Fallece el insigne historiador juarense Alfredo López Austin

0

El historiador Alfredo López Austin, investigador del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM y Premio Nacional de Artes y Literatura 2020, falleció a los 85 años, informó su hijo, el arqueólogo Leonardo López Luján. 

A través de su cuenta de Twitter, López Luján, director del Proyecto Templo Mayor, informó del deceso de su padre como la “culminación de la vida plena y fructífera de este hombre excepcional”.

López Luján también informó que hoy por la tarde, su padre será despedido por sus familiares y sus amigos en una funeraria al sur de la Ciudad de México.

Alfredo López Austin nació en Ciudad Juárez, Chihuahua, el 12 de marzo de 1936. Estudió Derecho en la Universidad de Nuevo León (1954-1955) y en la Facultad de Derecho de la UNAM (1956-1959).

Entre 1965 y 1968 realizó su segunda carrera, eligió Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la máxima casa de estudios. Continuó con la maestría en esa misma disciplina y entre 1970 y 1972 estudió el doctorado, y se tituló en 1980 con la tesis “Cuerpo humano e ideología: Las concepciones de los antiguos nahuas”.

Alfredo López Austin nació el 12 de marzo de 1936 en Ciudad Juárez, Chihuahua. Era investigador emérito del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y académico de la Facultad de Filosofía y Letras.

Estudió Derecho en la Universidad de Nuevo León (1954-1955) y en la Facultad de Derecho de la UNAM, se tituló con la tesis la Constitución Real de México Tenochtitlán.

Además, entre 1965 y 1968 estudió Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y se logró graduarse con una tesina sobre los cuestionarios empleados por Fray Bernardino de Sahagún realizados durante la creación de su obra.

Cabe destacar que hizo una maestría en la misma casa de estudios, se tituló con la tesis “Hombre-dios. Religión y política en el mundo náhuatl”.

Posteriormente entre 1970 y 1972 siguió con el doctorado y se tituló con “Cuerpo humano e ideología: Las concepciones de los antiguos nahuas”.

El investigador emérito dedicó gran parte de su vida a la cosmovisión, uno de los pilares conceptuales de su obra académica, así como a la iconografía y a la mitología de la tradición religiosa, y la cual definía como “el conjunto de doctrinas relacionados entre sí en forma relativamente potente, con el que un individuo, un grupo social, o una comunidad en un momento histórico, pretende crear una nueva perspectiva de como es el universo”.

También era un estudioso de los mitos indígenas, pues incluso en su libro Los mitos del Tlacuache reformuló la definición de “mito” y la adaptó para explicar la realidad mesoamericana.

Entre sus obras se encuentran: Hombre-dios. Religión y política en el mundo náhuatl, Juegos rituales aztecas, Textos de medicina náhuatl, La constitución real de México-Tenochtitlan, Tarascos y mexicas, La educación de los antiguos nahuas, Breve historia de la tradición religiosa mesoamericana y Juegos de trompos.

El investigador emérito dedicó gran parte de su vida a la cosmovisión. Foto: Cuartoscuro

Además, fue galardonado con distintos premios: Premio del Comité Mexicano de Ciencias Históricas por mejor artículo o mejor reseña del año, Premio Universidad Nacional, Medalla y diploma del Senado de la Universidad de Varsovia, Doctor Honoris Causa por la Universidad Veracruzana, Medalla Fray Bernardino de Sahagún, Premio Nacional de Artes y Literatura en el campo de Historia, Ciencias Sociales y Filosofía, entre otros.

Alfredo López Austin fue uno de los personajes que firmó la carta de apoyo en la que se exigía un alto al hostigamiento contra los 31 científicos del Foro Consultivo Científico y Tecnológico y exfuncionarios del Conacyt.

Fuente: El Universal/ SinEmbargo

Comments are closed.