El Ángel Exterminador

0

Por Jorge Zepeda Patterson

Un justiciero exasperado o un sicario de malas pulgas, vaya usted a saber, pero el Ángel Exterminador, como ha sido designado por redes sociales y prensa, ha inflamado la imaginación de la opinión pública en los últimos días.

Las autoridades precisan los hechos con lujo de detalles. El lunes pasado entre las 5:30 y las 6:00 de la mañana un autobús que se dirigía de Mateo Atenco a la Ciudad de México fue asaltado por cuatro individuos que viajaban como pasajeros. Uno de ellos encañonó al conductor mientras los otros tres, navaja en mano, desvalijaron a los adormilados pasajeros. Alguno fue golpeado al intentar resistirse. Al terminar, los ladrones obligaron al chofer a disminuir la velocidad del autobús con la intención de descender en una curva y perderse en las montañas.

Inesperadamente un hombre surgió de los asientos traseros esgrimiendo una pistola y caminó por el pasillo. Disparó primero al jefe de la banda; el proyectil le partió la carótida. Los otros tres corrieron a la puerta y salieron en estampida en cuanto el camión se detuvo. No llegaron lejos. Con pasmosa puntería el Ángel Exterminador los liquidó a todos. Sólo requirió una bala por persona. Los despojó de las mochilas en las que los ladrones habían acumulado el botín y regreso sus pertenencias al resto de los pasajeros. Kilómetros más adelante pidió que lo dejaran descender a la altura de la Marquesa. También pidió que no lo delataran. Y en efecto, todos los testigos aseguraron que la oscuridad les impidió percatarse de los rasgos del inesperado héroe.

¿Héroe o asesino a sangre fría? ¿Un ciudadano valiente harto de la impunidad o un sicario a quien no le hizo gracia ser víctima de unos improvisados colegas? La respuesta sólo la tendremos si llega a ser atrapado el misterioso hombre. Lo cierto es que en redes sociales el “justiciero” recibe aplausos. Solo el año pasado fueron asaltados más de tres mil autobuses foráneos según las propias empresas, lo cual supone decenas de miles de pasajeros. En las ciudades el fenómeno es aún mayor: millones de personas han sido desvalijados en el Metro, en taxis, peseros y microbuses en las principales poblaciones del país.

La justicia por propia mano no sólo es aplaudida; también es un recurso creciente de parte de víctimas cada vez más exasperadas por la absoluta incapacidad de la policía. Para no ir más lejos, los cuatro asesinados, emparentados entre sí, habían cometido cerca de 30 robos, hasta entonces con absoluta impunidad.

Los diarios reportan que tan sólo en la última semana en el estado de Puebla se registraron seis intentos de linchamiento de asaltantes o supuestos asaltantes. En todos los casos los sospechosos fueron golpeados de manera salvaje y uno de ellos se encuentra en riesgo de muerte. Otros habrían fallecido de no haber sido rescatados por las autoridades.

Los que participan en estos linchamientos y otros que incluso simplemente se enteran de ellos, experimentan un desahogo de la frustración acumulada por las innumerables ocasiones en que han sido víctimas de un despojo. Muchos encuentran difícil resistir la tentación de dar un escarmiento a los delincuentes atrapados, pues saben que entregarlos a la justicia resulta inútil en la mayoría de las ocasiones, y que saldrán libres para seguir delinquiendo. El nuevo Sistema de Justica Penal Acusatorio no castiga con prisión de oficio a los presuntos asaltantes, lo cual exige la denuncia de la víctima para que la detención prospere. Resulta sintomático que prácticamente en todos los casos de intentos de linchamiento de esta semana, los presuntos delincuentes quedaron o quedarán en libertad porque nadie quiso hacerse responsable de presentar la denuncia correspondiente.

Y difícil olvidar los terribles casos en los que terminan pagando justos por pecadores. Justamente, uno de los linchamientos de estos últimos días afectó a dos trabajadores de una casa de empeño.  Pobladores de San Francisco Totimehuacán, en Puebla, intentaron asesinar a dos jóvenes a quienes observaron trasladar electrodomésticos robados. Se trataba de empleados de la casa de empeño First Cash, que en realidad movían los aparatos a una bodega de la empresa. O peor, aun el caso de los dos hermanos que levantaban una encuesta en octubre del año pasado, en Ajalpan, Puebla, quienes fueron tomados por acosadores de menores y resultaron quemados entre golpes y torturas.

El Ángel Exterminador, el mote del justiciero de la carretera, termina siendo un apelativo simbólico aún de manera involuntaria. Es también el título de una película de Luis Buñuel, que retrata la fiesta de un grupo de burgueses acomodados de la Ciudad de México que por alguna razón quedan encerrados en una habitación. Al transcurrir los días, la disputa por el espacio y la escasez de alimentos y bebidas terminan por convertirlos en auténticos salvajes. Espero que no sea una metáfora de lo que comienza a suceder en México por la inseguridad rampante y la impunidad interminable.

@jorgezepedap

www.jorgezepeda.net

Fuente: SinEmbargo

Comentarios

Skip to toolbar