Bares, violencia, migración y desigualdad confluyen en la literatura juarense

0

Hay una cerveza abierta sobre la mesa. Carlos Urani Montiel Contreras, investigador de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, toma el micrófono y habla sobre los lazos que existen entre la escritura y el Kentucky Club, la quinta parada de una de las rutas de Juaritos Literario. Afuera los autos hacen fila para cruzar el Puente Internacional Paso del Norte. Afuera confluye el narcotráfico, la migración, la prostitución, la violencia y las letras.

Ciudad Juárez, Chihuahua. Amalia, Alejandra, Urani, integrantes de Juaritos Literario, recorren las principales arterías de Juárez, en Chihuahua, para difundir la cultura. Su objetivo es preservar el patrimonio escrito sobre la ciudad fronteriza.

Los jóvenes que integran el proyecto de investigación literaria van a los sitios que aparecen en novelas y poemas. Y ahí, bajo el sol lapidario que golpea a México y Estados Unidos, hablan ante una multitud.

SinEmbargo realizó un recorrido con Juaritos Literario. El narcotráfico, los feminicidios, la violencia, la prostitución, la migración y las letras forman parte del siguiente conjunto de mini reseñas de libros y lugares, todas alimentadas con las voces de Amalia, Alejandra y Urani.

Juaritos Literario. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

***

LAS CALLES SIN ALUMBRADO 

Chuya, Cata y Güera, operadoras en una maquiladora, se reúnen en el Hawaiian Club, en Ciudad Juárez. Ahí, en el bar, beben y cuentan su vida sin tapujos. Son inseparables. Una debilidad las une: el afán de ser aceptadas por los hombres. También las une el miedo, mismo que se siente cuando son abordadas por un extraño que las invita a subir al auto. Las enlaza el miedo de transitar por calles sin alumbrado, como la Ugarte. Sus historias están incluidas en el libro Mujer alabastrina, obra del juarense Víctor Bartoli.

Calle Ugarte. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

PUENTE NEGRO

El mexicano Rubén Tarín fue asesinado en mayo de 1991. Un agente estadounidense fronterizo le disparó y lo volvió, sin saberlo, personaje de Puente Negro, libro de “Pilo” Galindo.

El texto de “Pilo” muestra los abusos que cometen los uniformados en la línea que divide a México y Estados Unidos. También presenta a personajes que no saben realmente cuál es el destino que buscan, pues intentan dejar un sitio estéril para hallar la tierra prometida, misma que tal vez no está.

En Puente Negro también conocerás a los migras pochos, latinos que lograron la residencia y ahora hacen la vida imposible al que intenta llegar a los Estados Unidos.

Puente Negro. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

LA MARISCAL

“Yo sólo escuché cosas feas. Había que tener cuidado”, dice una mujer. Le acaban de preguntar qué sabe sobre La Mariscal, una zona asociada con la prostitución en Juárez, una zona lastimada por la época en la que los gringos no podían beber en su país y venían a México a divertirse.

La Mariscal quedó retratada en Callejón sucre y otros relatos, de la escritora Rosario Sanmiguel. En el libro se deambula con personajes femeninos por la zona, ahora parcialmente recuperada por las autoridades juarenses. En el libro se deambula entre la melancolía, siempre imaginando tiempos pasados.

La mariscal. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

KENTUCKY CLUB

Al hombre lo tunden a golpes y le escriben “homosexual’’ en la espalda. Los impactos le dañan la cabeza: comienza a olvidar el español. Es una historia triste sobre la intolerancia. Es una historia incluida en Todo empieza y termina en el Kentucky Club, libro de Benjamín Alire Sáenz, autor que nació en Nuevo México.

Todas las historias de Alire Sáenz, al menos las de ese libro, chocan en el Kentucky Club, un sitio que se volvió famoso también durante la época en que Estados Unidos prohibió el consumo de alcohol, un sitio que se encuentra a metros del Puente Internacional Paso del Norte.

Kentucky Club. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

NARCO

Gerardo y Luciana han entregado sus vidas al crimen. Él se rellena los intestinos con droga y cruza hacia los Estados Unidos; ella lava dinero. La muerte ronda a ambos. Algo trágico ocurrirá un día. Con descripciones que llegan a caer en los poético, Adriana Candia muestra el Juárez del narcotráfico en Ángeles y mulas, un texto que se divide en cuatro.

Ángeles y mulas. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

LA VIDA Y EL HOTEL 

La ya cita prohibición del alcohol en Estados Unidos generó una nueva vida nocturna en el Juárez de los años 50. En el imaginario colectivo se construyó a una ciudad en la que todo era posible. Aunque autoridades han tratado de eliminar la imagen, esta se mantiene y vive en la literatura.

Ema Vázquez, escritora juarense, recupera los restos de la vida nocturna, hombres tirados en el suelo y mujeres saliendo de bares, en Crónica de un tiempo vivo.

Otros autores muestran también esos pasajes, y lo hacen cerca de la denuncia. Muestran que detrás de una chica que ingresa a un hotel, se encuentra una red de trata en la que participan padrotes y hombres que ultrajan a vírgenes.

La fila de autos que intentan cruzar la frontera entre México y Estados Unidos. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

JULIETA 

En el bar El Paraíso había una canaleta para que los clientes no se tuvieran que parar para orinar. Los olores eran fuertes. Alcohol y orina. Ahora ha desaparecido el hueco que usaban los flojos, ahora hay una oscuridad que se corta cuando alguien abre sus puertas para pedir una cerveza de 25 pesos. El lugar sirvió de escenario para uno de los cuentos de Diego Ordaz.

En Los días y el polvo, una compilación de relatos cortos de Ordaz, se presenta Julieta, una joven que llega hasta las puertas de El Paraíso y se siente intrigada por los ruidos y olores que desprende.

El Paraíso. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

LOS ARCOS DORADOS 

Las letras el alcohol se llevan bien. Existen hasta libros sobre la historia de la borrachera. Otro lugar emblemático de Juárez, en el que confluyen los escritos y las bebidas, es el Club de los 15, inaugurado en 1950 y caracterizado por tener mujeres desnudas que cubren los muros. El lugar es atendido por Chuy y Lulu. Ahí aún se consiguen caguamas para el calor. Es pequeño pero le alcanza el tamaño para aparecer en La balada de los arcos dorados, de César Silva Márquez.

El club de los 15. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

LA ÚLTIMA PARADA 

La última parada del recorrido es la Misión de Nuestra Señora de Guadalupe de los Indios Mansos del Paso del Norte, la cual en realidad fue la primera.

Juaritos literario escogió el sitio para arrancar por ser el edificio más antiguo de la zona. Ahí, frente a los pachucos que bailan, el Fray García de San Francisco sostiene una columna que, según a leyenda, habría sido colocada originalmente por un demonio.

La Misión de Nuestra Señora de Guadalupe de los Indios Mansos del Paso del Norte. Foto: Carlos Vargas, SinEmbargo.

Fuente: SinEmbargo

Comments are closed.