15 contribuyentes acapararon 40 mmdp de beneficios fiscales del SAT

0

Desde 2007 y hasta 2015, la Secretaría de Hacienda se ha resistido a brindar los nombres de los más privilegiados de la condonación y cancelación de créditos fiscales, y las razones del beneficio. 32 resoluciones del Instituto Nacional de Acceso a la información y Protección de Datos Personales (INAI) fueron desatendidas; de modo que los perdones del SAT han sido opacos.

Reporte especial de SinEmbargo

En 2013, el primer año de Gobierno de Enrique Peña Nieto, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) lanzó el programa “Ponte al corriente” dirigido a pequeños contribuyentes que presentaran problemas de pago. Pero lejos de convertirse en un proceso de equilibrio y justicia fiscal, el perdón se concentró en 15 contribuyentes que dejaron de pagar más de 40 mil millones de pesos.

No fue la primera vez. Algunos de este grupo reducido de contribuyentes ya se habían beneficiado en 2007, cuando se aplicó una indulgencia masiva para adeudos fiscales que terminó focalizada en unos cuantos.

Fundar, Centro de Análisis e Investigación presentó los resultados de la investigación “Privilegios fiscales. Beneficios inexplicables para unos cuantos”, un trabajo que se inició desde 2007 con el objetivo de obtener información precisa sobre condonaciones y cancelaciones masivas de adeudos fiscales mediante los mecanismos de Transparencia del Gobierno federal.

Desde entonces, hasta 2015, la Secretaría de Hacienda se ha resistido a brindar los nombres de los más privilegiados de la condonación y cancelación de créditos fiscales, y las razones del beneficio. 32 resoluciones del Instituto Nacional de Acceso a la información y Protección de Datos Personales (INAI) fueron desatendidas; de modo que los perdones del SAT han sido opacos.

Esta tarde, al presentar la investigación, Javier Garduño, director de Presupuesto y Políticas Públicas de Fundar, expuso que después de una década de batalla por obtener Transparencia sobre la listas de privilegiados y recibir de manera sistemática negativas, las preguntas ahora son legítimas. ¿Quiénes en México le han dejado de pagar al fisco? ¿Por qué los números reflejan un puñado?

Javier Garduño, coordinador del área de Finanzas Públicas y Presupuesto de esa organización civil,  explicó que la agenda de recaudación fiscal en el país se aborda con frecuencia, pero aún no se logra comprender los retos de la política tributaria. En estos momentos, en el proceso influyen el recorte presupuestal, el incremento del endeudamiento público y la caída de los precios del petróleo. El investigador hizo hincapié en que México está por debajo del promedio de América Latina en recaudación fiscal; de entre los país es de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), por lo que es fundamental la certeza de que el Estado despliega su capacidad para cobrar deudas tributarias.

Fundar, Centro de Análisis e Investigación presentó los resultados de la investigación "Privilegios fiscales. Foto: Alejandra Padilla, SinEmbargo. Fundar, Centro de Análisis e Investigación presentó los resultados de la investigación “Privilegios fiscales. Foto: Alejandra Padilla, SinEmbargo.

Más adelante, una vez iniciada una mesa de debate, el investigador Ricardo Raphael exclamó que hay una posición interesada del Estado para no someter a la autoridad hacendaria al escrutinio; de modo que la Transparencia no atraviesa la banqueta de Palacio Nacional donde se encuentra la Secretaría de Hacienda.

El secreto fiscal es uno de los obstáculos más difíciles de superar, explicó Benumea, debido a que el SAT se ha amparado en esta prerrogativa para esconder los motivos detrás de su actuación.

La duda que le queda a la sociedad civil, dijo Fundar, es sí el SAT intenta cobrar las deudas hasta el máximo de sus posibilidades.

Los siguientes pasos que espera dar la organización empezarán por transparentar la política de cancelaciones y condonaciones. Además, piden una rendición de cuentas efectiva y reformar las prácticas para acotar los privilegios fiscales de raíz.

Para Ricardo Fuentes Nieva, director ejecutivo de Oxfam México, estos niveles de condonación fiscal hacen evidente que el Estado tiene capacidad de generar ingresos.

También, que esta vía parece que se ha convertido en una nueva forma de hacerse millonario en México. Lanzó un cuestionamiento: “¿por qué el Estado perdona las obligaciones de unos cuantos?”.

Edna Jaime, directora de México Evalúa, aportó en la mesa que la Transparencia hoy es indispensable para la política, pero también para las decisiones fiscales.

El tema para Joel Salas, presidente comisionado del INAI, lo llevó a evocar al poeta Charles Baudelaire. ¿Nuestras flores en el mar qué son? ¿La corrupción? El funcionario resaltó la importancia de que la Rendición de Cuentas permee todos los ámbitos, pero a partir de ahora al contributivo de manera definitiva.

Gabriela Ríos, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (IIJ-UNAM), hizo una diferencia entre discrecionalidad y arbitrarias. Para la abogada, la negación del SAT de otorgar la información bajo el amparo del derecho fiscal cae en la arbitrariedad. Es como un padre a un hijo: “No te lo doy porque soy tu padre”.

Lizandro Núñez Picazo, director de Recaudación del SAT, intervino al final en el debate. Expresó: “En el fondo coincidimos en que se debe privilegiar la Transparencia; pero el SAT tiene que apegarse al marco legal”. De acuerdo con ello, no puede conocerse a detalle los perdones masivos de 2007 y 2014 pues la Ley General de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos fue promulgada en 2015 sin carácter retroactivo.

El funcionario con más de veinte años en el SAT  sostuvo que la Hacienda mexicana, como en cualquier país, procedió a la práctica sana de cobrar créditos fiscales de deudores insolventes y por razones aritméticas, si sólo cinco por ciento de mis contribuyentes cautivos pagan impuestos, es predecible que unos cuantos aprovechen las condonaciones masivas.

Fuente: SinEmbargo

Comentarios

Skip to toolbar