Cindy Gómez-Schempp y la verdad sobre las caravanas

0

Por Guadalupe Correa-Cabrera

El fenómeno de la migración en caravana se utiliza como instrumento político y para avanzar los grandes intereses geoestratégicos que dominan la esfera internacional, impulsado por grupos de financiamiento sospechoso que irrumpen acompañados de activistas, periodistas, documentalistas y fotógrafos…

Mucho se ha dicho sobre las caravanas migrantes y una crisis en la frontera, particularmente desde que se formó una caravana de magnitudes sin precedentes en octubre del año pasado. Desde ese momento, las movilizaciones de este tipo no se han detenido y varias decenas de personas llegan diariamente a la frontera México-Estados Unidos en busca de asilo. Las caravanas de migrantes y las crisis manufacturadas en la frontera no son algo nuevo. Sólo basta recordar las movilizaciones de los DREAMers, la crisis de los denominados “migrantes no acompañados”, la caravana de madres de desaparecidos centroamericanos en su tránsito por México y las caravanas organizadas en el marco del “Viacrucis Migrante”. El uso político de estos fenómenos tampoco es algo novedoso. Lo verdaderamente original es que en la era actual el Presidente de los Estados Unidos utiliza las imágenes de estas movilizaciones para justificar su agenda política nacional (de naturaleza anti-inmigrante y xenófoba en esencia) que incluye la construcción de un muro fronterizo con México en el contexto de la declaración de una supuesta “emergencia nacional”.

“El trabajo de Cindy Gómez-Schempp no sólo es extraordinario y meticuloso; explica una compleja red de intereses políticos, financieros y de medios de comunicación que nos deja ver de mejor manera lo que realmente está sucediendo en la frontera”. Foto: Especial

Lo que está en juego en los Estados Unidos en este preciso instante no es una cosa menor. Estamos hablando de una lucha por el poder político y el control de la industria armamentista y el complejo militar-industrial-fronterizo (que incluye a los contratistas privados) en la nación más poderosa del mundo. Por lo tanto, es muy importante comprender el tablero político y la lucha de poderes que se genera en la capital de ese país (Washington DC) y que utiliza, como pretexto, las imágenes de lo que se percibe como una crisis en la frontera. Por primera vez en la historia de los Estados Unidos de América, la frontera con México y el tema migratorio ocupan un lugar central en el discurso político y en el proceso electoral de ese país. Existen, por lo tanto, razones de gran peso para pensar que lo que vivimos ahora en las dos fronteras de México y en las rutas migratorias no es algo orgánico. Perece ser que el fenómeno se construye a partir de imágenes manufacturadas por poderosos intereses económicos y políticos, representados por los dos principales partidos políticos de esa nación.

El problema de los que viven en condiciones infrahumanas en Centroamérica no es menor, ni nuevo tampoco. Lo que es distinto es el uso político en los Estados Unidos de la tragedia humana que viven aquellos que se ven forzados a dejar sus países por falta de oportunidades en naciones devastadas por la corrupción, la miseria y la extrema violencia. Resulta difícil comprender por qué ahora, para muchos en la Unión Americana, importa tantísimo el tema de la crisis de seguridad en el Triángulo Norte, la separación de familias centroamericanas y una crisis humanitaria que lleva a miles de personas a dejar sus hogares y todas sus pertenencias en sus lugares de origen. Considerando que la tragedia que rodea al fenómeno lleva ya muchos años, y recordando las múltiples violaciones a los derechos de los migrantes desde mucho antes, así como los miles y miles de muertos y desaparecidos en su paso por México para alcanzar el sueño americano, nos parece sorprendente que sea sólo hasta ahora que poderosos grupos de interés estadounidenses hagan del fenómeno su bandera y se manifiesten ferozmente de un lado o del otro en el espectro ideológico y político. Ahora sí parece importarles el dolor de los migrantes a los americanos.

En esta nueva dinámica surgen supuestos activistas, que forman organizaciones (según) “sin fines de lucro” registradas en Estados Unidos, que hablan en inglés y que reciben jugosos financiamientos a través de plataformas electrónicas de financiación colectiva (crowdfunding) como GoFundMe o Venmo, o mediante eventos de recaudación de fondos (fundraisers) organizados por terceras personas. Los fondos que se mueven a través de estos medios y plataformas electrónicas para algunas de estas organizaciones son millonarios en ocasiones, pero resulta extremadamente difícil identificar el origen real de los recursos. En este nuevo contexto, aparecen grupos advenedizos de auto-proclamados defensores de derechos humanos que presentan su causa a través de sentimentales videos con niños, mujeres y familias necesitadas que sólo podrían salir delante de la mano de estos nuevos benefactores. Curiosamente, dichos “activistas”, surgieron de la nada, no tienen experiencia real en el tema migratorio, pero ahora su bondadosa causa les da legitimidad para existir y recibir fondos (a veces muy cuantiosos) para realizar sus importantes actividades “altruistas”.

