El día en que el líder de la CTM se puso a los pies de AMLO

0

“Este país vive una revolución que usted la hace, señor presidente, como jefe máximo. Nosotros queremos que le vaya bien para que le vaya bien a los trabajadores que están esperanzados, con sus contratos colectivos, porque la Ley lo mandata”, dijo el senador priista y líder de la CTM, Carlos Aceves del Olmo, en la presentación de la nueva política de salarios mínimos del gobierno federal.

Cuestionado sobre el manejo que hizo su partido, el Revolucionario Institucional, del tema salarial respondió: “Simplemente nos ajustamos al momento”.

Por Daniela Barragán/ SinEmbargo

Los nuevos tiempos políticos aún cargan con un personaje característico de la administración anterior, en específico, del priismo: en el anuncio de la Nueva Política de Salarios Mínimos del Gobierno de México y la Secretaría del Trabajo, estaba como uno de los invitados principales Carlos Aceves del Olmo, Presidente de la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

Estuvo en el evento y lo hizo como el representante oficial del sector obrero en la mesa en la que están también Gobierno y empresarios. Sonrió en la primera parte del evento, mientras escuchó los discursos de las secretarias Luisa María Alcalde y Graciela Márquez.

“México es un país de contradicciones; los mexicanos son de los que más trabajan pero de los que reciben menos remuneración […] la mayoría están excluidos del sector formal de la economía, sobre todo los jóvenes. Se ha perdido el 70 por ciento del poder adquisitivo del salario y el salario mínimo de este país está entre los más bajos de la OCDE y de América latina”, dijo Alcalde Luján.

“El aumento del salario contribuirá al fortalecimiento del mercado interno y puede ser un incentivo para que se opte por la formalidad en el trabajo para tener un mayor ingreso y además, algunas prestaciones laborales”, agregó luego Márquez, titular de la Secretaría de Economía.

Mientras la secretaria hablaba, Aceves se ponía sus manos en el rostro, se recorrió un asiento para quedar junto al Presidente Andrés Manuel López Obrador, pero cuando terminó el discurso regresó a su asiento.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador y el Senador Carlos Aceves del Olmo, titular de la CTM, durante la presentación de la Nueva Política de Salarios Mínimos, en donde se establece que el salario mínimo será de 102 pesos y en la frontera de 176. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro.

En México, el 43 por ciento de los sindicatos de trabajadores está concentrado en tres centrales obreras ligadas al priismo histórico: la CTM, la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) y la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM).

Carlos Aceves dirige la CTM desde desde enero de 2016. Asumió la dirigencia nacional tras el fallecimiento de Joaquín Gamboa Pascoe.

Aceves del Olmo ha sido tres veces Diputado federal y dos veces Senador, siempre en representación del Revolucionario Institucional y siempre en las comisiones referentes a trabajadores.

Otra parte de su carrera fue dentro de la estructura de ese partido, con cargos como el de Subsecretario de Gestión Social, Coordinador Operativo del Sector Obrero del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), Delegado en diferentes entidades del país y Secretario Adjunto de la Presidencia del CEN.

Actualmente es Senador de nueva cuenta por la vía plurinominal por el PRI y es integrante de la Comisión del trabajo y Previsión Social.

Llegó su turno de hablar y entonces calificó como un “parteaguas” la política salarial que fija en 102.68 pesos el general y en 176.72 pesos para los municipios de la frontera norte.

“Este país vive una revolución que usted la hace, señor Presidente, como jefe máximo. Nosotros queremos que le vaya bien para que le vaya bien a los trabajadores que están esperanzados, con sus contratos colectivos, porque la Ley lo mandata”, dijo.

Y agregó, aunque durante años no dijo nada al respecto de los anuncios que la Comisión Nacional del Salario Mínimo de aumentar el salario tres o cuatro pesos, que era imposible vivir con el actual salario.

“La CTM cumplirá 83 años y se han hecho muchas cosas, pero lo que se hará estos seis años será más de lo que se ha hecho todo este tiempo. Esto que hace nuestro Presidente, es significativo para los trabajadores. Habrá que leer el mismo libro todos, para no dar saltos y luego pasos al vacío, hay que dar pasos concretos. Son las mejores intenciones de quien dirige la CTM”, dijo desde Palacio Nacional.

Cuestionado sobre esta calificación sobre su partido y el manejo que hizo del tema salarial concretamente durante la administración de Enrique Peña Nieto, así como de su presencia en este evento, respondió: “Simplemente nos ajustamos al momento”.

“Lo que nosotros queríamos que regresara era y que nos hicieran caso como nos hacían caso nuestro partido, con el tripartismo, porque ya no nos citaban. Entonces quedó perfectamente clara la invitación al Presidente, a los empresarios, al sector obrero para que hagamos con la Ley en la mano las mejores legislaciones”, sostuvo el dirigente priista.

Ante el cuestionamiento en el cambio de tono de su discurso sobre el Presidente, dijo: “Nobleza obliga. Y cuando dice uno, tenemos esperanza es porque tenemos un México, no tenemos muchos. Para destruirlo ya hay muchos que quieren y estando con el Presidente, estando con la gente, que nos invitaran para que tomáramos una decisión con un aumento de salario que no se había dado nunca a ese nivel, no puedo tratarlos de otra manera, pero eso no quiere decir que yo cambie de ideología”.

Luego se desdijo de lo dicho antes, sobre que estos seis años se haría más que en los 83 años anteriores: “No, no, no. Yo dije le deseo que en sus años que será Presidente se logren muchas cosas, porque en 83 años no pudimos lograr todo lo que hubiéramos querido, pero que se logró mucho […] para que nos alcancen está difícil”.

Se retiró de Palacio Nacional en su silla de ruedas.

Fuente: SinEmbargo

Comentarios