Ahora falta que EPN saque de la SRE a sus “cuates” del PRI, reclaman

0

La Secretaría de Relaciones Exteriores ha sido subestimada por el presidente Enrique Peña Nieto y hoy es un refugio para sus amigos y no una verdadera representación del país en el extranjero, dijeron políticos de oposición a SinEmbargo. México paga el costo de los errores de una política exterior equivocada: lo del candidato Republicano Donald Trump sólo es consecuencia de restarle importancia sistemáticamente a los verdaderos diplomáticos y poner en puestos vitales a los cuates, dijeron.

El-dia-de-la-tragedia-de-Trump-1100Por Shaila Rosagel/ SinEmbargo

México está pagando las consecuencias de utilizar a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) como una “bolsa de trabajo” del Presidente de la República Enrique Peña Nieto para colocar a sus amigos y cercanos, “a los cuates”, coincidieron políticos de oposición consultados por SinEmbargo.

El resultado “desastroso” para el país tras la visita del candidato Donald Trump a Los Pinos, se debe a la improvisación y a que Peña Nieto subestimó durante los últimos cuatro años al Servicio Exterior Mexicano (SEM).

“Usan a la Secretaría como refugio para amigos. Estamos viendo el costo de la improvisación en política exterior. Lo ven como una bolsa de trabajo para sus amigos cercanos, damnificados. Ahí tenemos a Eduardo Medina Mora, que le dieron dos embajadas de lujo –en el Reino Unido y en Estados Unidos– y luego lo envían a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Hay una falta de profesionalismo. Es nepotismo el que hemos padecido en este Gobierno que está en su peor momento”, dijo Fernando Belaunzarán Méndez, ex Diputado federal del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Lo sucedido con la visita de Donald Trump, planeada por Luis Videgaray Caso, el ahora ex Secretario de Hacienda, no fue una casualidad: Videgaray pasó sobre la Cancillería porque la Presidencia de la República no se tomó con seriedad la política exterior.

La falta de seriedad del Gobierno federal se refleja en los perfiles que representan al país en el mundo: el priista Fidel Herrera Beltrán, ex Gobernador de Veracruz; Juan José Guerra Abud, ex Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) o la misma Beatriz Paredes Rangel, ex presidenta nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Herreta Beltrán, ex mandatario de Veracruz, fue jefe político de Javier Duarte de Ochoa, actual jefe del Ejecutivo local, y fue catalogado por la revista Forbes como una de las 10 personas más corruptas de México; mientras que Juan José Guerra enfrentó sin éxito alguno el derrame de una mina de Grupo México sobre el Río Sonora, considerado el mayor desastre ecológico de la historia de la minería en el país.

Los embajadores no tiene una trayectoria como internacionalistas ni los méritos suficientes para representar al Estado mexicano, dijo por su parte Martí Batres Guadarrama, presidente del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la Ciudad de México.

“Deben tener una trayectoria en el Servicio Exterior. Existe una carrera diplomática, una de las instituciones que más ha cuidado su carrera es el Servicio Exterior, esa es la cartera para quienes van a tener en sus manos ese tipo de funciones. El servicio exterior no debe ser el depósito de los políticos caídos en desgracia, como el caso de Fidel Herrera”, afirmó Batres Guadarrama.

Con Batres coincidió Adriana Dávila Fernández, Senadora del Partido Acción Nacional (PAN), quien agregó que el Gobierno federal ha favorecido a las carreras partidistas de los funcionarios y no la administración pública.

“Nosotros como senadores tenemos que asumir la responsabilidad de haberlos aprobado. En ese sentido tenemos que cambiar nuestra actitud. Como oposición tenemos que tener una reflexión profunda. El asunto es que tenemos un problema desde la cabeza, con el Presidente, que no tiene claro a dónde va con la política exterior”, dijo.

URGE IMPULSAR A LOS VERDADEROS DIPLOMÁTICOS

Clemente Castañeda Hoeflich, coordinador del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano (MC) en la Cámara de Diputados, insistió en que la política exterior mexicana se pervirtió durante los últimos años.

“Se ha menospreciado y se ha consolidado a la Secretaría de Relaciones Exteriores como agencia de colocación. Es una especie de segunda división para que todos aquellos que no tienen posición de relevancia, tengan un espacio o un premio de consolación. El Gobierno federal debe regresarle la diplomacia a los diplomáticos, porque lo que tenemos ahora son políticos a la carrera”, explicó.

Alejandro Sánchez Camacho, secretario de Acción Política del PRD, dijo que México requiere de diplomáticos con conocimientos académicos en relaciones exteriores y con un perfil incuestionable.

“En el caso de Donald Trump faltó dirección, organización en los altos mandos del Gobierno federal. Se atravesó como otro elemento, la ambición de Videgaray por su carrera presidencial, pero lo más lamentable es que ha dañado un sentimiento nacional”, recordó Sánchez Camacho.

Virgilio Caballero Pedraza, vicecoordinador de Morena en la Cámara de Diputados, explicó que la política exterior, antes del sexenio del ex Presidente Vicente Fox Quesada, fue orgullo nacional.

“Ahora se ha convertido en el premio para los políticos exiliados. A Videgaray lo van a mandar a algún lado, al Vaticano a lo mejor. No, el representante de México en el extranjero deber ser un experto en derecho internacional, que tenga méritos y reconocimiento en el país que lo hagan digno de representarnos en el extranjero. Pero nada de eso ocurre”, explicó.

Clemente Castañeda agregó que en México el Servicio Exterior es lo suficientemente fuerte y que cuenta con diplomáticos que pueden representar al país.

“México tiene diplomáticos de carrera muy experimentados que podrían estar en las carteras más importantes del servicio exterior. Lo que tenemos ahorita no son una digna representación del Estado mexicano. Los diplomáticos no representan al Gobierno federal, representan al Estado”, destacó.

Fuente: SinEmbargo

Comentarios

Skip to toolbar