Valdría la pena investigar el caso de grupos como Pueblo Sin Fronteras, Al Otro Lado, Diversidad sin Fronteras, Bridges of Love Across Borders, Minority Humanitarian Foundation y un gran número de organizaciones que se conectan y comunican a través de plataformas o redes sociales como Caravan (Border) Support Network o San Diego Rapid Response Support Network. Estamos hablando de grupos de activistas “pro-migrantes”, abogados de migración, administradores de albergues (nuevos) para dar apoyo a migrantes y otros grupos que acompañan las caravanas. Estos “bien intencionados” actores estadounidenses llegan seguidos de periodistas y fotógrafos que van cubriendo paso a paso sus actividades. A simple vista, parecen realizar una noble misión, pero de manera sospechosa alientan (y facilitan de distintas maneras) la migración en masa.

Cabe destacar que no nos referimos a los defensores de derechos humanos tradicionales que habían venido trabajando (con honestidad y profesionalismo) en México y Centroamérica por muchos años para ayudar a los migrantes en su difícil camino. Estamos ahora identificando nuevos grupos de origen y financiamiento sospechosos. Las imágenes del fenómeno que apoyan estos “activistas” son captadas por los medios de comunicación masivos (tradicionales y electrónicos) y apoyan el discurso xenófobo del Presidente de los Estados Unidos que pide la construcción de un muro y el reforzamiento de la infraestructura para la seguridad fronteriza y la ampliación de los centros de detención. Las escenas captadas por las cámaras digitales y de televisión dan la impresión de que lo que realmente se vive en la frontera es una emergencia nacional o una crisis humanitaria. ¿Para quién trabajan (directa o indirectamente) los activistas?

Con el objetivo de tratar de entender un fenómeno que nos tomó por sorpresa a muchos, y que se colocó, por primera vez en la historia, en el centro del debate de la política estadounidense, es preciso dar seguimiento a las acciones de los actores involucrados en la movilización en caravana. También deben reconstruirse las redes que unen a los grupos de activistas advenedizos con la política americana y los grandes intereses económicos que conforman el gran complejo fronterizo-militar industrial de los Estados Unidos. Por fortuna, ya existe un trabajo de ese tipo. En mi propia búsqueda por respuestas sobre el tema, me encontré con una persona extraordinaria que con sus investigaciones me dio (nos da) luz para comprender de mejor manera un fenómeno extremadamente complejo.

Me refiero a Cindy Azucena Gómez-Schempp, locutora principal (junto con su marido Duke Gómez-Schempp) del programa de radio A Mexican Crossing Lines. Cindy es mexicano-americana y reporta desde Fargo, en Dakota del Norte y su ciudad hermana Moorhead, Minnesota. Ella también es la directora de la estación de radio KPPP FM y es la vicepresidenta del Proyecto de la Prensa del Pueblo (People’s Press Project, PPP). Gómez-Schempp fue editora en jefe del diario High Plains Reader, y se define como educadora en temas de cultura, identidad y lenguaje; es además escritora, periodista, activista/defensora de derechos humanos, esposa, madre y otras cosas.

Cindy me ayudó a comprender mejor el fenómeno de la migración en caravana que se utiliza como instrumento político y para avanzar los grandes intereses geoestratégicos que dominan la esfera internacional. Recomiendo ampliamente la revisión cuidadosa de todo el trabajo que ha realizado ella y que está relacionado con las caravanas migrantes desde Centroamérica hacia los Estados Unidos (en su página del programa A Mexican Crossing Lines: http://kpppfm.com/a-mexican-crossing-lines/). El trabajo de Cindy confirmó mis propias sospechas y reforzó mis cuestionamientos. Además, me ayudó a refinar mis teorías y a entender algo que no es sencillo de entender: la lucha por el poder en el país más poderoso del mundo (si es que todavía lo es). Ella ha seguido de cerca a los activistas que promuevan la migración en masa (en caravana) desde Centroamérica y ha hecho el mejor trabajo de investigación sobre la formación de estos movimientos que he podido revisar hasta la fecha.

El trabajo de Cindy Gómez-Schempp no sólo es extraordinario y meticuloso; explica una compleja red de intereses políticos, financieros y de medios de comunicación que nos deja ver de mejor manera lo que realmente está sucediendo en la frontera. Lo más sorprendente del trabajo de esta valiente mujer es la conexión que encuentra con un evento que cimbró a su comunidad en Dakota del Norte: las protestas masivas en la reservación sioux de Standing Rock. Dichas movilizaciones se realizaron en contra de la construcción de un oleoducto (Dakota Access) que pasaría por tierras de nativos-americanos. Los manifestantes que se oponían a la construcción del oleoducto Dakota Access (utilizando el hashtag #NODAPL) se autodenominaron “Protectores del Agua” (water protectors), debido a que la construcción del oleoducto podría poner en peligro el agua potable en Standing Rock.

