Hermana de García Luna cobraba más de 1 mdp en la PFP

0

Esperanza García Luna, hermana del ex secretario de Seguridad Pública (SSP), Genaro García Luna, hizo una carrera en paralelo dentro del Gobierno Federal en las administraciones de Vicente Fox y de Felipe Calderón.

https://i1.wp.com/www.sinembargo.mx/wp-content/uploads/2020/01/calderon_inauguracion_provictima-5.jpg?resize=702%2C370&ssl=1

Por Maurizio Montes De Oca/ La Octava

A pesar de que su último grado académico era el de pasante de la licenciatura en periodismo en la Escuela Carlos Septién, Esperanza García Luna ingresó en 2002 a la entonces Policía Federal Preventiva (PFP) como Subdirectora de área en Investigación de Delitos.

De acuerdo con su declaración patrimonial, en el currículum de Esperanza García Luna hay registros de un trabajo como editora en la fuente de sociales de un periódico de Nuevo Laredo, otro de encargada de recursos humanos en una empresa de ingeniería y uno más en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) como jefa de departamento de seguridad en el que permaneció por tres años.

En su puesto como encargada de la investigación de delitos de la PFP, la hermana de García Luna tenía un salario de 265 mil 880 pesos netos al año y en ese momento no reportó ningún bien a nombre suyo. Solamente hizo público un crédito hipotecario por 125 mil pesos contraído en 1997.

A finales de ese 2002, Esperanza García Luna fue ascendida a directora de área con funciones de inspección dentro de la PFP y también con ello vino un aumento salarial para ella, quien pasó de ganar 265 mil 800 pesos al año a ganar 364 mil 800 netos.

Aumento salarial

Para mayo de 2003, su puesto siguió siendo el mismo, pero su sueldo aumentó a 377 mil 805 pesos anuales. En 2004 aumentó a 705 mil 783 pesos anuales netos y continuó así hasta 2006.

En ese periodo comprendido entre 2002 y 2006, Genaro García Luna fungió como director de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) de la Procuraduría General de la República (PGR).

Después de este periodo de 2002 a 2006, Genaro García Luna fue nombrado secretario de Seguridad Pública (SSP) por Felipe Calderón y Esperanza también fue incorporada a una nueva función en la PFP adscrita al área de secuestros y robo como directora de la policía cibernética, donde siguió gozando de un sueldo superior a los 700 mil pesos anuales netos.

Para 2007, en ese mismo puesto ya gozaba de un sueldo anual neto de 970 mil 269 pesos, según lo que ella misma declaró oficialmente y que consta en los registros de la Secretaría de la Función Pública (SFP).

2008, año de crisis y sueldazo de 1 mdp

Y si el año 2008 pintó mal para la economía de los mexicanos y de gran parte de la población mundial a causa de la crisis de ese año provocada por los grandes banqueros, para Esperanza García Luna todo iba viento en popa: fue movida en el organigrama de la PFP hacia la dirección general de apoyo técnico y su sueldo se elevó hasta llegar a 1 millón 231 mil pesos anuales netos por su cargo público en el que permaneció hasta la primavera de 2009.

De la PFP llegó al IMSS, donde fue nombrada subjefa de división en la dirección de innovación y desarrollo tecnológico.

Sus funciones consistían en programar cursos de capacitación; en ese puesto duró sólo un mes y luego arribó a la Lotería Nacional para la Asistencia Pública como gerente en la dirección de informática.

En su declaración patrimonial de conclusión en 2012, la hermana de García Luna incluyó una camioneta Ford Escape modelo 2010 valuada en 321 mil 900 pesos.

Panorama incierto

Ayer se reveló que el Secretario de Seguridad Pública del gobierno de Felipe Calderón aceptó iniciar negociaciones con el gobierno de Estados Unidos a cambio de la posibilidad de evitar ser enjuiciado por los cuatro delitos relacionados con el tráfico de drogas y con falsas declaraciones que se le imputan.

Esto por supuesto debe tener nerviosos a sus cómplices en México y también en Estados Unidos, pues no sabemos cuánta información es capaz de aportar García Luna para salvarse a sí mismo.

Pero más allá de lo que suceda en la corte de Brooklyn, el poderoso policía de Calderón aún tiene cuentas pendientes por rendir en nuestro país.

Ya la semana pasada hablamos de cómo la Secretaría a su cargo presentó distintas irregularidades en las auditorías que le fueron practicadas, hallándose fideicomisos con faltantes, precios inflados en construcciones, anomalías en la Plataforma México, entre otras.

Fuente: La Octava

Comments are closed.