que una, la liderada por CiU, ERC e ICV-EUiA, ha salido adelante y en ella se declara a Cataluña “sujeto político y soberano” para ejercer el derecho de autodeterminación de esta comunidad en una consulta.

De este modo, se ha dado luz verde a un proceso políticoque los nacionalistas independentistas han calificado ya de “histórico” y que ha contado con 85 votos a favor, de CiU, ERC e ICV-EUiA y laCUP, 41 en contra y dos abstenciones. El texto acordado de declaración de soberanía de Cataluña ha introducido modificaciones para reforzar el papel del Parlament y animar a la participación ciudadana.

La declaración es muy similar a la propuesta inicial CiU-ERC, aunque se ha retirado su deseo de convertir a Cataluña en un Estado, y asegura: “el pueblo de Cataluña tiene, por razones de legitimidad democrática, carácter de sujeto político y jurídico soberano”. El segundo punto, referido al principio de “legalidad democrática”, introduce una coletilla final según la cual la voluntad popular expresada democráticamente por la sociedad catalana “será la garante fundamental del derecho a decidir”.

En consecuencia, este punto indica textualmente que “el proceso del ejercicio del derecho a decidir será escrupulosamente democrático, garantizando especialmente la pluralidad de opciones y el respeto a todas ellas, a través de la deliberación y diálogo en el seno de la sociedad catalana, con el objetivo de queel pronunciamiento que resulte sea la expresión mayoritaria de la voluntad popular, que será la garante fundamental del derecho a decidir”.

PPC, PSC y Ciutadans han votado en contra

Los socialistas catalanes han votado finalmente también en contra por considerar que afirmar de manera unilateral que Cataluña es un “sujeto soberano” está fuera de la legalidad vigente. Sin embargo, varios diputados socialistas han decidido no votar —ni a favor, ni en contra, ni abstención— comogesto de disconformidad con la decisión de la dirección de su partido de votar en contra de este texto.

Los diputados críticos han sido Àngel Ros, Marina Geli, Joan Ignasi Elena, Rocío Martínez-Sampere y Núria Ventura. Por su parte, el exconseller y expresidente del grupo parlamentario del PSC Joaquim Nadal ha anunciado que dejará el Consell Nacional socialista.

Los diputados del PP catalán y Ciutadans han votado en contra porque entienden que es el inicio de un proceso secesionista que vulnera la legalidad vigente.

La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha alertado a Mas de que su “delirio independentista” le puede llevar a “quedarse solo”, incluso dentro de la federación de CiU que preside. “Deje de decir que los catalanes han votado a favor de la independencia, al final se quedará más solo que nunca e incluso dentro de su propia federación, porque todos hemos visto que este pleno no ha empezado demasiado bien para usted ni para su federación”, ha manifestado Camacho.

“No nos representa, a mí no me representa un presidente que marca como prioridad del paísun derecho a decidir que es inconstitucional”, ha remachado la presidenta del PPC.

Mas: “Una votación histórica”

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha remarcado la trascendencia “histórica” de la votación de la declaración de soberanía, aunque ha admitido que no resolverá “en 24 horas” los problemas actuales de la sociedad catalana. “No resolverá los problemas en 24 horas, orientará el país hacia donde mayoritariamente queremos”, ha destacado Mas en su intervención en la primera sesión ordinaria del Parlamento en su X legislatura.

El presidente del grupo parlamentario de CiU, Oriol Pujol, ha defendido además la legalidad de la declaración y ha apelado a la “España democrática” a escuchar la petición de la cámara catalana. “No sufran, la legalidad —del proceso soberanista— aparece de forma explícita y concreta y lo que está escrito, escrito está”, ha afirmado Pujol desde la tribuna del Parlament para responder a las reticencias de PPC, PSC y C’s.

Por su parte, Oriol Junqueras (ERC) ha llamado a la responsabilidad de los partidos para apoyar al gobierno catalán en momentos de grandes dificultades, aunque le ha instado a explicar el origen de los “problemas”, “la falta de un Estado propio”.

Según Junqueras, el Govern “deberá afrontar un reto gigantesco, que es el que ya afrontan el resto de gobiernos occidentales, pero en nuestro caso —ha dicho— se añaden otras dificultades porque la sociedad catalana no dispone de instrumentos que sí tienen otros países, que son las propias de un Estado propio, y necesitamos de forma urgente para resolver los problemas de nuestros ciudadanos”.

“Fundamentalismo de la austeridad”

Por su parte, el líder del grupo de ICV-EUiA, Joan Herrera, ha valorado positivamente que haya habido un cambio de discurso en el gobierno de CiU y que ahora ya no defienda la austeridad a ultranza y critique el tope de déficit, “y además habla de cohesión social como no había hecho nunca”, ha señalado.

Ahora hablan del fundamentalismo de la austeridad, pero el problema es que no diseñan ningún escenario para salir de esta situación”, ha apuntado antes de advertir de que “el gobierno de los mismos no puede hacer el cambio de políticas que hacen falta”. “Se ha abierto una brecha en el discurso dogmático neoliberal que predominaba en la anterior legislatura”, ha señalado, aunque cree que el actual Govern es “débil, inestable, no habla de corrupción con la suficiente valentía, seguramente porque también le afecta a los partidos que lo integran”.

Por parte de la Candidatura d’Unitat Popular (CUP), David Fernández, ha considerado es un gobierno de continuidad con respecto al anterior, por lo que se puede entrar “en la dinámica de El día de la marmota”. “Llueve sobre mojado en este país del 3%, y de gobiernos de Esade y neoliberales”, ha añadido.

“Escuchamos ruido de sables de guerra neoliberal —ha advertido—, que empezó con el golpe de mercado financiero que emprendió el anterior presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero” pero, ha concluido, “tiene razón el presidente Mas al decir que el futuro depende de todos, de todos los catalanes”.

El diputado de la CUP Quim Arrufat ha afirmado por su parte que su formación celebra que el Parlament proclame que el pueblo catalán es un sujeto de soberanía pero ha avisado de que tiene “dudas razonables” sobre cómo se ha iniciado el proceso soberanista y de que “no dará un cheque en blanco”. En el pleno que debate la declaración de soberanía, Arrufat ha recalcado que si el proceso iniciado no culmina en la convocatoria de una consulta “esto sería un fraude democrático”

Fuente: 20minutos.es

Comentarios

Skip to toolbar