¿Y los cómplices de Duarte?

0

Por Sanjuana Martínez

Asistimos con asombro al espectáculo patético de la corrupción institucional que cubre a la nefasta clase política que nos gobierna, y nos queda la certeza que existe una podredumbre que será difícil de erradicar si no tomamos medidas concretas.

Durante todo su gobierno, Javier Duarte se dedicó a robar a manos llenas. Esos 15 o 20 o 30 mil millones de pesos que se embolsó fue delante de todos.

Su actividad delictiva y desfalco del erario no era un secreto a voces, era más bien pública y notoria. También sus planes de escape fueron públicos. Incluso la impunidad que lo cubría mientras robaba y participaba en actividades ilegales.

A toro pasado, el Gobierno de Enrique Peña Nieto nos va mostrando el recuento de la tropelías de Duarte. Nos exhibe sus casas, sus departamentos, sus terrenos, sus cuentas bancarias, su riqueza ostentosa que siempre fue igualmente pública.

Pero al gobierno le falta mostrarnos la lista de los cómplices de Javier Duarte. No de esos y esas que le ayudaron a robar y robar. Esa lista ya la conocíamos desde antes.

Más bien, a Peña Nieto le falta decirnos por qué su gobierno permitió que los actos públicos y notorios de corrupción de Duarte se consumaran con gran facilidad ante la mirada atenta de todas las instituciones.

La corrupción de Duarte no fue súbita y rápida. Al contrario, fue lentamente entretejiéndose en las redes de la sucia clase política. Por eso uno se pregunta de que forma el gobierno aplica esos 9 billones de pesos anuales supuestamente destinados al combate a la corrupción.

¿Dónde estaba la Secretaría de la Función Pública mientras Duarte robaba? ¿Dónde estaba la Procuraduría General de la República (PGR) mientras Duarte delinquía a plena luz del día? ¿Dónde estaba el Presidente Enrique Peña Nieto?

Por favor, que no nos diga la PGR que esas 112 cuentas bancarias que acaba de asegurar eran desconocidas para las instituciones que supuestamente están encargadas de vigilar, prevenir y evitar que saqueen los recursos públicos.

Es un insulto para la inteligencia de los mexicanos que ahora la PGR se dedique a filtrar las fotos del botín público y notorio de Duarte. ¿Por qué no lo mostró antes de que el Gobernador con licencia huyera para evadir la acción de la justicia?

Es un insulto que ahora la PGR este haciendo el trabajo que debió realizar hace daños contra Duarte. Es un insulto que nos cuente los detalles de su ostentosa riqueza, de sus cinco empresas dedicadas a actividades diversas y de sus muchas propiedades.

Pareciera que la PGR nos intenta convencer de los éxitos de sus investigaciones a toro pasado. Estas investigaciones son a destiempo. No valen. Estas investigaciones seguramente las guardaron y las mantuvieron en secreto hasta que al gobierno le fue conveniente darlas a conocer, huido el delincuente.

Lo único que nos queda claro de este show patético de la corrupción es que todo está fríamente calculado para intentar lavarle la cara al Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Todo indica que la PGR y el señor Peña Nieto están esperando el momento adecuado electoralmente hablando para emprender el espíritu justiciero y detener a Duarte bajo un aparatoso y mediático operativo.

¿A poco la PGR no sabe dónde se esconde Javier Duarte? ¿A poco Peña Nieto no tiene idea dónde está su compañero de partido? Es obvio que el Gobernador con licencia no puede irse al norte porque sabe que le pasaría lo mismo que a los cómplices del caso Humberto Moreira o de su también compañero de partido, el ex Gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington.

Si a Duarte aún le queda un poco de inteligencia seguramente decidirá que su escondite se ubica en el sur del país o quizá en la misma capital de la República o tal vez en Centroamérica…

En fin, el paradero de Duarte seguramente es conocido por nuestros brillantes servicios secretos que se dedican a espiar periodistas críticos y un montón de gente que consideran “peligrosos para la nación”, pero no vigilan a los ladrones y saqueadores de recursos públicos.

Lo importante ahora es desviar la atención hacia los cómplices de Javier Duarte, pero les falta detener, enjuiciar y condenar a toda esa red de amigos, familiares, ex servidores públicos, políticos y demás personas que le ayudaron a robar.

Pero qué hay de los otros cómplices. Esos que permitieron que Duarte se convirtiera en el Gobernador más corrupto, un mérito ciertamente difícil y reñido, porque casi la totalidad de los ex gobernadores y gobernadores en turno roban.

La lista de los otros cómplices de Duarte es también pública y notoria, y empieza con un nombre: Enrique Peña Nieto… y sigue con muchos más que seguramente los lectores también conocen. ¿Esos otros cómplices cuando serán investigados por la PGR?

www.websanjuanamartinez.com.mx

Twitter: @SanjuanaMtz

Facebook: Sanjuana Martinez

Fuente: SinEmbargo

Comentarios

Skip to toolbar