Advierte el Papa: juicio a los de arriba

0

Un juicio inexorable espera a los que están arriba», fue la advertencia aparentemente amenazadora que pronunció el Papa este sábadp, dirigiéndose a los políticos cristianos. Pero el pasaje del libro bíblico de la Sabiduría hay que interpretarlo como un impulso que anime a los gobiernos a realizar, en todos los niveles, «todas las posibilidades de bien de las que son capaces, según la medida y misión que el Señor encomienda a cada uno».

 

El Papa Ratzinger hizo un llamado al «sólido fundamento ético» que es indispensable en el «compromiso político y civil» durante la audiencia que concedió en Castel Gandolfo a los participantes del encuentro Internacional Demócrata-Cristiano, organización que dirige el líder del partido italiano Unión del Centro (Udc), Pier Ferdinando Casini, y que representa a más de cien partidos políticos.

 

Entre los participantes estaban los primeros ministros de Irlanda, Enda Kenny, de Grecia, Antonis Samaras, y de Albania, Sali Berisha. En cambio, los que “abandonaron” el encuentro con el Papa fueron los líderes de España y Hungría, Mariano Rajoy y Viktor Orban. El que si visitó Castel Gandolfo para escuchar el discurso del Papa y para tomarse la foto de grupo fue uno de los líderes de la oposición siria, George Sabra. Cristiano, Sabra es el portavoz de la secretaría general del Consejo Nacional Sirio, el organismo que reúne a las fuerzas comprometidas en la lucha en contra del régimen de Bashar al-Assad.

 

Durante su discurso, Benedicto XVI invitó a los cristianos a que se comprometan en la política con entusiasmo y firmeza auqnue las consecuencias de la crisis económica sean cada vez más graves y complejas; se trata de un desafío que hay que afrontar con confianza y sin resignarse ni «limitarse a responder a las urgencias de una lógica de mercado», sino insistiendo en la «búsqueda del bien común» como valor «imprescindible».

 

El Papa citó la encíclica conciliar “Gaudium et spes” («El orden social y su progreso deben subordinarse al bien de las personas y no al contrario») y denunció las numerosas y halagadoras respuestas que son «superficiales atajos a corto plazo, ante las necesidades profundas de la persona».

 

Según Ratzinger, un político cristiano debe comprometerse particularmente en el « respeto de la vida en todas sus fases, con el consiguiente rechazo del aborto provocado y de toda práctica eugenésica», así como en la defensa del matrimonio, entendido como «unión indisoluble entre un hombre y una muje y como fundamento, a su vez, de la comunidad de vida familiar». En este sentido, añadió, deben intervenir no solo los estados, sino toda la comunidad internacional, para «invertir la tendencia de creciente aislamiento del individuo, fuente de sufrimiento y de aridez también para la misma comunidad r; el respeto de la familia, cuna de la vida y de la educación, a través de los padres, base de la convivencia social».

 

Fuente: Vatican Insider

http://vaticaninsider.lastampa.it

Enhanced by Zemanta

Comentarios

Skip to toolbar