Los ganones de la CFE: Esparza, Calderón, Olea, Kessler…

0

El ex presidente Felipe Calderón; el ex director de la Comisión Reguladora de Energía, Héctor Olea, y el líder del sindicato de electricistas Martín Esparza han pasado de la función pública a empresas energéticas, en el marco de las subastas eléctricas que han permitido a la iniciativa privada proveer a la Comisión Federal de Electricidad, actualmente en números rojos. “Hay funcionarios del PRIAN [que]forman parte de los Consejos de Administración de las empresas eléctricas que le venden la energía a la CFE. Ese contubernio se va a terminar”, aseguró esta semana el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Por Dulce Olvera/ SinEmbargo

Entre las 46 empresas generadoras de energía eléctrica que operan en México, a partir de 86 contratos otorgados desde 2016 en tres subastas de la Reforma Energética, destacan Iberdrola, donde participa el ex Presidente Felipe CalderónHinojosa; Tractebel, que dirigió Héctor Olea Hernández, ex presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), y Sociedad Generadora Fénix, cuyo 49 por ciento es propiedad del líder sindical de los electricistas Martín Esparza, de acuerdo con datos del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace).

“El modelo que uno observa en el neoliberalismo es que los funcionarios  públicos se van conformando como una especie de gerencia de las trasnacionales, porque van creando condiciones legales, políticas y económicas para beneficiarlas y no pensar en el interés público ni beneficios sociales”, explicó Juan Luis Hernández Avendaño, politólogo de la Universidad Iberoamericana Puebla.

En el primer semestre de este año, el mayor gasto público se dio precisamente en la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y, a la vez, la hoy Empresa Productiva del Estado fue de las instancias públicas cuyos ingresos cayeron más, por lo que en el balance financiero hubo una pérdida por 76 mil 304 millones de pesos, de acuerdo con el último informe de finanzas públicas de la Secretaría de Hacienda.

En este hoyo financiero, entre las operadoras en el mercado eléctrico mayorista también destacan Piasa, parte de la embotelladora de Coca-Cola que da sus excedentes a la CFE; Ammper, del Grupo Invex; la italiana Enel; la española Eosol, donde está Juan Ludlow, ex funcionario en telecomunicaciones, y Cervecera Coahuila de Constellation Brands, señalada en el norte del país por organizaciones civiles por robar el agua de sus territorios.

“Hay funcionarios del PRIAN –ya no lo vuelvo a decir, se me fue– que terminaron en el sector energético, después de entregar estos contratos leoninos, y se fueron a trabajar a empresas privadas del sector energético. Hay personajes –que no puedo mencionar en estos tiempos porque tengo que autolimitarme– pero forman parte de los Consejos de Administración de las empresas eléctricas que le venden la energía a la CFE. Ese contubernio se va a terminar”, aseguró esta semana el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

La Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos establece que deben abstenerse de aceptar algún empleo, cargo o comisión en la iniciativa privada hasta un año después de haber dejado el puesto público.

Sin embargo, afirmó el politólogo Juan Luis Hernández Avendaño, en el país tanto los “limbos jurídicos” como la falta de aplicación de la legislatura permiten este fenómeno. El economista Abraham Vergara agregó que debe llevarse a cabo la Ley escrita y aplicarla por igual a todos. “Que se dejen de tener estas concesiones con ciertas personas ya sea de manera directa o indirecta utilizando prestanombres”, planteó.

Durante la conferencia de prensa del martes pasado, López Obrador citó la carta escrita por el Presidente Adolfo López Mateos tras nacionalizar la industria eléctrica en 1960.

“Industrializar el país no implica una subasta pública de nuestros recursos naturales, ni la entrega indiscriminada del patrimonio de la Patria”, escribió. “Les devuelvo la energía eléctrica, que es de la exclusiva propiedad de la Nación, pero no se confíen porque en años futuros algunos malos mexicanos identificados con las peores causas del país intentarán por medios sutiles entregar de nuevo el petróleo y nuestros recursos a los inversionistas extranjeros”, advirtió hace más de cinco décadas.

