El ejemplo de Corral

0

Por Alejandro Calvillo

Ningún gobernador ha llevado adelante un proceso tan bien documentado contra la corrupción de funcionarios de un gobierno como lo ha hecho Javier Corral frente a la administración de Cesar Duarte en Chihuahua. Las investigaciones, ahora ampliadas a catorce carpetas, están llevando a demostrar, entre otras cosas, que dinero público fue desviado por la administración de Cesar Duarte a campañas del PRI en 2016. Corral y su equipo, posiblemente, no se esperaban este desenlace que pone a las campañas del partido oficial otra vez en la mira de lo que debería ser la política anticorrupción.

Pero Corral y su gobierno no sólo ha ido a fondo en investigar la corrupción en el gobierno anterior de Chihuahua, también ha sacado a la luz los inmensos montos de recursos que el gobierno de Cesar Duarte estaba destinando a los medios de comunicación. Los recursos que ahora otorga Corral a los medios de comunicación son significativamente menores y han sido transparentados. Al reducir las dadivas, que no son más que las compras de los medios de comunicación, se ha ganado la crítica de éstos medios acostumbrados a mantenerse con los recursos del gobierno. El compromiso de Corral por la libertad de prensa y el combate a los monopolios, desde mucho antes de llegar a la gubernatura, lo llevó a la presidencia de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información donde entró en contacto con algunos de los más destacados periodistas mexicanos independientes y con la defensa de los medios comunitarios, como las radios indígenas. Desde ahí y como legislador enfrentó la Ley Televisa y fue el principal impulsor de los amparos que lograron que la Suprema Corte de Justicia de la Nación decretara varios de sus artículos como inconstitucionales.

Con el enfrentamiento a la corrupción y al mismo tiempo a los medios de comunicación subsidiados por el gobierno, Corral se abre un doble frente. Para combatir la corrupción se requiere el apoyo de la opinión pública, de los ciudadanos, de los electores. Pero como comunicar esto si los medios están en contra porque se les ha dejado de subsidiar, de comprar su línea editorial. Y a escala nacional, como los medios de comunicación que siguen recibiendo esas dadivas tratan y tratarán al gobierno de Chihuahua.

Para dar una dimensión del significado que tiene en México reducir el presupuesto del gobierno destinado a los medios y transparentar esos recursos hay que referirse al artículo publicado el 25 de diciembre pasado por el New York Times titulado “Con su enorme presupuesto de publicidad, el gobierno mexicano controla los medios de comunicación” (http://nyti.ms/2zuKIci) El primer párrafo del artículo plantea:” Dirigir un periódico, una estación de radio o un canal de televisión en México generalmente significa confiar en un cliente único y poderoso que gasta sumas exorbitantes en publicidad con una simple advertencia: “No te pago para criticarme”. Ese cliente es el gobierno mexicano”. La nota en el NYT señala que el gobierno de Cesar Duarte gastó alrededor de mil millones de pesos en publicidad dejando al estado con enormes deudas. Señala que esa cifra es la oficial y que el gasto podría ser mucho mayor.

Los primeros párrafos de esta nota comencé a escribirlas el fin de semana y este lunes por la mañana me entero que Javier Corral dará una conferencia de prensa en la Ciudad de México para hablar de estas investigaciones y los ataques de los que ha sido objeto a partir de ellas. Estimado lector/lectora, le pido revisar el artículo en el NYT en la liga anterior y ver los medios que señala han recibido sumas multimillonarias del gobierno mexicano para pagar publicidad y favores. Lea usted cómo esos medios van a seguir la conferencia de Corral este lunes y podrá entender cómo la corrupción y su denuncia es manejada por el dinero del gobierno. Siempre hay excepciones en estos medios, comentaristas y conductores que no se censuran ni están dispuestos a recibir censura de sus directivos. Pero usted sabe que la mayoría se entrega, se vende.

FUNDAR calcula en cerca de 20 mil millones de pesos los gastos en publicidad del gobierno federal en los últimos 5 años. Esta cantidad puede dar idea de la dependencia que sobre estos recursos han mantenido gran parte de los medios de comunicación. Los gobiernos han decidido a quien otorgar los recursos, esa decisión se ha basado en premiar a quienes les sirven, a quienes les ayudan a ocultar sus daños.

Corral es un panista singular, es un político que no se somete a los designios de su partido, desde el Senado enfrentó varias veces al propio Presidente Vicente Fox. Corral es un gobernador que formó su gabinete incorporando a personas que perfectamente pueden identificarse dentro de la izquierda y con una vida dedicada a la justicia social. Es el caso de Víctor Quintana que fue invitado como Secretario de Fomento Social quien ocupó varios cargos públicos y fue dirigente del Frente Campesino de Chihuahua, miembro de Equipo Pueblo y de Alianza Ciudadana y fue coordinador de Morena en el estado de Chihuahua. Otro nombramiento, en el mismo sentido, fue el de María Teresa Guerrero quien tiene una muy larga trayectoria en la defensa de los derechos humanos y, en especial, de los indígenas de la Sierra Tarahumara, a quien designó como Secretaria de Atención a Pueblos Indígenas.

Escribo ahora, en un tercer momento, después de escuchar la conferencia de este lunes de Corral y lo que escucho, su denuncia, es algo que no podría haberme imaginado. Sabía que vendría algo en contra de él y de su gobierno, pero no había imaginado que recibiría la amenaza del retiro de los recursos federales al Estado de Chihuahua de continuar con las investigaciones que inculpan a miembros del partido oficial. Esta conferencia es histórica en el combate a la corrupción: https://es-la.facebook.com/javiercorralj/videos/2007529695931379/

Y como mencioné anteriormente, la denuncia de Corral y su gobierno contra la corrupción se enfrentará a la compra de los medios de comunicación. Hay que seguir de cerca cómo ser´tratada esta información, no de inmediato, pero cómo se seguirá el caso, como vendrán las campañas contra Corral y su gobierno.

Sé que las notas en Sinembargo darán cuenta clara de esta situación, pero dejo este testimonio de lo que pensaba que podría ocurrir y los hechos que han ocurrido que sobrepasan lo que había imaginado.

Hay que estar del lado del gobierno de Chihuahua y ojalá que las fuerzas políticas que se dicen democráticas lo hagan también.

Fuente: SinEmbargo

Comentarios

Skip to toolbar