Cindy reportó desde 2016 sobre las verdaderas motivaciones de la protesta y sobre los grupos de pseudo-activistas que se beneficiaron con donaciones millonarias (parecido al tema de las caravanas) causando disturbios severamente violentos en Standing Rock y desvirtuando al movimiento. Al final se terminó construyendo el oleoducto, se desvirtuó el movimiento y los activistas obscuros se regresaron a sus casas. No se sabe el destino final de gran parte de las donaciones millonarias que recibieron estas personas para apoyar un movimiento legítimo, pero que ellos manipularon al final a su antojo. Así, pareciera ser que estos pseudo-activistas sirvieron a intereses particulares (muy poderosos) y se sirvieron, al mismo tiempo, de parte de los fondos destinados para su aparente lucha por una causa que nunca fue realmente defendida.

Cindy Gómez-Schempp, con su muy particular estilo de reportaje—agresivo y controvertido, pero divertido, franco, apegado a la verdad y sustentado en evidencia—nos narra esta tragedia paso a paso. Su investigación es sorprendente y más sorprendente aún es que parece haber quedado enterrada en el olvido (el caso de Standing Rock). No me parece raro, debido a que llega a tocar intereses realmente poderosos. No me parece extraño tampoco entonces que los activistas vinculados a la protesta no quieran mencionar su nombre siquiera cuando se refieren a ella (y eso me consta). En la narración de Gómez-Schempp se vinculan de manera endogámica: activistas, periodistas, políticos, documentalistas y gente del espectáculo. Los facilitadores y financiadores de este show mediático con fines aparentemente económicos son personas con mucho dinero y mucho poder en los Estados Unidos y quizás fuera de nuestro continente.

Cindy exhibe a los operadores en la protesta de Standing Rock. Asimismo, está exhibiendo a los actores malos que promueven las caravanas en la tierra, en los medios, en el ciberespacio, en Hollywood y en la política y el gobierno estadounidenses. Nuestra periodista estrella observó cómo algunos de los principales activistas en la movilización en Dakota del Norte dirigieron sus esfuerzos hacia Centroamérica, México y hacia la frontera México-Estados Unidos. Llegaron ellos con las caravanas. Sólo Cindy, que cubrió Standing Rock, detectó a esas personas e identificó su modus operandi—muy parecido al de Standing Rock.

Así se explica entonces cómo operan y se conectan grupos como Pueblo Sin Fronteras, los abogados de Al Otro lado, Diversidad Sin Fronteras, Bridges of Love Across Borders, Minority Humanitarian Foundation, entre otros. A través de la revisión del trabajo de Cindy se puede hacer un seguimiento del comportamiento irregular, declaraciones y complicidades de los principales actores que participan en estos procesos como Irineo Mújica, Alex Mensing, Nicole Ramos, Birdie Gutiérrez, Anakai Flote (“Pitaya Queen”), Mark Lane, et al. En el trabajo de Cindy Gómez-Schempp se encuentran testimonios alarmantes que podrían justificar investigaciones formales e inclusive acciones legales sobre las labores de estos grupos. Invito a revisar este trabajo.

Recomiendo la revisión cuidadosa del siguiente material para comenzar a entender la verdad de las caravanas migrantes. Ya iremos explicando, por partes, de qué se trata esta investigación. Cortesía de Cindy-Gómez-Schempp y su esposo:

Articulo: Protestantes de Standing Rock se filtran a la caravana

http://kpppfm.com/articles/protestantes-de-standing-rock-se-filtran-a-la-caravana-migrante/

Estafando la Caravana

http://kpppfm.com/sabor-latino/en-espanol-a-mexican-crossing-lines-estafando-la-caravana/

Red de apoyo fronterizo para las caravanas

http://kpppfm.com/sabor-latino/a-mexican-crossing-lines-red-de-apoyo-fronterizo-para-caravanas/

Choques con la caravana migrante

http://kpppfm.com/sabor-latino/a-mexican-crossing-lines-caravan-clashes-choques-con-la-caravana-migrante/

Coordinadores de la caravana

http://kpppfm.com/sabor-latino/a-mexican-crossing-lines-coordinadores-de-la-caravana/

Caravana LGBTQIA (con subtítulos en español)

http://kpppfm.com/live-shows/a-mexican-crossing-lines-lgbtqia-caravan/

Pitaya Queen (español)

http://kpppfm.com/sabor-latino/a-mexican-crossing-lines-pitaya-queen-y-la-caravana-lgbt-en-espanol/

Interview with Pastor Rivera

http://kpppfm.com/live-shows/a-mexican-crossing-lines-interview-with-pastor-albert-rivera-caravan-coordination/

Caravan activists: Crimes in Mexico and US

http://kpppfm.com/live-shows/a-mexican-crossing-lines-caravan-activists-crimes-in-mexico-and-us/

Sam Slovick caravan connections

https://www.youtube.com/watch?v=DSEcmmr7l_Q&t=2514s

Fuente: SinEmbargo

Comments are closed.