Hace tres años, en 2015, el Gobierno federal lanzó la convocatoria para ofrecer contratos de largo plazo para la adquisición de 6.3 millones de megavatios/hora de energía, 6.3 millones de Certificados de Energía Limpia (CEL) y 500 megavatios de potencia. En el marco de la Reforma Energética, avanzaron 352 ofertas de venta con garantía de seriedad por parte de 81 participantes, incluyendo a la CFE, pero el nuevo equipo energético del próximo gobierno los revisará al igual que lo hará con las licitaciones petroleras.

“La puerta giratoria genera relaciones perversas entre el Gobierno y las empresas privadas. Las empresas trasnacionales detectan Secretarios de Estado o funcionarios públicos para acercarse y que les den condiciones adecuadas para ganar contratos y licitaciones con el Estado, para después pagarles poniéndolos en un puesto del Consejo de la empresa”, dijo el analista político Enrique Toussaint Orendáin, y académico de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

La energía eléctrica puede obtenerse de centrales solares, eólicas, hidroeléctricas, ciclo combinado, térmicas, nucleares y mediante la biomasa o quema de compuesto de la naturaleza como combustible.

Hasta el 15 de junio de 2018, se registran 46 participantes del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) en operación, los cuales han llevado a cabo la firma de 86 contratos (40 en registro y 46 en operación). En marzo de este año se lanzó la convocatoria para la cuarta subasta. Durante las tres primeras –realizadas entre 2016 y 2017–, 30 empresas han ganado, incluyendo a la propia CFE.

Sin embargo, “los proyectos no están jalando y no por culpa de los organizadores sino de los participantes, quienes desestimaron costos y presentaron propuestas muy a la ligera, pero que ahora nadie quiere financiar y que sólo empresas grandes como Acciona [España] y Enel [Italia] han podido cumplir en tiempo y forma”, escribió el columnista de El Financiero especialista en energía, Atzayael Torres.

LOS BENEFICIADOS DE LA PUERTA GIRATORIA

Las puertas giratorias –una especie de tráfico de información–, el modelo neoliberal, las privatizaciones y los puestos políticos con “máscaras de tecnócratas” le han hecho “mucho daño” a las empresas del Estado porque son prácticas no transparentes que sólo fomentan la corrupción. En México, tenemos “un capitalismo de cuates” en donde se enriquece el que está cerca del poder, aseguró el analista político Enrique Toussaint.

Entre las empresas generadoras que operan hasta el verano de este año destacan:

Iberdrola Generación: llegó a México en la década de los noventa, pero esta compañía española despegó durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, al convertirse en la principal generadora de energía eléctrica privada en México mediante contratos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) mientras el mandatario panista extinguió la Compañía de Luz y Fuerza.

En el sexenio de Enrique Peña Nieto continuó el negocio. Por ejemplo, en enero de 2016 la CFE le dio en adjudicación directa 438 millones 552 mil 820 pesos a Iberdrola Generación España para abastecer gas natural durante un año, de acuerdo con el Portal de Transparencia.

El Consejo de Administración de Iberdrola Generación está conformado por Aitor Moso Raigoso, Presidente y Consejero ejecutivo de Iberdrola Generación España; José Enrique Alba Carcelen, vicepresidente de la Asociación Mexicana de Energía; y Rodolfo Rueda Ballesteros, abogado nombrado por el World Energy Council como uno de los 100 “Future Energy Leaders” y ha fungido como Consejero del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Gobierno Mexicano. También figuran otros empresarios españoles.

Felipe Calderón Hinojosa, entonces Presidente de México, con José Ignacio S. Galán, presidente y consejero de Iberdrola en 2010. Foto: Cuartoscuro.

Asimismo, en julio de 2016, Iberdrola incorporó al Consejo de Administración de su filial en Estados Unidos, Avangrid, al ex Presidente Felipe Calderón, también ex Secretario de Energía hasta 2004. Iberdrola España posee el 81.5 por ciento de las acciones de Avangrid y su operación se limita al mercado estadounidense.

Tres años y medio después de que Calderón Hinojosa entregó la Presidencia de México (2006-2012), aceptó la invitación para ser Consejero independiente en esta empresa de Estados Unidos.

Georgina Yamilet Kessel Martínez, quien fue Secretaria de Energía durante su sexenio, y además presidenta del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos, y de la Junta de Gobierno de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), se integró como vocal en el Consejo de Administración de Iberdrola España el 24 de abril de 2013, cinco meses después de haber dejado su cargo en la administración pública.

En el consejo de Iberdrola México también estuvo –hasta diciembre de 2015– Herminio Blanco Mendoza, jefe negociador de Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) y ex Secretario de Comercio y Fomento Industrial de México en el sexenio de Ernesto Zedillo. Dijo haber renunciado por cuestiones personales.

En la lista de miembros del Consejo continúan Liébano Sáenz Ortiz, ex Oficial Mayor de la Secretaría de Desarrollo Social y ex Secretario Particular del Presidente de la República Ernesto Zedillo Ponce de León; y Eugenia Solana Morales, analista en la Gerencia Jurídica de Petróleos Mexicanos cuya consultoría Solana y Asociados ha asesorado a Pemex en el diseño de los contratos de servicio múltiple.

El director de los Servicios Jurídicos y Secretario de Iberdrola México, Alejandro Fleming Kauffman, ha sido Secretario del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos y Jefe de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Energía.

“Parque Eólico Pier II”, en Puebla. Foto: Cuartoscuro.

Iberdrola tiene en México siete centrales de ciclo combinado y cogeneraciones, procesos para obtener energía eléctrica, y cinco parques eólicos: Pier II (julio 2015) en Puebla; La Ventosa (octubre 2012), La Venta III (marzo 2009), Bii Nee Stipa (abril 2010) y la central Dos Arbolitos (diciembre 2014) en Oaxaca, donde ha surgido la resistencia de las comunidades indígenas al exigir una consulta libre, previa e informada.

En marzo de 2009, la CFE adjudicó a Iberdrola Renovables el contrato para la construcción del parque eólico La Venta III, en Santo Domingo Ingenio, Oaxaca, y también fue para suministrar energía a la CFE… durante los próximos veinte años, incluso para después del término del sexenio de López Obrador.

También tiene en marcha en México proyectos de generación de energía que suman más de 3 mil millones de dólares de inversión. Construye cuatro nuevas plantas de ciclo combinado (Baja California III, Noreste y Escobedo II, en Monterrey, y Noroeste, en Sinaloa), así como dos cogeneraciones (Bajío, en Querétaro, y Altamira, en Tamaulipas).

La relación entre el empresario español Ignacio Sánchez Galán, director de Iberdrola España, y el ex Presidente de México continúa. En abril de este 2017 ambos se reunieron en España con el Alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, acompañados por sus esposas, Margarita Zavala e Isabel García-Tabernero, respectivamente.

Martín Esparza, líder del Sindicato Mexicano de Electricistas. Foto: Cuartoscuro.

Sociedad Generadora Fénix: es un consorcio mexicano de generación eléctrica que comenzó a operar en 2015 y es controlada por Mota-Engil México con un 51 por ciento, mientras que el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), dirigido por Martín Esparza, posee el 49 por ciento restante.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) reveló que el memorándum de entendimiento firmado en julio de 2015 entre el sindicato de electricistas dirigido por Martín Esparza y el Gobierno, incluye “un contrato de adquisición de energía eléctrica por parte del Gobierno federal, por conducto de sus dependencias y entidades en favor de la Sociedad Generadora Fénix, S. A. P. I. de C. V. con vigencia de 25 años forzosos”.

El Gobierno federal también entregó a Fénix 15 plantas hidroeléctricas y una termoeléctrica, 40 inmuebles de fábricas y talleres, y aceptó pagar liquidaciones por 5 mil 401 millones de pesos a 15 mil 403 extrabajadores de la desaparecida Luz y Fuerza del Centro. La compañía también se adjudicó una concesión a 30 años para construir, operar y mantener cinco centrales hidroeléctricas: Necaxa, Tepexic, Patla, Tezcapa y Lerma; y 10 minihidroeléctricas.

Un grupo disidente del SME se manifestó en la casa de transición de López Obrador para pedirle que no proteja a Esparza, a quien acusan de haberse quedado con dinero de la liquidación tras la extinción de la Compañía Luz y Fuerza en 2010 por supuesta ineficiencia operativa y financiera.

Esparza pasó de luchar contra ese acto del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa a convertirse en empresario energético en el marco de la reforma constitucional. El líder sindical celebró la propuesta de Manuel Bartlett Díaz como titular de la Comisión Federal de Electricidad. SinEmbargo le pidió una entrevista, pero nunca contestó al teléfono.

“Tenemos muy claro que con este Gobierno habrá mejor diálogo. Estamos planteando el respeto mutuo a la sindicalización. Estamos planteando esa energía renovable”, dijo esta semana con Grupo Fórmula.

Panel solar. Foto: Cuartoscuro.

–Tractebel Energía de Monterrey: la compañía la encabezó hasta 2004 Héctor Olea Hernández, ex presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) de 1995 a 2000, donde coordinó el equipo de trabajo que elaboró los principales instrumentos normativos que regularon la incorporación de la inversión privada al sector del gas natural y la electricidad en México.

El economista por el ITAM desde 2004 a la actualidad es presidente y CEO de Gauss Energía, otra firma de desarrollo de proyectos especializada en el sector energético de México, particularmente en proyectos de energías renovables, lo que ha permitido inversiones por más de 650 millones de dólares.

Actualmente, Gauss opera la central fotovoltaica Aura Solar I, instalación solar de gran escala en México, así como Aura Solar II en Honduras, la más grande de América Central.

Olea también es presidente de la Asociación Mexicana de Energía Solar Fotovoltaica (Asolmex).

Concesiones de la CRE a la empresa de su ex director. Imagen: POT

OTRAS QUE VENDEN ENERGÍA

De la lista del Centro Nacional de Control de Energía de firmas que están operando en el mercado eléctrico mayorista también están Piasa Cogeneración, Ammper, la italiana Enel; la española Eosol y Cervecera Coahuila de Constellations Brand.

En marzo de 2016, Arca Continental (que lidera Grupo Piasa), embotelladora del grupo Coca-Cola, anunció una inversión por 60 millones de dólares en el ingenio López Mateos, en Tuxtepec, Oaxaca. Dos años después, este marzo, con la presencia del Gobernador Alejandro Murat Hinojosa inauguró la planta de Generación de Energía Eléctrica a partir de bagazo de caña.

Mediante esta técnica de energía limpia abastece al ingenio, a sus socios de la Industria Mexicana de Coca-Cola, y entrega sus excedentes a la Comisión Federal de Electricidad.

La mexicana Ammper nació desde la Reforma Energética y está formada por dos grupos con experiencia nacional e internacional en el sector energético: Invex Infraestructura e InfraRed Capital Partners.

El Consejo de Administración de Invex, grupo con origen en el salinismo, están Juan Bautista Guichard Michel, familia de Max Michel, ex dueño de Liverpool; Santiago Clariond Reyes-Retana, quien aparte de ser director general de IMSA (generadora electricidad en Nuevo León) ha sido presidente de la Cámara de la Industria de la Transformación (Caintra) de esa entidad norteña; Lorenzo Orozco, vicepresidente senior y Country Manager de Fox International Channels México, entre otros.

El Secretario de Energía Pedro Joaquín Coldwell en la primera subasta eléctrica. Foto: Cuartoscuro.

Una empresa grande es la italiana Enel Green Power, dirigida en México por Paolo Romanacci. Invertirá 97 millones de dólares para expandir en 10 por ciento la capacidad de dos parques de generación eléctrica solar y uno eólicoque que venderán energía a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Desde 2016, cuando comenzaban las subastas eléctricas, estableció que México sería su mercado más importante en la generación eléctrica en América Latina.

Por su parte, la española Eosol –dedicada a energía renovable– tiene a Juan Ludlow como presidente del Consejo en México. Tras desempeñarse por más de 11 años como un alto directivo de Telmex, en 2011 empezó en el área de Regulación de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) y luego vino un escándalo en la licitación de red compartida. También fue director de Estrategia de Rivada México.

En febrero de 2018,  la empresa Eosol inició la construcción de la planta solar La Trinidad I, en Durango, con una inversión de 2 mil millones de pesos.

Finalmente, entre las empresas operadoras además de la CFE, está Compañía cervecera de Coahuila que genera su propia energía para satisfacer las necesidades de sus instalaciones. Está localizada al noreste de en Nava Coahuila, y pertenece a Constellation Brands.

Fuente: SinEmbargo

Comentarios